Corrupción, FIFA y un procurador suizo en la mira

Michael Lauber, procurador general de la Confederación. Keystone / Peter Klaunzer

Un procedimiento de revocación contra el procurador general de la Confederación, Michael Lauber, está abierto. La razón: reuniones secretas con el presidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA). El Ministerio Público investiga numerosos casos de corrupción en relación con la FIFA. Balance.

Este contenido fue publicado el 02 junio 2020 - 11:00

El inicio de la historia

End of insertion

La parte suiza de las investigaciones de la FIFA comienza con una acción seguida desde todo el mundo: el 27 de mayo de 2015, la policía hace una redada en el Hotel Baur au Lac en Zúrich y arresta a siete funcionarios de la FIFA y de sus organizaciones miembros. El sistema judicial suizo actúa a petición de las autoridades estadounidenses, que sospechan que estas personas han aceptado sobornos y comisiones desde el decenio de 1990.

El 10 de marzo de 2015 el Ministerio Público de la Confederación (MPC) también abre sus propias diligencias penales por gestión desleal y blanqueo de dinero. Sospecha de irregularidades en la asignación de la Copa Mundial de la FIFA de 2018 a Rusia y de la Copa Mundial de la FIFA de 2022 a Qatar. El MPC aprovechó la redada policial en el Hotel Baur au Lac para incautar documentos.

La apertura de investigaciones

End of insertion

Tras este primer éxito en Zúrich, el MPC inicia una serie de investigaciones sobre las sospechas de corrupción y gestión injusta en el seno de la FIFA. Los casos sobre los que ha informado son:

  • 24 de septiembre de 2015: Se abre un proceso penal contra el presidente de la FIFA, Sepp Blatter. El valesano es sospechoso de mala gestión y abuso de confianza por haber firmado un contrato desfavorable para la federación con la Unión de Fútbol del Caribe y haber hecho un pago injusto de 2 millones de francos a Michel Platini, entonces presidente de la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA).
  • 6 de noviembre de 2015: Se inician procedimientos penales contra cuatro miembros del Comité Organizador de la Copa Mundial de 2006 en Alemania. Horst Rudolf Schmidt, Theo Zwanziger, Wolfgang Niersbach y el exjugador Franz Beckenbauer son sospechosos de fraude, mala administración, lavado de dinero y abuso de confianza. El suizo Urs Lunsi, exsecretario de la FIFA, será incluido posteriormente en la lista de acusados. La investigación se refiere a una suma de 7 millones de euros que supuestamente fue malversada para pagar una deuda contraída por Franz Beckenbauer. El dinero fue supuestamente utilizado para financiar varios pagos a una empresa de Qatar.
  • 20 de marzo de 2017: se abre un proceso penal contra el exsecretario general de la FIFA Jérôme Valcke, el director de la empresa BeIN Media Group y actual presidente del club Paris Saint-Germain, Nasser Al-Khelaïfi, y un empresario activo en el campo de los derechos deportivos. Se sospecha que Jérôme Valcke ha aceptado beneficios para influir en los procesos de asignación de derechos de emisión de varias copas mundiales.

Según el CPM, desde 2015 se han abierto 25 causas penales de diverso peso y tamaño en el ámbito del fútbol mundial.

Casos cerrados

End of insertion

El único caso que hasta ahora ha dado lugar a una audiencia en el Tribunal Penal Federal es el relacionado con la Copa Mundial de 2006 en Alemania. El MPC presentó una acusación contra Horst Rudolf Schmidt, Theo Zwanziger, Wolfgang Niersbach y Urs Linsi el pasado agosto. Los procedimientos contra Franz Beckenbauer han sido suspendidos.

Sin embargo, todos los cargos han prescrito y la justicia suiza tiene que abandonar el enjuiciamiento de los cinco hombres. El juicio tuvo un buen comienzo el 9 de marzo, pero fue aplazado por el coronavirus y luego simplemente cancelado, ya que el plazo de prescripción expiró el 27 de abril.

Entre otros casos que han llegado a su fin, el MPC cita la condena de un exempleado de un banco suizo por falsificación de valores y violación del deber de informar, así como la de otra persona por falsificación de valores. Ambos fueron condenados en el contexto de una investigación conjunta con los Estados Unidos sobre exfuncionarios de fútbol sudamericanos.

Otros cuatro casos se cerraron sin más trámites.


Casos aún en curso

End of insertion

Todavía hay unos 20 procesos penales abiertos. El más exitoso es el que enfrenta a Jerome Valcke, Nasser Al-Khelaïfi y un tercer hombre. El MPC presentó una acusación por corrupción, gestión desleal y falsificación de valores, pero algunos cargos fueron retirados después de que la FIFA retirara su denuncia, tras haber llegado a un acuerdo con Nasser Al-Khelaïfi. El juicio comenzará el 14 de septiembre en el Tribunal Penal Federal, pero el tiempo se está agotando ya que algunos de los hechos prescribirán en noviembre.

Parte de los procedimientos contra Sepp Blatter han sido clasificados por el MPC. Continúan las investigaciones sobre los 2 millones de francos que pagó a Michel Platini.


¿Lentitud justificada?

End of insertion

El MPC ofrece varias explicaciones para la falta de resultados cinco años después del tumultuoso comienzo de las investigaciones de la FIFA. En primer lugar, muchos de los hechos ya eran muy antiguos cuando comenzaron las investigaciones, lo que aumentaba el riesgo de que no se concluyeran antes de que se produjera una prescripción. En segundo lugar, los procedimientos son complejos y requieren la cooperación internacional, que no siempre se da. Por ejemplo, una solicitud de asistencia jurídica mutua de las autoridades de Qatar quedó sin respuesta.

Sobre la base de su experiencia, el MPC estima que la duración media de los procedimientos penales en la esfera de los delitos económicos es de entre 4 y 6 años, más en los casos complejos con ramificaciones internacionales.

"Entiendo que esto puede llevar tiempo, porque el mundo del deporte es la quintaesencia de la globalización", dice Patrick Oberli, redactor adjunto de deportes de Tamedia y especialista en corrupción en el fútbol. Señala que la FIFA tiene más de 200 asociaciones afiliadas sujetas a más de 200 legislaciones diferentes. Es muy complicado completar las investigaciones, porque hay que cooperar con muchos países", dijo. Y Suiza no es Estados Unidos, los medios de presión no son los mismos.

Sin embargo, las investigaciones realizadas en Estados Unidos han dado lugar a varios juicios y numerosas condenas, mientras que la mayoría de los procedimientos suizos siguen en curso y algunos están amenazados por la prescripción. A ello se añade el escándalo en torno a Michael Lauber, que ha asestado un golpe a la reputación del sistema judicial suizo y podría ralentizar aún más ciertos procedimientos, dado el elevado número de solicitudes de recusación. "Lo que preocupa son los vínculos ahora probados entre el jefe del MPC y el jefe de la FIFA", dijo Patrick Oberli. Es legítimo preguntarse si Suiza ha hecho realmente todo lo posible para llevar a buen término estas investigaciones.


Otros casos muy sonados

Petrobras-Odebrecht: El gigante brasileño de la construcción Odebrecht está acusado por la justicia brasileña de sobornar a políticos y ejecutivos del gigante petrolero Petrobras para obtener contratos públicos en varios países de América Latina. La parte suiza del caso se centra en el uso de cuentas bancarias e intermediarios financieros para pagar sobornos y blanquear dinero.

1MDB: Líderes, empresarios y políticos son acusados de malversar más de 4 500 millones de dólares del fondo soberano malayo 1MDB. Los bancos suizos permitieron que el dinero fuera transferido.

Gunvor: El comerciante de productos básicos con sede en Ginebra, Gunvor, está acusado de graves deficiencias por no haber impedido la corrupción de los funcionarios públicos en la República Democrática del Congo y Costa de Marfil.

Uzbekistán: Se acusa a allegados de la hija del expresidente de Uzbekistán, Islam Karimov, de utilizar varias cuentas bancarias suizas para blanquear dinero y ocultar el origen y el destino de los fondos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo