Navigation

Satisfacer necesidades físicas y mentales

Jean-François Steiert, Partido Socialista, cantón de Friburgo, nació en 1961. Keystone
Este contenido fue publicado el 15 julio 2014 - 11:00
Jeannie Wurz, swissinfo.ch

Jean-Francois Steiert, friburgués del Partido Socialista, tiene una larga historia como abogado y considera la prestación de asistencia médica a la población que envejece como un gran desafío.

En 2008, Steiert presentó una moción que pedía elaborar un proyecto  nacional para la atención de la demencia. Aunque la solicitud fue rechazada inicialmente, a finales de 2013, el Gobierno dio a conocer su Estrategia para la Demencia 2014-2017.  

En 2009, los costos asociados con esa enfermedad ascendieron a 6 mil 900 millones de francos (7 mil 700 millones de dólares). “Cuando se habla de cáncer y otras patologías, entre el 80% y el 90% del dinero necesario va a los medicamentos, los médicos, los hospitales”, dice Steiert. “Con la demencia se tiene otra prioridad: 90% es tiempo. Y tenemos un verdadero problema con la falta de tiempo suficiente y la capacidad para atender a las personas de edad”.

Muchos de los pacientes con demencia son cuidados inicialmente por sus familias. Más tarde, cuando la tarea se convierte en una carga demasiado pesada, se hace la transición a hogares de ancianos. “Tenemos que reflexionar acerca de la atención y la forma de garantizar que las personas puedan permanecer en su hogar, tanto como sea sensato”, señala Steiert.

No solamente aumenta el número de mayores con problemas físicos y mentales, sino que hay escasez de profesionalesEnlace externo de la salud para cuidarlos. Es necesario hacer más atractivas las profesiones de la salud y formar a más enfermeras y más galenos que puedan proporcionar atención médica general, agrega.  

Cambiar la estructura de los estudios médicos es una opción. “Hoy en día, con el sistema de selección para ingresar a las facultades de Medicina, probablemente no se selecciona a las personas adecuadas ya que se elige a aquellos con competencias muy teóricas en matemáticas, química, y otro tipo similar de asignaturas”, asienta. “Y la pregunta es cómo ayudar a establecer una reorientación en interés de la sociedad”.

“¿Cómo se ve usted a los 75 años?”

Jean-Francois Steiert: “¡En casa, por supuesto! Lo más posible. Creo que dentro de 25 años tendremos más formas intermediarias de vida: solo en casa, con su esposa o su marido en casa, en una institución con 200 personas o en un hospital. Vamos a tener distintas formas, formas mixtas de vida. Creo que el futuro está ahí”. 

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.