Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Oriente Medio: el combate de la sociedad

Una judía y un palestino reunidos en Berna. Todo un símbolo.

(Keystone)

Las iniciativas ciudadanas para la paz se multiplican. La más reciente reúne a árabes y judíos en torno a un manifiesto común.

Las iniciativas ciudadanas para la paz se multiplican. La más reciente reúne a árabes y judíos en torno a un manifiesto común.

"Esperábamos reunir unas decenas de firmas y ya tenemos 400", se felicita Pierre Hazan, periodista y escritor de origen judío y uno de los artífices del 'Manifiesto para una Paz Justa en Oriente Medio'.

El miércoles (20.03), los autores de ese texto plantearon en Berna sus ideas a los parlamentarios federales. Divulgado en febrero, el Manifiesto comenzó por reunir 200 firmas de personalidades judías y árabes.

La acción permanece abierta

Más tarde, sus iniciadores decidieron igualmente colectar firmas de apoyo sin distinción de origen. Y la cifra de 400 rúbricas no es definitiva, puesto que la acción sigue abierta a través del sitio del Manifiesto en Internet.

Con todo, las 200 firmas iniciales parecen poca cosa si se considera que los judíos y árabes que viven en Suiza suman casi 70.000 personas. Sin embargo, "no teníamos ninguna pretensión de llegar a todo el mundo", subraya Alain Bittar, librero y editor de origen árabe.

Al pedir la retirada de Israel de todos los territorios ocupados -incluida Jerusalén Este-, el texto difícilmente podría lograr unanimidad entre la comunidad judía. Pero Pierre Hazan insiste en que no se trata de una iniciativa de las dos comunidades sino que corresponde a ciudadanos preocupados por el incremento de la violencia.

"Si se quiere la paz, será necesario que cada campo haga concesiones", recuerda Alain Bittar para agregar maliciosamente que "lo que nosotros proponemos se parece mucho al plan del príncipe Abdallah, pero puedo asegurar que no nos hemos puesto de acuerdo".

Desde la radicalización del conflicto en el Oriente Medio, ese tipo de iniciativas ciudadanas tiende a multiplicarse en Suiza. A principios de año, representantes de la Federación de Iglesias Protestantes se reunieron con el ministro de Asuntos Exteriores, Joseph Deiss, para hacerle partícipe de su preocupación.

Y, desde entonces, los protestantes difunden regularmente comunicados para solicitar un apoyo oficial de Suiza a cualquier iniciativa para la paz en Oriente Medio. Esa preocupación es compartida por los católicos, que denuncian la ciega aplicación de la 'ley del Talión' a través de su página en Internet.

Las organizaciones sociales suizas de solidaridad participan también en esta ola de inquietud e inclusive el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) juzgó la situación suficientemente grave como para salir de su reserva habitual.

"Generalmente, nosotros somos más bien discretos sobre nuestras acciones diplomáticas por evidentes razones de eficacia", explica un portavoz del CICR. "Pero esta vez nos permitimos algunos comunicados bastante fuertes en virtud de la gravedad de la situación".

El peso de los Convenios de Ginebra

¿Cómo reacciona la diplomacia suiza a esas vigorosas señales enviadas por la sociedad civil? Durante su encuentro con los dignatarios protestantes, Joseph Deiss habría dejado entender que la solución pasaría por la cartera a su cargo mediante una intervención conjunta de la comunidad internacional.

"En realidad, tenía un aspecto tan desorientado como el nuestro. Parece que las gentes del Ministerio no saben simplemente qué más hacer", comenta un participante de la reunión.

El miércoles, en todo caso, el Ministerio de Asuntos Exteriores no reaccionó oficialmente a la presentación del Manifiesto. Pero es cierto que desde hace varios meses Berna ha adoptado un tono bastante firme con el Gobierno de Ariel Sharon.

"Como depositaria de los Convenios de Ginebra, Suiza tiene ciertamente un papel importante en Oriente Medio", recordó por su parte Alain Bittar.

swissinfo/Marc-André Miserez


Enlaces

×