Navigation

Nuevas medidas ante agravamiento de pandemia en Suiza

Swiss President Simonetta Sommaruga speaks at the press conference in Bern on Friday Keystone / Anthony Anex
Este contenido fue publicado el 11 diciembre 2020 - 15:58
Keystone-SDA/SRF/SWI swissinfo.ch/ilj

Con un aumento “fuerte y rápido” de contagios de coronavirus y hospitales al límite de sus capacidades, Suiza aplica desde este sábado una serie de medidas, incluido el cese de diversas actividades entre las 19:00 y las 06:00 horas en buena parte del país.

“La situación es crítica y necesitamos adoptar medidas adicionales”, subrayó la presidenta Simonetta Sommaruga. “Debemos actuar para mantener alternativas y no tener que llegar a un confinamiento”, agregó el ministro de Salud, Alain Berset.

Los restaurantes y bares, tiendas y mercados, museos y bibliotecas, así como las instalaciones deportivas y de ocio, cerrarán a las 19:00 horas y deberán permanecer cerrados los domingos y días festivos (los restaurantes y bares pueden permanecer abiertos los domingos y días festivos).

En las noches del 24 y el 31 de diciembre, se podrá ampliar una hora en el horario de apertura. Los establecimientos de comida para llevar podrán permanecer abiertos hasta las 23:00 horas.

Excepciones cantonales

Los cantones con una tendencia epidemiológica favorable pueden ampliar la hora de cierre hasta las 23:00 horas. Con algunas excepciones, se prohibirán todos los eventos, mientras que las actividades deportivas y culturales se permitirán para grupos de hasta cinco personas.

“El número de nuevas infecciones por coronavirus sigue siendo muy alto (más de 5 000 en los últimos días) e incluso está aumentando de nuevo en muchos cantones”, advirtieron las autoridades.

Precisaron que la capacidad de los hospitales está llegando a su límite y el personal de atención de la salud está sometido a una presión extrema. “Esta situación es preocupante, ya que el riesgo de un aumento cada vez más rápido de los casos en los próximos días es grande”. 

Los riesgos de las fiestas

En invierno, la gente pasa más tiempo en el interior, y los contactos privados aumentan con la temporada festiva, subrayaron.

El anuncio de este viernes se produjo luego de una consulta entre las autoridades federales y los diversos cantones del país.

A principios de la semana, Berna había dado a conocer su intención de aplicar las medidas a escala nacional, pero al final decidió hacer excepciones para incluir en ellas a los cantones con una tasa de reproducción inferior a 1 durante al menos siete días y una incidencia calculada de 7 días por debajo de la media suiza.

Además, los cantones que amplíen el horario de apertura en su territorio deben llegar a un acuerdo con los cantones vecinos.

Prohibición de manifestaciones

A partir de este sábado también quedan prohibidos los actos públicos, con excepción de las fiestas religiosas (hasta 50 personas), los funerales en presencia de familiares y amigos cercanos, las asambleas legislativas y las manifestaciones políticas.

El Gobierno se abstuvo de imponer nuevas restricciones a las reuniones privadas, con lo que se mantiene el límite de diez personas, incluidos los niños, pero recomienda que no se reúnan miembros de más de dos hogares en privado.

Se permitirán actividades deportivas y de ocio siempre que no participen en ellas más de cinco personas a la vez. Los deportes de contacto siguen prohibidos. La regla de cinco personas se aplica también a las actividades culturales no profesionales.

Las actividades deportivas y culturales siguen estando permitidas para los jóvenes menores de 16 años (excepto para las competiciones). También se permiten los entrenamientos y las competiciones para deportistas en el ámbito nacional, así como los entrenamientos y los partidos en las ligas profesionales, pero sin público. Por último, los ensayos y las actuaciones de los artistas o conjuntos también pueden seguir teniendo lugar.

El anuncio de las nuevas restricciones se produjo luego de una consulta entre el Gobierno Federal y los cantones. A principios de la semana, Berna había anunciado la posibilidad de aplicarlas a escala nacional, lo que generó severas reacciones por parte de los cantones de expresión francesa.

En efecto, luego de registrar elevados índices de contagios, esas regiones aplicaron severas medidas de cierres que hicieron bajar la incidencia y que apenas han empezado a relajar. De ahí que se incluyeran excepciones en el plan confirmado este viernes.

Sin embargo, en caso de una degradación de la situación, se eliminarán esas excepciones, advirtió Berna.

El próximo 18 de diciembre, el Gobierno hará una nueva evaluación de la situación y analizará la aplicación de medidas suplementarias en caso necesario.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.