Navigation

Skiplink navigation

Cenni Najy: “La UE no renegociará el acuerdo marco con Suiza”

El presidente de la Confederación Ueli Maurer y el presidente del Partido Socialista Christian Levrat – a menudo, en desacuerdo– coinciden a la hora de señalar que hay que reanudar las negociaciones con la Unión Europea. KEYSTONE / URS FLUEELER

A medida que las señales de fracaso se acumulan en Suiza, Cenni Najy, investigador y experto en temas europeos de la Universidad de Ginebra, advierte: Bruselas será inflexible y no volverá sobre el acuerdo marco acordado con el Gobierno suizo. Entrevista.    

Este contenido fue publicado el 16 enero 2019 - 11:00

¿El acuerdo marco institucional que debería regular las relaciones a largo plazo entre Suiza y la Unión Europea (UE) está condenado a una muerte prematura? Eso parece ser lo que sugieren las declaraciones de muchos líderes políticos suizos a principios de este año.      

Cenni Najy es investigador y experto en temas europeos en la Universidad de Ginebra, así como en el grupo de reflexión sobre la política exterior suiza, foraus. unige

La vuelta de enero ha comenzado con una declaración impactante del nuevo presidente de la Confederación, Ueli Maurer. “Necesitamos renegociar puntos importantes para que el acuerdo pueda ser aceptado. Es mi opinión”, ha declarado el consejero federal de la derecha aislacionista y antieuropeísta (UDC) al canal de televisión local de Zúrich Telezüri.

Estas propuestas han sido objeto de extensos comentarios a pesar de que el Consejo Federal (el gobierno) todavía no ha adoptado una posición y está llevando a cabo una amplia consulta sobre el acuerdo que Bruselas propuso en diciembre.

A raíz de lo cual, el presidente del Partido Socialista Suizo, Christian Levrat, ha pedido que se reanuden las negociaciones con la UE. “El acuerdo institucional que actualmente está en consulta está muerto. No existe ninguna posibilidad de que una mayoría se adhiera ni de conseguir el voto popular sin el apoyo del Partido Socialista”, ha subrayado.

A ojos de Cenni Najy, especialista en temas europeos de la Universidad de Ginebra y del grupo de reflexión foraus, a día de hoy falta verdadera voluntad política en Suiza para llegar a un acuerdo.

swissinfo.ch: Al declarar que el acuerdo marco con la UE debería renegociarse, el nuevo presidente de la Confederación, Ueli Maurer, ha lanzado una pequeña bomba política. ¿Por qué semejantes afirmaciones cuando la consulta acaba de comenzar?

Cenni Najy: Es probable que Ueli Maurer quisiera hacer promesas a los votantes de la UDC al comienzo del año electoral. Pero está claro que estas declaraciones están en total contradicción con la amplia consulta que el Consejo Federal decidió en diciembre. Esta declaración no va solo contra el principio de colegialidad que prevalece en el seno del Gobierno suizo, sino que atenta contra la credibilidad de Suiza ante la Unión Europea.

Al posponer la firma del acuerdo con el fin de poder consultar a todos los medios interesados, Suiza logró convencer a la UE de su buena fe, obteniendo a cambio una prórroga de seis meses del reconocimiento de la equivalencia del mercado bursátil. Después de las declaraciones de Ueli Maurer, Bruselas deducirá que aquello solo fue un modo de postergar y ganar algo más de tiempo.

"Las declaraciones de Ueli Maurer atentan contra la credibilidad de Suiza ante la Unión Europea"

End of insertion

swissinfo.ch: Pero ¿Ueli Maurer no tiene razón al insistir en obtener un mejor acuerdo, en vista del rechazo generalizado que el mismo tiene en Suiza?

C.N.: Debemos afrontar los hechos: Bruselas no renegociará el acuerdo presentado en diciembre. Es lo que Donald Tusk [presidente del Consejo Europeo] y Jean-Claude Juncker [presidente de la Comisión Europea] han subrayado en una carta remitida el 20 de diciembre a Ueli Maurer, en la que se hace referencia a una “propuesta final”.   

No hay motivo para que Bruselas se muestre más complaciente con Suiza que con el Reino Unido, que no ha tenido la oportunidad de renegociar su acuerdo de salida de la UE. Además, que yo sepa, no existe ningún precedente histórico de un acuerdo de este tipo que, una vez concluido, se haya renegociado a petición de terceros países.

+ Las negociaciones entre Suiza-UE se han estancado

swissinfo.ch: ¿El acuerdo que tenemos sobre la mesa es tan perjudicial para Suiza como afirman muchos políticos suizos?

C.N.: Este acuerdo se está juzgando solo a través de una mirada enfocada en Suiza. La Unión Europea también ha hecho bastantes concesiones, aunque parece que no merece la pena verlas en Suiza. En un principio, la UE hubiera querido, por ejemplo, derogar todas las medidas no compatibles con Europa que acompañan a la libre circulación de personas. En el acuerdo final, hablamos de reforma y no de derogación.  

swissinfo.ch: ¿No podría la UE soltar algo de lastre en algunos puntos muy importantes para los suizos?

C.N.: Corresponde a los partidos políticos y a las partes interesadas determinar si estas concesiones son suficientes. Pero más allá de los debates sobre los detalles técnicos –en particular en torno a la reducción de 8 a 4 días el plazo de anuncio para los trabajadores desplazados– observo que en Suiza no existe una verdadera voluntad política para firmar un acuerdo.   

"En Suiza no existe una verdadera voluntad política para firmar un acuerdo"   

End of insertion

La reforma de las medidas de acompañamiento podría ser, por ejemplo, compensada parcialmente por una ampliación de los convenios colectivos de trabajo (CCT). Los dos partidos de centroderecha, el Partido Liberal Radical (PLR) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC), sin embargo, no parecen tener ninguna prisa por presentar un compromiso aceptable para la izquierda y los sindicatos.  

+Los sindicatos suizos se enfrentan a la UE por la protección salarial

​​​​​​​

swissinfo.ch: ¿Qué sucederá en caso de que Suiza rechace el acuerdo?

C.N.: La decisión deberá tomarse entre mayo y julio, en plena campaña para las elecciones parlamentarias suizas de octubre. La primera medida de represalia de la UE, muy probablemente, será no renovar el reconocimiento de la equivalencia del mercado bursátil. La Comisión Europea puede decidir entonces poner fin a la participación de Suiza en el programa europeo de investigación.  

Otro recurso posible es que la UE pueda negarse a actualizar el acuerdo sobre barreras técnicas al comercio, uno de los tratados más importantes del primer paquete de los acuerdos bilaterales. Estas sanciones no serán catastróficas para la economía suiza, pero tendrán efectos negativos considerables en los sectores afectados. 

La hipótesis más probable es que entonces todo vuelva a empezar. Pero será complicado. Este año la Comisión y el Parlamento Europeo se renovarán completamente, y no hay ninguna garantía de que los nuevos líderes europeos muestren un gran deseo de reanudar el trabajo dejado por sus predecesores.  

Suiza-UE: medio siglo dando largas

Situada geográficamente en el centro de Europa, Suiza vive, comercia e intercambia estrechamente con los países de la Unión Europea, al tiempo que de manera obstinada se niega a formar parte del club.   

Desde el tratado de libre comercio de 1972 y tras la negativa popular a entrar en el Espacio Económico Europeo (EEE) en 1992, Suiza ha adoptado la vía bilateral, firmando con Bruselas más de 20 acuerdos sectoriales de amplio alcance y 100 acuerdos de menor importancia.  

El desarrollo de esta vía bilateral hoy en día depende de un acuerdo sobre cuestiones institucionales. Este nuevo acuerdo marco, presentado en diciembre, se propone regular la interpretación y aplicación de importantes acuerdos bilaterales y las futuras relaciones entre Berna y Bruselas.

Mientras que, tras cinco años de intensas negociaciones, la UE presiona para que el acuerdo se firme, el Gobierno suizo ha adoptado una actitud de esperar a ver qué pasa sometiendo el acuerdo suscrito con Bruselas a una consulta pública informal a los medios interesados.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo