Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

E-voting en pausa este año electoral en Suiza

Las apelaciones y litigios relativos al voto electrónico tienden a multiplicarse.

Las apelaciones y litigios relativos al voto electrónico tienden a multiplicarse.

(Keystone)

Al suspender el proyecto de voto electrónico (e-voting), los cantones pilotos de este modelo –Ginebra y Zúrich- paralizan el desarrollo de esta vía de participación en las urnas.

Esta decisión fue reforzada por las limitaciones del Consejo Federal (Gobierno de Suiza). Explicaciones.

La expresión de los derechos democráticos de la diáspora helvética ha sido víctima del mal desempeño de los servicios postales en el mundo, puesto que la única forma de emitir su voto hasta ahora ha sido por correo. Es decir, se pierde tiempo para recibir el sobre electoral o de votaciones y también se pierde tiempo en regresarlo a Suiza, especialmente desde países donde el correo no funciona de modo muy fluido.

Dos cantones intentaron modelos piloto para el voto electrónico de los ciudadanos suizos que viven en el exterior y cuyo último lugar de residencia fue Ginebra y Zúrich, o en alguna comuna de esos dos cantones suizos se encuentra su lugar de origen.

Pero ahora hasta esos primeros ensayos han sido suspendidos. La Organización de Suizos en el Extranjero (OSE) se impacienta. “Habría sido juicioso que esos dos cantones que impulsaron estos proyectos piloto hubiesen aprovechado la oportunidad de las elecciones próximas de 2011 para efectuar sus primeros ensayos en esta cita electoral con el voto electrónico”, indica la OSE. Y advierte: “Las pruebas realizadas en votaciones fueron concluyentes”, argumenta la OSE.

Este mensaje lo emite justo luego de la decisión de Ginebra y Zúrich de suspender, por razones diferentes, los ensayos del voto electrónico.

El cantón de Zúrich advirtió problemas técnicos y cuestiones de costos para justificar esta suspensión del proyecto piloto. Problemas que no tuvo el cantón de Ginebra, pero que de cualquier forma decidió suspender por ahora sus pruebas en la materia.

A Zúrich le costaría el voto electrónico de cada suizo en el extranjero actualmente 150 francos. En el caso de Ginebra, “nuestro sistema representa apenas un suplemento de 15 francos. Sería incluso de menos de 2 francos si todos los ginebrinos expatriados y residentes que pudieran votar por Internet, usaran esta vía”, detalla la cancillería del cantón de Ginebra.

Para explicar esta diferencia, Anja Wyden Guelpa señala el modo de gestión establecido en Ginebra: “Nuestro sistema utiliza 'software' abierto y los servicios informáticos del cantón los administran. En Zúrich, una parte de esa gestión la realiza una empresa privada”.

Justamente, esta gestión pública del voto electrónico, opina Wyden, ofreció todas las garantías en términos de seguridad y de transparencia. “Desde el 2000 llevamos a buen término la experiencia piloto del voto electrónico en 17 votaciones. Los escrutinios son controlados por una comisión electoral permanente compuesta de personas elegidas y especialistas que son nombrados por el gobierno cantonal”, asegura la Cancillería de Estado.

Falta de base legal sólida

Entonces, ¿por qué el cantón suspendió los ensayos para el 2011? “Para lanzar las elecciones por Internet, el cantón debe dotarse de una base legal sólida y explícita a fin de prevenir el riesgo de recurso ante los tribunales”, responde Wyden Guelpa.

Cuando se realiza un escrutinio, electrónico o no, los recursos y las contestaciones tienden a multiplicarse en el cantón. El voto electrónico –aun cuando su inscripción en la Constitución cantonal fue aprobada por más de 70% votos en 2009- impone la prudencia, sobre todo, cuando se trata de elecciones.

La Cancillería del Cantón de Ginebra destaca también las restricciones impuestas por el Ejecutivo Federal. “Al limitar el porcentaje de votos por Internet a 20% en  cada cantón y a 10% para todo el territorio, no podemos salir de la fase piloto. Y después de 10 años de pruebas concluyentes, nosotros quisiéramos poder ofrecer tres opciones (el voto en la casilla electoral, por correspondencia y el voto electrónico)”.

Prudencia del Gobierno de Suiza

Cuestionada por swissinfo.ch, la Cancillería Federal respondió de modo escrito lo siguiente: “El voto electrónico comporta riesgos. A ellos se aúnan irregularidades y ciertos rumores de abusos cometidos en el extranjero que hay que tomar en serio . De acuerdo al Consejo Federal, el voto electrónico no podrá generalizarse hasta que todos los actores –electores, políticos y autoridades- se familiaricen con los nuevos procedimientos y estructuras, les acepten y confíen en ellos. El Gobierno de Suiza ha optado por un enfoque prudente para la realización en etapas del voto electrónico”.

El voto electrónico no está listo para generalizarse en un país que apenas ha visto implementarlo con proyectos piloto en dos cantones; no obstante, comparada a escala internacional, Suiza se mantiene por delante en este ámbito.

Las 3 fases del proyecto

De 2000 a 2002, se realizó el estudio de posibilidades de realización que concluyó con el informe sobre los proyectos piloto de voto electrónico.

De 2002 a 2006, la fase de pruebas piloto se realizó en tres cantones: Ginebra, Neuchâtel y Zúrich.

La evaluación de proyectos piloto muestra que el voto electrónico es realizable en Suiza.

El Gobierno helvético se pronuncia a favor de la introducción por etapas. Una estrategia aprobada por el Legislativo en marzo de 2007.

De 2006 a la fecha, las pruebas controladas en materia de votaciones se han extendido a otros cantones (bajo la batuta de Ginebra o reunidos en el consorcio de cantones que retomaron el sistema de Zúrich).

Además de los 3 cantones piloto, otros 9 efectuaron ensayos del voto electrónico el 28 de noviembre de 2010.

En los doce cantones implicados, 193 236 electores tenían posibilidad de utilizar el voto electrónico. Solo cerca de 29.000 hicieron uso de él.

Fuente: Cancillería Federal

Fin del recuadro


Traducción: Patricia Islas, swissinfo.ch


Enlaces

×