¿Qué debe defender Suiza, sus valores o su economía?

swissinfo.ch


Suiza a menudo hace gala de su tradición humanitaria, pero también defiende sus intereses económicos. Dos cuestiones que generan reiterados conflictos de intereses. swissinfo.ch ha preguntado a los representantes de los cinco partidos políticos más importantes del país cuál de estas cuestiones debe prevalecer en Suiza.

Este contenido fue publicado el 27 mayo 2019 - 11:00

Para satisfacer a la industria armamentística, el verano pasado el Gobierno suizo decidió facilitar la exportación de armas a países inmersos en conflictos internos. Esto se justificó apelando a motivos económicos: los fabricantes de armas suizos solo sobrevivirán a largo plazo si cuentan con las mismas normas que sus competidores europeos.

Esta decisión generó una fuerte oposición. Y los medios de comunicación, que revelaron que en los combates en Siria y Yemen se habían utilizado armas de fabricación suiza, añadieron más leña al fuego. Debido a la presión, finalmente el Gobierno dio marcha atrás. Una coalición de partidos decidió ir más allá y lanzar una iniciativa “de rectificación”, que exige que la última palabra sobre las futuras exportaciones de armas recaiga en el pueblo y el Parlamento.

El conflicto de intereses entre las actividades económicas y la tradición humanitaria no es algo nuevo, pero sigue suscitando muchos debates. Como depositaria de los Convenios de Ginebra y sede del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Suiza se considera guardiana del derecho internacional humanitario.

Hemos preguntado a cinco miembros de la Comisión de Política Exterior del Consejo Nacional (cámara baja del Parlamento) qué es lo que Suiza debe defender en primer lugar en caso de duda: si sus intereses económicos o sus valores humanitarios. Cada uno de estos políticos ha contado con un minuto para exponer la opinión de su partido.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo