Navigation

¿Un mensajero diplomático? Suiza puede ayudar

Cómo Suiza hace de “mensajero” entre EE UU e Irán

Millones de personas, según la televisión estatal iraní, participaron en el funeral en Teherán de Qassem Suleimani, el general asesinado el 3 de enero en Bagdad (Irak), en un ataque perpetrado por Estados Unidos. Keystone

Con el aumento de la tensión entre Irán y Estados Unidos, el papel de Suiza como intermediario adquiere una mayor relevancia. Y es que el país alpino representa los intereses de Estados Unidos en Irán. Pero, ¿qué tiene que ver la neutral Suiza con este conflicto?

Este contenido fue publicado el 08 enero 2020 - 14:00
swissinfo.ch

¿De qué hablamos?

End of insertion

Desde el asesinato del general iraní Qassem Soleimani el pasado viernes en Irak a manos de Estados Unidos, han aumentado las tensiones entre los gobiernos estadounidense e iraní, que se han cruzado amenazas y represalias. En su cuenta de Twitter, el presidente Donald Trump ha amenazado con destruir lugares culturales en Irán, si las autoridades de Teherán golpean a ciudadanos o intereses estadounidenses.

Estados Unidos confirmó que había ordenado el bombardeo en el que murió el general Soleimani, tras lo cual Irán amenazó con vengarse.

Según ha confirmado el Ministerio suizo de Asuntos Exteriores, se ha mantenido una reunión en el marco del mandato de potencia protectoraEnlace externo que ejerce Suiza, pero el contenido de las conversaciones es “confidencial”.

Kai Reusser / swissinfo.ch


¿Qué es un mandato de potencia protectora?

End of insertion

“Cuando dos países se declaran la guerra, lo primero que hacen es romper las relaciones diplomáticas. Es el mayor error que pueden cometer – pero es lo que siempre sucede”, explicaba el exembajador de Suiza en Irán, Philippe Welti, en una entrevista a swissinfo.ch de 2013.

Por lo tanto, tan pronto dos países rompen las relaciones diplomáticas, “necesitan a un tercero para mantener un canal de comunicación con el enemigo. Un tipo de mandato que Suiza, país neutral, puede asumir”.

Concretamente, esto significa que un emisario suizo actúa como mensajero y abre así un canal de comunicación entre dos Estados. Para ello deben cumplirse tres condiciones, según puntualiza Welti: “Los mensajes deben transmitirse a cualquier hora del día del día o de la noche. Se necesitan garantías de absoluta confidencialidad. Y la transmisión debe ser imparcial y fiel al mensaje, “porque cuando se transmite de forma oral siempre cabe la posibilidad de que un tercero lo altere. En el mensaje no debe haber nada mío”, puntualiza Welti.

Por definición, el mandato de potencia protectora consiste en ejecutar las órdenes del país representado y nada más.

¿Desde cuándo Suiza ejerce este tipo de mandato?

End of insertion

Los buenos oficios tienen una larga tradición en la política exterior de Suiza, ya sea como mensajero entre dos Estados que no se hablan o como mediador activo en la negociación de una resolución.

Suiza actuó por primera vez como potencia protectora en el siglo XIX, cuando representó ante Francia los intereses del Reino de Baviera y del Gran Ducado de Baden durante la Guerra franco-prusiana de 1870-71.

El “período de oro” de los denominados mandatos de potencia protectora se remonta a la Segunda Guerra Mundial: en 1943-44, Suiza hacía malabarismos para compaginar 219 mandatos de 35 Estados.

Con la Guerra Fría aumentó la demanda de los buenos oficios. En 1973, el país alpino contaba con 24 mandatos. Actualmente, Suiza representa los intereses de Irán en Egipto, los de Estados Unidos en Irán, los de Rusia en Georgia, los de Georgia en Rusia, los de Irán en Arabia Saudí y los de Arabia Saudí en Irán, y desde junio de 2019 los de Irán en Canadá.

Suiza puede ofrecerse como país intermediario o asumir esa función a petición de las partes en conflicto, siempre y cuando ambas den su consentimiento. Por ejemplo, en abril pasado Suiza anunció que representaría los intereses de Estados Unidos en Venezuela, pero para ser vigente este acuerdo de buenos oficios requiere el consentimiento previo de Venezuela.


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.