Navigation

Skiplink navigation

Suiza guarda silencio sobre el vuelo a Venezuela

El Falcon 900 de la Fuerza Aérea Suiza, el avión en el que viajan los miembros del Gobierno suizo, en una imagen de 2015. Kecko / Wikimedia Commons


Un Falcon 900 reservado para los viajes de los miembros del Gobierno suizo fue visto durante el fin de semana del 16 de marzo el aeropuerto de Caracas. El ejército suizo ha confirmado el vuelo, pero el Ministerio de Exteriores rehúsa dar información sobre el propósito del viaje.

Este contenido fue publicado el 25 marzo 2019 - 14:38
RTS/bc, RTS/bc

El Falcon 900 de la Fuerza Aérea Suiza con matrícula T-785 despegó del aeropuerto del Belp-Berna a las 12.06 horas del viernes, 15 de marzo. Tras una escala en las Azores, el avión del Gobierno suizo aterrizó en el aeropuerto internacional de Caracas sobre las 19.30 hora local. Veinte horas más tarde, el avión despegó de la capital venezolana con rumbo al aeropuerto de Belp, donde aterrizó el domingo, 17 de marzo, por la mañana.

Así lo muestran varios sitios webs especializados en la observación de los movimientos de aeronaves, como CivMilAir que tuiteó la ruta del Falcon 900.


Un portavoz del ejército ha confirmado a la Radio Televisión Suiza de habla francesa (RTS) –sin facilitar más detalles– que el vuelo se realizó en nombre del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El Ministerio a su vez guarda silencio sobre el motivo del viaje y sobre quiénes iban a bordo del Falcon 900.

Según las investigaciones de RTS, en el avión no se encontraba el ministro de Exteriores Ignazio Cassis ni la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores, Pascale Baeriswyl.

¿Un vuelo humanitario o diplomático?

Las hipótesis que se barajan es que se trata más probablemente de un vuelo diplomático más que humanitario: Suiza ha ofrecido sus buenos oficios para mediar en Venezuela y buscar una salida pacífica a la crisis que enfrenta al presidente en ejercicio, Nicolás Maduro, y al autoproclamado presidente interino Juan Guaidó.

Condición para la mediación "no cumplida”

Este vuelo quizás sea una señal de actividades por parte de los diplomáticos suizos en ese sentido. Pero el Ministerio de Exteriores da la callada por respuesta y se limita a señalar que, para una mediación, es imprescindible que “las partes interesadas estén de acuerdo. Y esta condición no se cumple actualmente”, según informa RTS.

Suiza no es el único país que ha ofrecido sus buenos oficios: Rusia, México y el Vaticano también están dispuestos a mediar, mientras que la Unión Europea -junto con países como Costa Rica y Uruguay- ha creado un Grupo de Contacto Internacional con Venezuela. Suiza no participa en este grupo, pero está siendo informada de su trabajo a través del Servicio Europeo de Acción Exterior en Bruselas, según RTS.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo