Un drama que también conmovió a Suiza

El presidente John Fitzgerald Kennedy, unos minutos antes de sufrir el ataque que le costó la vida el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas. Se desplazaba del aeropuerto de la ciudad al centro de la misma con su esposa, Jacqueline. Keystone

El trágico fin del presidente estadounidense ha permanecido rodeado de misterio durante décadas, alimentando conjeturas y especulación. La publicación en Estados Unidos de documentos ultra secretos sobre las circunstancias del crimen es seguida con interés también en Suiza, donde el asesinato de John F. Kennedy causó conmoción.

Este contenido fue publicado el 27 octubre 2017 - 15:25
tvsvizzera/spal con RSI (TG del 26.10.2017)

La administración estadounidense ha respetado parcialmente el plazo de 25 años, que expiró el 26 de octubre de 2017, previsto por una ley aprobada en 1992 para la publicación de los datos aún secretos relativos al asesinato de John F. Kennedy.

Alrededor de 2 800 documentos han sido puestos en línea en la web de los Archivos Nacionales, pero el presidente Donald Trump ha bloqueado la publicación de última hora de otros 500, que solamente se harán públicos dentro de seis meses.  

El titular de la Casa Blanca ha justificado esta decisión por presiones de agencias federales, de la CIA y del FBI a la cabeza, que aducen que la publicación aún amenazaría con causar daños a la defensa militar, las operaciones de inteligencia, las fuerzas del orden y las relaciones exteriores.

El presidente John F. Kennedy fue acribillado el 22 de noviembre de 1963, en Dallas, mientras se dirigía en automóvil, junto con su esposa Jacqueline, del aeropuerto al centro de la ciudad texana.

El asesinato de John F. Kennedy también ocupó las primeras planas de los periódicos suizos. Esa misma noche, el ‘Neue Zürcher Zeitung’ publicó una edición especial documentada con imágenes de televisión.

En Basilea,el ‘ Basler Nachrichten’ escribió al día siguiente: "Cientos de personas han salido a la calle en busca de noticias fiables, ubicándose frente a las tiendas con los televisores expuestos en el escaparate" y un poco por todas partes las banderas han sido puestas a media asta.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo