Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Paz en Colombia: un largo y sinuoso camino

Micheline Calmy-Rey, ministra suiza de Exteriores.

(Keystone Archive)

Micheline Calmy-Rey, titular suiza de Exteriores, estima que el camino para lograr la conciliación en Colombia aún es largo.

Al cumplirse cuatro años del secuestro de la candidata a la presidencia de ese país, Ingrid Betancourt, la ministra habla al diario 'Le Temps' de los esfuerzos helvéticos de mediación.

"El camino a recorrer es todavía largo, pero estamos ahora en una situación en la que tenemos una propuesta concreta de un lugar para discutir un acuerdo humanitario que tiene en cuenta las preocupaciones de seguridad de ambas partes así como sus exigencias", subrayó la responsable de la diplomacia suiza en entrevista con el diario ginebrino 'Le Temps'.

Sobre la base de una misión técnica realizada en noviembre del 2005, Francia, España y Suiza propusieron el pasado 13 de diciembre la creación de una zona desmilitarizada bajo control internacional en el suroeste de Colombia, para negociar un acuerdo humanitario entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Denominado 'Sistema de seguridad para un encuentro humanitario en la cordillera central', el plan propuesto por los países europeos establece un perímetro de 180 kilómetros cuadrados, en una zona denominada 'El Retiro', para que se efectúe el canje de prisioneros.

Con Uribe no, pero...

Bogotá aceptó la propuesta pero las FARC, principal fuerza insurgente del país sudamericano, con un estimado de 17.000 efectivos, rechazó negociar con el presidente Álvaro Uribe, quien, a la sazón, busca reelegirse en los comicios presidenciales del próximo mes de mayo.

"Sí. Pero aún cuando excluyen un acuerdo humanitario bajo el (gobierno del) presidente Uribe, las FARC no han rechazado el plan propuesto por los tres países. Incluso han hecho saber, por otros canales, que estarían interesados en reunirse con representantes de la misión técnica para discutir los detalles del plan", destacó la ministra suiza.

Entonces, enfatizó "todo sigue abierto". No obstante, reconoció que ambas partes se mantienen muy alejadas en torno a las eventuales condiciones para la liberación de sus respectivos prisioneros. Las FARC reclaman la liberación de 500 guerrilleros a cambio de 58 personalidades militares y políticas de entre las 3000 personas que mantienen como rehenes.

Ingrid Betancourt

Entre las figuras más célebres en manos de los insurgentes se encuentra Ingrid Betancourt. La ciudadana franco-colombiana, aspirante a la presidencia del país sudamericano por el Partido Verde 'Oxígeno', fue secuestrada en el 2002. Desde entonces, se desató una intensa campaña mediática, particularmente en Francia, tendiente a lograr su liberación.

Al opinar respecto a la focalización del tema de las personas retenidas por las FARC en la candidata presidencial, Micheline Calmy-Rey destacó:

"El caso de los rehenes es un problema grave. Si la notoriedad de Ingrid Betancourt puede permitir llegar a un acuerdo humanitario, etapa indispensable hacia verdaderas negociaciones de paz que podrían conducir a la liberación de los cerca de 3.000 otros rehenes, entonces sí, esa mediatización puede ser percibida como una forma de presión".

Señaló, sin embargo, que la publicidad en torno a las discusiones puede poner en peligro a las personas retenidas. "Tenemos que vivir con eso", añadió.

Presencia de Suiza en Colombia

Suiza está presente en Colombia desde hace años, a través de la ayuda humanitaria y de los programas de promoción de paz. "Desde el principio nosotros hemos mantenido todos los canales abiertos y hemos tenido siempre la confianza de las dos partes. Por eso nos escuchan", puntualizó la ministra suiza de Exteriores.

Amén del proceso de facilitación con las FARC, Suiza participa -junto con Noruega y España- en un esfuerzo similar entre el gobierno de Bogotá y las Fuerzas de Liberación Nacional (FLN), segunda organización guerrillera del país.

Y esos esfuerzos pacificadores de la Confederación Helvética en Colombia, a decir de Micheline Calmy-Rey, no corresponden únicamente a un "bello gesto". Explica: "tenemos también intereses económicos y migratorios en que la paz se instale en la región".

Esperanzas en Suiza

Al comentario de Le Temps en el sentido de que tras el naufragio de los esfuerzos de mediación de la Iglesia colombiana y de la ONU en el conflicto que vive el país sudamericano desde hace cuarenta años, las miradas se vuelven ahora hacia Suiza, la ministra asentó:

"Es una gran presión y una gran responsabilidad. A veces me digo: ¡vamos por el buen camino!, y luego aparecen nuevos obstáculos. Es una fuerte tarea y que no necesariamente está ganada de entrada.

En la entrevista con el cotidiano ginebrino la ministra Micheline Calmy-Rey precisó igualmente que la cooperación formal con Francia, en torno al caso de los rehenes, comenzó en el 2004 cuando el entonces ministro del Interior, Nicolas Sarkozy la llamó por teléfono para solicitar la ayuda de Suiza, y que España se sumó más tarde.

Por otra parte, confirmó su intención de viajar a Colombia, país al que tenía previsto desplazarse tras su llegada al Ministerio de Exteriores pero cuyo proyecto debió cancelar tras el estallido de la crisis en Irak.

swissinfo

Contexto

2001: Suiza integra la 'Comisión facilitadora internacional' que acompaña el diálogo de paz entre Bogotá y las FARC.

2002: A través de un comunicado, las FARC subrayan la neutralidad y la independencia de Suiza y la invitan a no considerarlas como una organización terrorista.

2004: Suiza recibe la encomienda oficial del presidente colombiano y de las FARC de facilitar la discusión de un acuerdo humanitario y de reactivar el proceso de paz.

2004 (agosto): Las FARC rechazan la propuesta de liberar a 59 rehenes contra 500 guerrilleros.

2005 (diciembre): Francia, España y Suiza proponen desmilitarizar una zona de 180 kilómetros en el suroeste de Colombia para efectuar un intercambio humanitario.

2006: El presidente Álvaro Uribe acepta el plan pero no las FARC que rechazan negociar con Uribe.

Fin del recuadro


Enlaces

×