Navigation

Ojo biónico abre una nueva ventana al mundo

Científicos suizos desarrollan una nueva tecnología capaz de devolver la vista a los invidentes. Keystone Archive

Un ‘microchip’ implantado en el ojo tomará el papel de retina artificial para devolver la vista a quienes sufren de invidencia.

Este contenido fue publicado el 05 noviembre 2003 - 18:11

Los científicos suizos afinan el diminuto semiconductor electrónico que crea esperanzas en millones de personas afectadas por enfermedades de retina que pueden derivar en ceguera.

“Las perspectivas de semejante proyecto son realizables porque nuestros conocimientos fisiológicos de la vista y las posibilidades técnicas de una implantación convergen”, declaró Philippe Renaud, de la Escuela Politécnica Federal de Lausana.

El laboratorio de Renaud colabora en el proyecto con el Hospital Universitario de Ginebra.

El ojo de un ser humano tiene millones de células que convierten la luz en señales eléctricas. Estas son enviadas a través del luego nervio óptico hacia el cerebro que se encarga en interpretarlas y transfomarlas en imagen.

Muchas personas afectadas por las deterioraciones de la retina acaban gradualmente en la ceguera, porque los fotoreceptores del ojo o células sensoras de la luz.

Aunque esas células en la parte posterior del ojo se han degenarado, el enlace con el cerebro suele estar intacto.

Los investigadores creen que un sensor artificial puede remplazar la función de las células dañadas.

Miniaturización

Los investigadores consideran que un receptor artificial es capaz de remplazar sin problemas a los fotoreceptores deñados en la retina.

En todo caso, es necesario que sean suficientemente pequeños como para ser implantados en el interior del ojo. Asimismo deberá ser compatible con los tejidos internos del ojo.

El diminuto semiconductor electrónico suizo, de aproximadamente 1,5 milímetros cuadrados, consta de una matriz de 14 por 14 de células sensitivas a la luz. Tiene un grosor de apenas una cincuentécima de milimetro.

Los investigadores trabajan en una mayor concentración concentración de captores con la finaldiad de aumentar la la resolución de las imágenes que recrea el cerebro.

Por ahora, las experiencias realizadas prueban que es posible y suficiente una resolución de 100 pixel (elemento más pequeño de uma imagen digital) para que el cerebro pueda leer las letras en una pantgalla de ordenador.

Por comparación, para una visión perfecta hace falgta una resolución de 500 pixeles.

Concretamente, el microchip creado en Suiza se compone de varias capas de diferentes materiales como el aluminio o la silicona, cosa que no está exenta de problemas.

“Estos dos materiales no son estables en el interior del ojo. Por tanto, hemos embalado el microchip con materias plásticas y cubierto los electrodos con platino”, precisó Dominique Ziegler, uno de los científicos participantes en el proyecto.

Ensayos en personas

Como fuera, el microchip funciona perfectamente en la teoría y habrá que esperar cinco años para conocer el resultado de los primeros ensayos hechos en seres humanos. Hasta ahora sólo se habían hechos esas implantaciones en ratas.

La esperanza es muy grande para numerosas personas que sufren degeneraciones de la retina, entre ellas de retinitis pigmentosa que lleva generalmente a la ceguera total.

Hay también esperanza para las personas de avanzada edad cuya retina ha, simplemente, enevejecido.

Este tipo de investigación no es nuevo. Pacientes casi ciegos en Estados Unidos volvieron a ver la luz, y en algunos casos a definir las formas y distinguir los rostros gracias a una forma de retina artificial insertada en los ojos, pero cuya resolución sigue siendo muy rústica.

swissinfo, Vincent Landon
(Traducción: Juan Espinoza)

Datos clave

La retina artificial funciona como un fotoreceptor de cámara.
Un electrodo implantado en el nervio óptico permitirá al cerebro descodificar la imagen.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.