Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Post-Chávez Amlat en la ruta bolivariana, logros y desafíos

(AFP)

“Gracias a Chávez, América Latina ha dado pasos de siete leguas hacia la integración. Su nombre está asociado a UNASUR, a la Alianza Bolivariana de las Américas, al Banco del Sur y al espaldarazo que dio al Mercosur con la incorporación de Venezuela”, estima Roberto Savio, fundador de Inter Press Service (IPS).

Aquel abril de 2001, en Quebec, Hugo Chávez apuró el trago amargo de la soledad. “La mía, narró después, fue la única mano que se levantó contra el ALCA”. Cuatro años más tarde, sin embargo, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela enterraban en Mar del Plata el proyecto estadounidense de libre comercio continental y la integración latinoamericana recobraba brío.

Las estrategias nacieron con una agenda de integración y cooperación, más que de un mero intercambio comercial. Una visión distinta al neoliberalismo cuyas políticas “no solo provocaron miseria y pobreza, sino que agregaron inestabilidad institucional regional”, como señaló en 2005, en la IV e histórica Cumbre de las Américas, su anfitrión, el presidente Néstor Kirchner. 

“América Latina ha demostrado que los países pueden recuperar su soberanía y decirle a las instituciones económicas internacionales ‘no vamos a pagar la deuda porque es ilegítima, no vamos a gobernar para una minoría de banqueros’, sino para las familias y a favor de los ciudadanos”, subrayó Pablo Iglesias, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, a Venezolana de Televisión.

Hoy, Estados Unidos se mantiene como su socio prioritario, pero el incremento comercial con China, el rigor en las políticas macroeconómicas y el aumento en los precios de las materias primas, han permitido a Latinoamérica afirmarse.

América Latina, con una tasa de crecimiento superior a la de la OCDE (3.2% contra 1%, en 2012), “se ha convertido en uno de los motores del crecimiento mundial”, subraya Philipe G. Nell, responsable para las Américas de la Secretaría de Estado de Economía (SECO).

Venezuela, con las mayores reservas petroleras del mundo, y con el gigante asiático como primer mercado de sus exportaciones y segundo de sus compras, implementó, bajo el Gobierno de Chávez (1999-2013), una política interna de redistribución de la riqueza y, en lo externo, de fortalecimiento regional.

Elecciones presidenciales

Los venezolanos acudirán a las urnas el próximo 14 de abril para elegir al sucesor del presidente Hugo Chávez, fallecido el pasado 5 de marzo.

Siete candidatos participan en la justa y Nicolás Maduro  (del Partido Socialista Unido de Venezuela, de Chávez) se perfila como el ganador con una veintena de puntos de ventaja sobre su contendiente más cercano, Henrique Capriles (Mesa de Unidad Democrática de Venezuela).

Maduro ha prometido continuar la política de Chávez de apoyo a programas sociales con el fortalecimiento de misiones para la dotación de vivienda y alimentación a bajos precios y educación gratuita, con base en la riqueza petrolera. Capriles ha dicho que mantendrá las misiones pero con participación de la iniciativa privada.

Los dos se han comprometido a incrementar la lucha contra la delincuencia, una de las preocupaciones fundamentales del país.

Solidaridad sin fronteras

Con el oro negro dotó de vivienda, salud y educación a sectores desfavorecidos venezolanos, y cumplió buena parte de los Objetivos del Milenio, como constatan la Cepal y la Unesco, pero también se solidarizó con el exterior.

Venezuela ofreció más ayuda a Haití tras el terremoto de 2010 que la Unión Europea o Estados Unidos; 200 mil latinoamericanos pobres recuperaron la vista gracias a las misiones de Caracas-La Habana; y ciudadanos del Bronx contaron con programas de salud pública, educación y alimentación con un aportación de 3 millones de dólares entre 2007 y 2010.

Además, entre 2005 y 2013, casi dos millones de estadounidenses han podido calentar sus hogares merced al programa de suministro gratuito de combustible para calefacción que implementó el comandante a través de la filial venezolana del petróleo en EE UU, Citgo, y la Citizens Energy Corporation, creada por Joe Kennedy.

La política petrolera del fallecido mandatario fue blanco de las críticas de la oposición. “Chávez edificó la cooperación y la solidaridad a partir del petróleo. Venezuela se aseguró lealtades y comercio gracias a la ayuda energética”, intituló el diario venezolano El Universal un artículo publicado el 07.03.

En el texto, Eduardo Porcarelli, profesor de la Universidad Central de Venezuela, puntualiza que Hugo Chávez “focalizó la política de integración sobre la base del petróleo, como principal oferta exportable”.

En su análisis ¿Qué herencia dejó Chávez a América Latina? Roberto Savio asienta, sin embargo, que “parece inevitable que Venezuela tendrá que recortar los costos de su solidaridad internacional y que dejará de ser un paradigma en el escenario político internacional”.

Claude Auroi, presidente de la Sociedad Suiza de Americanistas, considera que “Maduro (favorito en las encuestas para las elecciones presidenciales del 14.04) no es tan carismático ni tan impugnante como Chávez”. Además, dice, tendrá que destinar más recursos a la infraestructura petrolera. Y “todo no se puede”.

¿Unidad: sueño o utopía?

El profesor emérito del Instituto de Estudios Superiores Internacionales y del Desarrollo de Ginebra también se muestra escéptico con relación al sueño de unidad latinoamericana, tan acariciado por el comandante venezolano.

Para Auroi, la preocupación de algunos países por su propia soberanía y las rencillas por asuntos fronterizos frenan estrategias comunes pese a las alianzas regionales. “Se podrían hacer muchos grandes proyectos, pero se requiere una voluntad política mucho mayor de la que hay”, asegura.

Dario Azellini, politólogo de la Universidad de Linz, conviene en que hay visiones e intereses diferentes y descarta que en América Latina existan por ahora las condiciones para la construcción del Socialismo del Siglo XXI, piedra angular del ideario del comandante.

“Sin embargo, tenemos la posibilidad de colaborar en cuestiones de soberanía e integración continental, de una mayor autonomía económica y política”.

El especialista en los procesos participativos de Venezuela considera que “Chávez ha jugado un papel absolutamente central en la integración continental y en las relaciones Sur-Sur con la perspectiva de un mundo multipolar”.

Nuevas alianzas, nuevas visiones

En 2001, y  como primer paso hacia la unidad de “la patria grande”, Hugo Chávez y Fidel Castro, a la sazón presidente de Cuba, crearon la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

“Ese proyecto invierte la orientación de El Caribe al que el neocolonialismo había marginalizado prácticamente de la América Latina”, explica Dario Azzellini. “Por primera vez en su historia, esos pequeños países pudieron votar en la ONU por intereses propios y salir un poco de la dependencia de EE UU y de las trasnacionales” .

Philipp G. Nell destaca también “la contribución mayor” de Venezuela en favor de los países de la zona con exportaciones de 250 mil barriles por día -un 45% de sus necesidades energéticas-, bajo condiciones preferenciales de pago: de 1 a 2% de interés a plazos de 15 a 25 años.  

Y en ese contexto, “un aspecto importante en el período post Chávez es saber en qué medida Venezuela continuará su programa de venta y financiamiento del petróleo para esos países”, plantea el representante de la dependencia suiza.

Cuba, por ejemplo, principal destinataria del crudo venezolano (100 mil  barriles por día), sufriría sin duda con un cambio de política.

Entre La Habana y Caracas hay un vínculo de cooperación. Además de las misiones sanitarias conjuntas en el continente, la isla ha contribuido a proporcionar atención médica a miles de venezolanos de los sitios más desfavorecidos en la misión “Barrio Adentro”, y a erradicar el analfabetismo.

Además, como subraya Rolf Agostini, empresario suizo afincado en La Habana, “Cuba aprendió la lección” luego del impacto del desplome socialista. La isla, explica, “se ha blindado con la apertura de mercados y el establecimiento de proyectos con diversos países, incluidos Brasil, China, India y Rusia”.

Suiza - Venezuela

Venezuela es el cuarto socio de Suiza en América Latina  y el intercambio comercial ha tenido un crecimiento importante en cuanto a las exportaciones.

En 2012, las ventas suizas a Venezuela aumentaron en 22% , merced a un consumo fuerte, en Venezuela, en particular de medicamentos suizos.

Las importaciones se mantienen en un promedio anual muy bajo, de 4 a 6 millones de francos

En 2008, Venezuela nacionalizó parcialmente la empresa cementera suiza Holcim. Con base en el convenio de la operación pagó el 40% de los 650 millones de dólares acordados. Del resto, efectuó dos pagos ( 2010 y 2011) y faltan aún dos más)

 

Fuente: Philippe G. Nell, responsable para las Américas de SECO.

Decisiones propias

Amén de iniciativas entre países, como el espaldarazo a las negociaciones de paz entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y Bogotá, Chávez ideó e impulsó estrategias regionales como la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR 2008) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC 2011) que lograron conformarse merced al apoyo de Brasil, la primera potencia latinoamericana, y de Argentina.

Son alianzas que han hecho posible el tratamiento de conflictos, como el generado tras el ataque de Colombia a las FARC en Ecuador (2008) o la polémica destitución del presidente Fernando Lugo en Paraguay (2012), sin la intervención de Estados Unidos ni Canadá, recuerda Azzellini.

swissinfo.ch


Enlaces

×