Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Iniciativa popular 'No Billag': qué es y qué repercusiones tendría la iniciativa

Televisione SRF

La iniciativa “No Billag” transformaría radicalmente el paisaje radiotelevisivo: Suiza se convertiría en el primer país en Europa en desmantelar buena parte de su servicio público.

(Keystone)

El 4 de marzo el pueblo suizo está llamado a las urnas para pronunciarse sobre una iniciativa que pretende suprimir el canon radiotelevisivo. Para sus promotores, haría más libre y competitivo el mercado de los medios de comunicación en beneficio del público. El Gobierno y el Parlamento recomiendan rechazar la iniciativa: entre otras cosas perjudicaría la calidad y pluralidad de los medios, elementos esenciales en un país con democracia directa.

Promovida por jóvenes miembros del Partido Liberal Radical (PLR) y de la Unión Democrática del Centro (UDC), la iniciativa 'No BillagEnlace externo' (véase cuadro lateral) propone suprimir en un breve plazo de tiempo el canon radiotelevisivo nacional, que recauda la sociedad Billag por encargo de la Confederación. En tela de juicio no está el futuro de esta sociedad, pues su mandato expira de todas formas a finales de 2018, sino la subsistencia y el papel político, social y cultural del servicio público radiotelevisivo, cuya oferta depende en gran medida del canon.

No Billag

La iniciativa popular ‘Sí a la supresión del canon radiotelevisivo (Abolición del canon Billag)’ fue depositada en diciembre de 2015 con más de 112 000 firmas válidas. El texto, denominado ‘No Billag’, pide suprimir el canon radiotelevisivo que la sociedad Billag cobra a hogares y empresas desde 1998.

Con independencia del resultado de la votación del 4 de marzo, el mandato encomendado a esta sociedad vence al final de este año. En caso de un rechazo de la iniciativa, se encargará de cobrar el canon a los hogares la sociedad Serafe a partir de 2019, mientras que la Administración federal se hará cargo de la recaudación de las contribuciones desembolsadas por las empresas.

Fin del recuadro

Según los promotores de la iniciativaEnlace externo, el sector radiotelevisivo debería estar en el futuro a merced de las fuerzas del mercado y los usuarios deberían pagar solo por los programas que consumen efectivamente, en lugar de tener que pagar una contribución fija. Para el Gobierno y el Parlamento, el canon es indispensable para suministrar en todo el territorio una oferta radiotelevisiva de calidad que refleje la pluralidad de opiniones y contribuya a la cohesión de un país con cuatro regiones lingüísticas y culturales.

¿Qué quiere la iniciativa?

Según el texto de la votación —que modificaría sustancialmente el artículo 93Enlace externo de la Constitución Federal—, la Confederación ya no podría recaudar un canon radiotelevisivo a partir del 1º de enero del año próximo, ni de manera directa ni a través de una sociedad mandatada para ejecutar esta tarea. Además, la iniciativa prohíbe a la Confederación subvencionar emisoras radiofónicas o televisivas, así como gestionar emisoras similares en tiempos de paz.

Asimismo en el futuro, la legislación en el ámbito de los medios radiotelevisivos restará competencias a la Confederación, que, además, se tendrá que hacer cargo de subastar las concesiones. Sin embargo, la financiación de las emisoras únicamente podrá desarrollarse sobre bases comerciales dentro del marco de la economía de mercado.

La iniciativa exige, además, la derogación del apartado 2 del art. 93, en el cual se inscriben los principios del servicio público radiotelevisivo. Hoy, la radio y la televisión deben:

  • contribuir a la educación y al desarrollo cultural, a la libre formación de las opiniones y al entretenimiento;
  • reflejar la particularidad del país y las necesidades de los cantones;
  • presentar fielmente los sucesos y reflejar adecuadamente la pluralidad de las opiniones.  

¿Cuáles son las emisoras que se benefician de los cánones? 

Los beneficios se destinan a las emisoras radiotelevisivas que cumplen el mandato constitucional del servicio público. A escala nacional, se viene atribuyendo el mandato de prestaciones desde los años 30 a la Sociedad Suiza de Radio y Televisión  (SSR)Enlace externo, de la que forma parte también swissinfo.chEnlace externo.

La SSR, una asociación de derecho privado sin ánimo de lucro, posee siete canales de televisión y 17 canales radiofónicos que dan cobertura a las cuatro regiones lingüísticas y culturales de Suiza. Según el mandato, la SSR debe, entre otras cosas, promover la comprensión, la cohesión y el intercambio entre las regiones, la comunidad lingüística, las culturas, las religiones y los grupos sociales.

swissinfo.ch es una unidad de la Sociedad Suiza de Radio y Televisión  (SSR). 

Fin del recuadro

Desde los años 90, una parte de los beneficios del canon se distribuye también a emisoras privadas con una concesión de servicio público. En la actualidad, hay 13 televisiones regionales y 21 radios locales que se benefician del canon. Para cumplir su mandato, estas emisoras deben suministrar informaciones de los sucesos regionales y locales en las franjas horarias de mayor audiencia. Tanto estas emisoras como la SSR deben, asimismo, difundir comunicados urgentes de la policía, llamamientos oficiales de alarma e instrucciones sobre comportamientos que han de adoptarse en caso de crisis.

¿Cómo se reparten los beneficios del canon?

En el 2016, los beneficios ascendieron a cerca de 1 370 millones de francos, de los cuales casi 1 240 millones fueron asignados a la SSR, mientras que 67 millones fueron a parar a las emisoras locales y regionales (5% del total). El pasado octubre, el Consejo Federal decidió que esta cuota subirá a 81 millones de francos al año (6%) a partir de 2019, mientras que la cuota dirigida a la SSR se limitará en el futuro a 1 200 millones.

Dentro de la SSR los beneficios se reparten de manera solidaria entre las distintas regiones lingüísticas con el objetivo de suministrar a toda la población programas de calidad similares. Más de un tercio del caudal recaudado en la Suiza de habla alemana, la región más poblada del país, se redistribuye a las tres regiones lingüísticas restantes. 

grafico
(swissinfo.ch)

¿En qué medida el canon sirve para financiar los programas de las emisoras con una concesión de servicio público?

En comparación con los grandes países vecinos, Suiza dispone de un mercado publicitario ciertamente reducido, además de fraccionado en cuatro regiones lingüísticas. Por tanto, los beneficios del canon representan la principal fuente de financiación para las emisoras con un mandato de servicio público: el 75% de los ingresos de la SSR, el 53% de las televisiones regionales, el 67% de las radios locales sin ánimo de lucro y el 35% de las radios locales de las regiones periféricas y de montaña. La supresión del canon reduciría, por tanto, drásticamente su oferta de programas y amenazaría incluso la pervivencia de las distintas emisoras.

¿Cuánto gasto supone el canon para las economías domésticas y las empresas?

Actualmente, las economías domésticas deben pagar un canon de 451 francos al año. Este importe bajará a 365 francos a partir de 2019, cuando se introducirá el nuevo modelo de recaudación del canonEnlace externo, aprobado en 2015 por el pueblo suizo.

A las empresas se aplicará a partir del año próximo una tarifa progresiva que tomará en cuenta su facturación. Se parte de una tarifa de 365 francos para las empresas con una facturación de más de medio millón de francos hasta un máximo de 35 590 francos para empresas con un volumen de negocios de más de 1 000 millones de francos. Se exoneran del pago a las empresas con una facturación inferior a medio millón de francos.

¿Cuáles son las cuotas del mercado radiotelevisivo en Suiza?

Las emisoras suizas, tanto las que tienen un mandato de servicio público como las puramente comerciales, se encuentran sometidas a una fuerte competencia del exterior, sobre todo de los países vecinos donde se habla la misma lengua que en las tres principales regiones helvéticas.

grafico
(swissinfo.ch)

La competencia de los países vecinos es especialmente fuerte en el sector de la televisión, el más lucrativo desde el punto de vista de la publicidad: más del 42% del volumen de negocios publicitario total es absorbido ya hoy por las emisoras exteriores. En cambio, en el sector radiofónico, la SSR y las cadenas privadas suizas conservan una posición sin apenas rivales.

grafico
(swissinfo.ch)

¿Qué argumentos esgrimen los promotores de la iniciativa?

Según los promotoresEnlace externo, el canon representa una tasa obligatoria que limita la libertad de cada persona, reduciendo su poder adquisitivo. Cada persona debería poder decidir por sí sola cómo quiere gastar esta cantidad para disfrutar de la oferta de los productos mediáticos o para otros fines. Esta tasa también grava sobre la facturación de las empresas y sobre la economía. Su supresión permitiría emplear los 1 370 millones de francos anuales para estimular la economía y crear nuevos puestos de trabajo.

Además consideran que la supresión del canon haría más libre e independiente la SSR. Según los promotores de la iniciativa, la sociedad de radio y televisión depende demasiado del Estado, que establece el monto del canon, otorga la concesión a la SSR y nombra directamente a una parte de los miembros de su consejo de administración. De esta manera, se reforzaría el cuarto poder que ejercen los medios. 

Quitar el canon incluso permitiría crear un mercado más competitivo, libre y justo, en beneficio del público. La competencia conduce a una mejor calidad, a una mayor diversidad y a precios más bajos. En cambio, la actual posición dominante de la SSR distorsiona el mercado de los medios de comunicación, en perjuicio de los agentes privados, que se benefician de una pequeña cuota del canon.

Los que promuevan la iniciativa afirman que no quieren acabar con la SSR, sino deshacerse del canon, que a sus ojos representa una reliquia del pasado. Por causa de la imposición del canon, la Confederación no tiene en cuenta los cambios tecnológicos en curso y la nueva oferta digital, que permite a los consumidores visionar transmisiones en diferido en cualquier momento, escoger nuevas cadenas de televisión de pago o acceder a contenidos suministrados por nuevos distribuidores a través de internet, como Netflix. 

¿Por qué recomienda el Consejo Federal rechazar la iniciativa?

Según el GobiernoEnlace externo, la iniciativa perjudicaría, por el contrario, la pluralidad y la calidad de los medios en Suiza. En un país tan pequeño con cuatro idiomas nacionales, la publicidad y el patrocinio no son suficientes para financiar una amplia gama de retransmisiones radiotelevisivas de calidad y equiparables en cada región. La supresión del canon perjudicaría, en particular, las minorías lingüísticas y las regiones periféricas, que no disponen de un mercado publicitario suficientemente grande.

En opinión del Consejo Federal, la iniciativa debilita drásticamente la oferta de las emisoras con un mandato de servicio público, encargadas de promover la libre formación de las opiniones y el desarrollo cultural en cada región lingüística con independencia de los intereses políticos y económicos. Al contrario, la supresión del canon favorece la expansión de financieros privados y grupos extranjeros en el mercado de los medios de comunicación, que persiguen objetivos puramente comerciales y que orientan su oferta hacia los intereses mayoritarios. Lo cual empobrecería la pluralidad de los medios, que es esencial en un país con una democracia directa como Suiza.

La iniciativa tendría distintas repercusiones negativas también en el plano económico, recalca el Gobierno. Provocaría la supresión de miles de puestos de trabajo en las emisoras con un mandato de servicio público y diversas otras empresas asociadas, por ejemplo en el sector audiovisual. Los ingresos publicitarios se desviarían aún más del mercado interior hacia el exterior. Además, el consumo de la oferta mediática se volvería más costoso para muchos hogares. Los precios de los abonos de televisión de pago, por ejemplo para eventos deportivos, tienden a subir y su oferta no es accesible en todas las regiones del país.

Sin los ingresos del canon, la SSR tampoco podría asignar una contribución importante a la promoción de la cultura y del deporte en Suiza. Hoy, por ejemplo, participa de manera significativa en la producción cinematográfica, reserva un amplio espacio a la música suiza y produce retransmisiones de eventos deportivos de difícil financiación si solo se cuenta con los recursos de la publicidad y del patrocinio. También peligran los servicios especiales realizados por la SSR para los discapacitados sensoriales, como los subtítulos o la descripción sonora de los contenidos vídeo.

¿Qué posición defiende el Parlamento?

La mayoría del ParlamentoEnlace externo ha seguido los argumentos del Consejo Federal y considera que una debilitación de los medios de publicación dedicados al servicio público constituye una amenaza para la cohesión nacional y la democracia. La iniciativa ha sido rechazada por el Consejo Federal con 129 votos, frente a 33 votos favorables y 32 abstenciones, mientras que el Consejo de los Estados la ha echado abajo con 41 votos, frente a dos votos favorables y una abstención. El texto prácticamente solo ha contado con el apoyo de representantes de la Unión Democrática del Centro (UDC). Además, ambas cámaras han rechazado una propuesta de la UDC que pedía reducir a la mitad el canon radiotelevisivo.

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes