Navigation

Didier Burkhalter: el arte de no herir a Pekín

Didier Burkhalter (izq) firmó en Pekín un acuerdo de intención en ciencia y tecnología. Keystone

El ministro suizo del Interior, Didier Burkhalter realizó su primera visita a China para intensificar el intercambio científico bilateral. Durante su estancia fue evocada la situación del artista Ai Weiwei, detenido a principios de abril por las autoridades de Pekín.

Este contenido fue publicado el 27 abril 2011 - 15:57
Alain Arnaud,, Pekin, swissinfo.ch

 “¿Ai qué?”  “¿Weiwei?”  “¿Quién es? ¡Nunca he oído hablar de él!”  Muchos universitarios del área de estudios internacionales de la Universidad de Pekín ignoran quién es ese crítico artista tan popular en Occidente.

Una mitad de los jóvenes que encontramos en el campus saben más o menos quién es. Algunos han oído hablar de sus desventuras. “Son ustedes, los medios de comunicación extranjeros, los que sacan conclusiones sin conocer los hechos que se le imputan”, dice un estudiante en relaciones internacionales.

Pero una joven pareja – ella, estudiante de Inglés, él, de árabe- opina lo contrario.  "Admiramos mucho el valor de Ai Weiwei, lo que le sucede es terrible. Lucha por la justicia y nosotros soñamos con la libertad de expresión e información.  Afortunadamente el Occidente protesta. Tenemos confianza a pesar de la actual represión: el futuro es nuestro, de nosotros los jóvenes, y solo puede ser mejor”.

El mundo, preocupado; Suiza, discreta

Ai Weiwei desapareció el 3 de abril, detenido por la policía en el aeropuerto de Pekín cuando se disponía a viajar a Hong Kong, donde debía reunirse con el coleccionista suizo Ueli Sigg. Desde entonces, el creador del Nido de Pájaro -junto con los suizos Herzog y De Meuron- es acusado de delitos económicos. No se sabe nada sobre el lugar y las condiciones de su arresto. Hay inquietud en el mundo.

Estados Unidos y la Unión Europea criticaron duramente la detención arbitraria, Suiza se ha distinguido por su discreción. En la página web del Ministerio de Exteriores (DFAE) no hay información sobre el caso; sin embargo, el 7 de abril, la dependencia manifestó su preocupación a las autoridades chinas por el arresto de Ai Weiwei.

 Es en este ambiente tenso Didier Burkhalter hizo su primer viaje a China para “fortalecer los vínculos científicos” entre los dos países. Es necesario. El futuro del mundo pasa por China. Para Didier Burkhalter, “en el gobierno estamos convencidos de que China es un socio importante en áreas que son capitales para nosotros. Sobre todo la ciencia y la tecnología, pero también la economía”.

La importancia de las grandes libertades

Entonces, ¿hay que hablar sobre los temas de derechos humanos, de Ai Weiwei, a riesgo de ofender a Pekín? El responsable del Ministerio del Interior dijo que “Suiza puede contribuir a la comprensión de la importancia de las grandes libertades”.  Forma parte, en el ámbito de la ciencia, de los “líderes mundiales. No hay diferencia de tamaño entre China y Suiza en lo que respecta a la ciencia, lo que nos permite el diálogo en todas las áreas”. Es particularmente a través del diálogo cultural como se expresa la posición de Suiza. 

La visita abarca diversas actividades en el terreno de la cultura. Por ejemplo, la inauguración de la biblioteca de Ciencias en la Universidad de Tsinghua, en Pekín, construida por Mario Botta. Este arquitecto del Tesino se encuentra en Pekín en “un acto de solidaridad con el gran creador Ai Weiwei”, del que alabó la valentía. 

“Todas las voces que exijan su libertad son bienvenidas”, dijo, al comparar el compromiso del artista aprisionado con aquellos de Friedrich Dürrenmatt y Max Frisch, quienes participaron en el engrandecimiento de Suiza. Mario Botta estimó que con la globalización, “esas libertades que para nosotros son tan importantes acabarán por triunfar”.  

La sombra del Ai Weiwei

En China, "no existe necesariamente la suficiente libertad”, reconoce Didier Burkhalter en una galería pekinesa situada muy cerca del taller de Ai Weiwei. El ministro suizo inaugura ahí la exposición Regeneración 2, producida por el Musée de l'Elysée, institución suiza dedicada a la fotografía y cuyo director, Sam Stourzé, evoca “la sombra de Ai Weiwei, presente en todo este barrio diseñado por él”. Refiere al mismo tiempo "esta libertad para exponer la obra de 80 fotógrafos procedentes de todas las escuelas”.   

"La libertad de expresión", la fórmula es expresada por Didier Burkhalter durante el discurso de inauguración. Más tarde, con respecto a este barrio de artistas, el ministro suizo comentará que “no imaginaba tanta apertura y expresión, pero sé también que muchas cosas son difíciles en este país, todavía hay mucho por hacer”.   

Finalmente se presenta la oportunidad para manifestar “la preocupación de la población y de las autoridades suizas” por el arresto de Ai Weiwei.

Didier Burkhalter la expresa a la consejera de Estado Liu Yandong, miembro del Buró Político del Partido Comunista, en la parte superior de la jerarquía. “Este artista es esperado en Suiza para dos exposiciones, tiene vínculos con nuestro país, existe inquietud sobre su arresto, le dijo. “Ella respondió de manera circunspecta, en el marco estricto del diálogo entre autoridades”. No sabemos nada más.

Didier Burkhalter en China

 El ministro suizo del Interior, Didier Burkhalter describió como “exitoso” su viaje a China. Dijo que contribuyó a "fortalecer la cooperación científica y tecnológica en interés de Suiza”.

El consejero federal helvético se reunió con los ministros locales de Salud y de Ciencia y Tecnología, y con el viceministro de Educación.

Durante su estancia se adoptaron declaraciones de intención para intensificar la colaboración en investigación y establecer una colaboración de asociación médica entre cantones suizos y ciudades chinas.

En materia de educación, Suiza y China analizaron la firma de un futuro acuerdo para fomentar los intercambios académicos.

End of insertion

Mario Botta en China

La Biblioteca de Ciencias de la Universidad de Tsinghua en Pekín, es la primera obra del arquitecto del tesinés  en China. Mario Botta ganó  el concurso para la construcción un museo de Tsinghua que al final no pudo hacerse. En su lugar, le dieron la biblioteca.

Sin embargo “el vice-rector de la universidad me dijo que probablemente el museo se hará de todos modos”, indicó Mario Botta. Por otra parte, un gran hotel, diseñado por Mario Botta está siendo terminando en Shanghai, y otro proyecto nació en Hangzhou.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.