No tiren contra civiles, pide diplomático afgano

Refugiados afganos huyen a Pakistán ante el temor de un ataque. Keystone

El representante del ex gobierno afgano ante Naciones Unidas, Humayun Tandar, urgió desde Ginebra a Estados Unidos a evitar los blancos civiles durante un eventual ataque militar contra su país. El diplomático deslindó a la población afgana de los ataques contra la Unión Americana.

Este contenido fue publicado el 19 septiembre 2001 - 13:09

"Nuestro gobierno está completamente preparado para cooperar con los estadounidenses" en el combate al terrorismo, subrayó.

Mientras que sólo un puñado de países alrededor del mundo reconoce al gobierno de los talibán, un buen número de naciones reconocen a la oposición afgana que dispone de misiones diplomáticas en diversos puntos del planeta, incluida aquella de Ginebra.

"Si atacan los bastiones de Osama bin Laden, nosotros seremos de los primeros en festejar la medida", subrayó Tandard.

"Pero tememos que puedan alcanzar blancos civiles que no tienen absolutamente nada qué ver con los ataques en Estados Unidos", destacó el diplomático en entrevista con swissinfo.

Precisó que ninguno de los 19 aeropiratas que estrellaron los aviones de pasajeros contra el World Trade Center y el Pentágono, eran afganos, ni siquiera bin Laden, el presunto autor intelectual, cuya entrega exige Washington.

"Ya no queda nada por destruir en Afganistán. Lo único que queda son los afganos que han tenido que soportar años de guerra, de ocupación extranjera, extremismo y terrorismo. Ellos no tendrían que sufrir un masivo ataque estadounidense", subrayó.

El diplomático señaló que los 3000 afganos que viven en Suiza están consternados con la noticia de la muerte del carismático comandante Ahmad Shah, Masud, que habría sido asesinado por órdenes de bin Laden.

Roy Probert

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo