Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

UBS y CS financian a Romney, pero no olvidan a Obama



Las primarias republicanas acaban de comenzar, pero los promotores financieros apuestan por Mitt Romney.

Las primarias republicanas acaban de comenzar, pero los promotores financieros apuestan por Mitt Romney.

(Keystone)

Las filiales de los dos grandes bancos suizos tienen un papel importante en la financiación de la campaña presidencial en Estados Unidos. En esta fase, sus empleados respaldan sobre todo, al candidato republicano, pero no desatenderán a Barack Obama.

El UBS y Credit Suisse (CS) figuran entre las veinte empresas que más recursos han aportado a la campaña de Mitt Romney, fundador de una sociedad de inversión y ex gobernador de Massachusetts.

Así lo revela el Center for Responsive Politics, una ONG especializada en desglosar los documentos financieros que los candidatos proporcionan cada mes a la Comisión Electoral.

La legislación estadounidense estipula que las aportaciones no provengan directamente de las multinacionales, sino de sus empleados, que las realizan a título personal.

Entre el 2 de junio -cuando Romney anunció oficialmente su candidatura- y el 31 de diciembre de 2011, los empleados del Credit Suisse donaron más de 203.000 dólares al candidato republicano. Así, el banco suizo es actualmente la segunda empresa, detrás de la estadounidense Goldman Sachs, que más donativos ha destinado a su campaña.

En el mismo periodo, los colaboradores del UBS aportaron más de 73.000 dólares, lo que sitúa a la entidad en el 16º puesto de los principales patrocinadores, detrás de Bain Capital, empresa que fundó Mitt Romney. El gigante suizo precede en la lista al banco estadounidense Wells Fardo y Bain & Company, sociedad en la que el candidato a la Casa Blanca comenzó su carrera.

Entre los más generosos

Los dos bancos suizos y dos sociedades británicas -el banco Barclays y el gigante PricewaterhousCoopers- figuran entre los las empresas que más fondos han aportado a la campaña de Romney.

“Se considera que Mitt Romney es un candidato muy próximo a los intereses del mundo empresarial. Proviene del mundo de las finanzas, que es el sector más generoso a la ahora de financiar campañas electorales”, explica a swissinfo.ch Viveca Novak, portavoz del Center for Responsive Politics.

“Además, Romney es más partidario del liberalismo económico que Obama en lo que a reglamentaciones se refiere. El presidente saliente y sus amigos demócratas en el Congreso han tratado de adoptar medidas para evitar una nueva crisis financiera, y sus esfuerzos se han traducido en una mayor reglamentación del sector bancario”, agrega Viveca Novak.

El 65% de los estadounidenses considera que Mitt Romney es el candidato republicano con más oportunidades de llegar la Casa Blanca, delante de Rick Santorum y Ron Paul.

Apoyo a Obama

En 2008, el UBS y Credit Suisse figuraban entre las veinte empresas que más donativos aportaron a la primera campaña electoral de Barack Obama.

El presidente saliente lanzó su campaña en abril de 2011, al anunciar que se presentaba para un segundo mandato, pero en esta ocasión no tiene que pasar la prueba de las primarias, al carecer de rival en las filas de su partido, el demócrata.

“No me sorprendería que los bancos financien también a Barack Obama una vez que Mitt Romney u otro candidato vaya hacia la investidura republicana”, afirma la portavoz del Center for Responsive Politics.

“Hasta ahora la recolecta de fondos a favor de Obama va muy bien. Se han reunido más de 80 millones de dólares”, es decir, el doble respecto a Mitt Romney.

Intereses detrás de los donativos

Tradicionalmente, el sector bancario y financiero ha sido la principal fuente de financiación de las citas electorales en Estados Unidos. “Los bancos siempre han tenido un interés especial en respaldar a los candidatos a la Casa Blanca”, recuerda la portavoz de la ONG.

“Es una manera de hacerse escuchar y asegurarse de que el mensaje llega a buen puerto y conseguir que sus directivos tengan luego un acceso directo al presidente y al Gobierno”.

swissinfo.ch contactó a la filial estadounidense del UBS, pero no obtuvo respuesta. Por su parte, Victoria Harmon, directora de Comunicación de la filial estadounidense del Credit Suisse, precisa que la entidad “no da dinero a Mitt Romney, ni a Barack Obama u otros candidatos, sino que lo hacen sus empleados”.

“Yo misma hice un donativo. Es una elección personal”, confiesa Victoria Harmon. Según el Center for Responsive Politics, la colaboradora del Credit Suisse envió 350 dólares a Obama el 27 de junio, y 250 dólares el 4 de agosto. 

La mayor parte de los fondos que alimentan las campañas de los candidatos presidenciales llegan desde las altas esferas de estos bancos, de sus antiguos directivos o de personas vinculadas al sector. Y sus aportaciones son mucho más elevadas.

Robert Wolf, director de la filial estadounidense del UBS y compañero de golf del presidente saliente, ha invertido más de 46.000 dólares en la campaña actual. Y el 91% de su donativo ha sido para Obama y sus correligionarios demócratas en el Congreso.

Datos clave

Credit Suisse es el segundo patrocinador económico de la campaña presidencial de Mitt Romney (datos de diciembre 2011).

La filial estadounidense del CS, a través de sus empleados, ha destinado 203.000 dólares hasta ahora.

El UBS ocupa el 16º lugar en la lista de empresas que financian la campaña del ex gobernador de Massachusetts.

A fines de 2011, la filial estadounidense del UBS había aportado 73.000 dólares.

En 2008, el UBS y CS figuraban entre las 20 principales empresas que financiaron las campañas de Barack Obama y su contrincante republicano, John McCain.

Fin del recuadro

Máximo 5.000 dólares

La legislación de EEUU establece que una sociedad puede financiar la campaña de un candidato a través de un “comité de acción política” (PAC), a través del que pide a sus empleados que hagan donativos por un valor máximo de 5.000 dólares por elección y candidato.

Las empresas extranjeras pueden sumarse a la financiación de un candidato o partido a través de sus filiales en Estados Unidos.

En cambio, las compañías extranjeras están autorizadas a financiar los congresos de los partidos, que se celebran este verano. Tanto para ellas como para sus homólogas estadounidenses, el monto de los donativos está limitado.

Fuentes: Campaign Finance Institute, Center por Responsive Politics y ATS

Fin del recuadro


(Traducción: Belén Couceiro), swissinfo.ch, Washington


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×