Fortalecen protección de animales y plantas silvestres

La Conferencia Mundial sobre la Vida Silvestre aceptó la propuesta de reforzar la protección de los tiburones mako. Keystone / Matthew D Potenski

Los Estados reunidos en Ginebra para discutir el comercio mundial de animales y plantas silvestres acordaron reforzar la protección de una serie de especies diferentes, desde las jirafas hasta los tiburones mako.

Este contenido fue publicado el 28 agosto 2019 - 16:26
swissinfo.ch

La Conferencia Mundial sobre la Vida Silvestre, conocida formalmente como CdP18 de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), concluyó el miércoles su reunión de 11 días.  

“Se agregó un gran número de especies a los apéndices 1-2 [las convenciones de especies amenazadas de extinción o a las que se atribuyen ciertas protecciones especiales de conservación], y muchos documentos fueron aprobados por consenso, demostrando que la CITES está funcionando bien", declaró la secretaria general de la CITES, Ivonne Higuero.

Entre los animales más emblemáticos, los Estados votaron abrumadoramente a favor de regular el comercio mundial de jirafas, superando las objeciones de Estados del sur de África. La población de jirafas africanas ha disminuido en un 40% en 30 años y ahora cuenta con menos de 100 000 animales, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

CITES

Más de 36 000 especies están actualmente protegidas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), firmada en 1973 en Washington. CITES, que reúne a 183 Estados parte, prohíbe totalmente el comercio de algunos productos, mientras que permite el comercio internacional de otras especies, siempre y cuando no perjudique su número en el medio silvestre. Suiza ratificó el tratado en 1974 y es el Estado depositario y anfitrión de la Secretaría de la CITES, con sede en Ginebra.

End of insertion

 Los países también rechazaron las propuestas de flexibilizar las restricciones a la caza y exportación de rinocerontes blancos y acordaron limitar la venta de elefantes silvestres capturados en Zimbabue y Botsuana. Una propuesta de Botsuana, Namibia y Zimbabue de permitir la venta de reservas de marfil de propiedad gubernamental -una venta única seguida de una moratoria de seis años- también fue rechazada.

Frustración

Las naciones del sur de África - Namibia, Zimbabue, Sudáfrica, Botsuana, Mozambique y Tanzania - no quedaron satisfechas con estas decisiones. El ministro de Medio Ambiente y Turismo de Namibia, Pohamba Shifeta, dijo el martes en Ginebra que su país convocaría una reunión con otros Estados miembros de la Comunidad para el Desarrollo del África Austral (SADC) para considerar la posibilidad de retirarse de la CITES.

Entre otras decisiones, varias especies marinas también recibieron un estatus especial de protección, incluyendo 18 especies de tiburones en un listado que contempla diferentes niveles de protección contra la sobreexplotación.

Entre ellos están los peces guitarra de nariz negra y de nariz afilada, muy apreciados por sus aletas y considerados en peligro, y el tiburón marrajo, entre otros.

También se trató la situación de las anguilas, el pepino de mar, las conchas y las tortugas marinas, los corales preciosos, los esturiones y los caballitos de mar.

Además, durante la Conferencia se instó a México a movilizar a las autoridades y a la marina para impedir que los pescadores y los buques entren en el refugio de las vaquitas marinas, una especie al borde de la extinción en el Golfo de California, y encomendó a la secretaría de la CITES evaluar la eficacia de esas medidas para finales de 2019.

La conferencia enmendó una lista anterior del Apéndice II de palos de rosa y especies de árboles relacionadas para asegurar que los pequeños artículos terminados, incluyendo instrumentos musicales, partes y accesorios, puedan ser transportados a través de las fronteras sin la necesidad de permisos CITES.

“Implicaciones significativas”

En general, las ONG acogieron con beneplácito los resultados. El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) señaló que las decisiones tomadas en Ginebra tendrán “importantes implicaciones para el futuro de miles de especies animales y vegetales en todo el mundo”.

Mathias Lörtscher, que encabezó la delegación suiza, también consideró que la conferencia había sido un éxito.

“En general, muestra que la convención realmente funciona. Contábamos con más de 100 documentos de trabajo y 57 propuestas y, en su mayor parte, pudimos llegar a un consenso”, declaró el jefe de conservación de especies de la Oficina Federal de Seguridad Alimentaria y los Asuntos Veterinarios de Suiza.   

Si bien se mostró satisfecho con el statu quo en relación con los elefantes y los rinocerontes, subrayó la necesidad de encontrar una solución para resolver la división fundamental que existe desde hace mucho tiempo con los Estados del sur de África en torno a las propuestas relativas a estas especies.

“La situación está empeorando. Entiendo a estas partes, ya que tienen poblaciones estables o en aumento de aquellos animales que están en el foco mundial y donde hay tanta presión pública”, comentó a swissinfo.ch.

Lörtscher manifestó su satisfacción por la adopción de la mayoría de las propuestas sobre especies marinas.

“Se trata de especies que se comercializan en grandes volúmenes que han sido descuidadas en la CITES. Ahora se están centrando más en ellas y pueden beneficiarse de los procesos de la CITES para asegurar que su uso sea sostenible”, dijo.

También se adoptó por consenso una propuesta suiza que insta a la investigación sobre el comercio sostenible de peces tropicales.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo