Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Preocupa la situación de menores emigrantes

Muchos de los migrantes que llegan a Suiza son adolescentes africanos.

(Keystone Archive)

Organizaciones no gubernamentales (ONG) piden más ayuda para los pequeños que buscan asilo en Suiza.

En el 2001, unos 1,400 niños llegaron a Suiza sin la compañía de algún adulto. Esa cifra incluye a bebés abandonados en territorio helvético.

Los grupos humanitarios destacan que existen previsiones oficiales para dar atención a los adultos pero no a los más jóvenes que llegan al país sin compañía de alguien mayor.

"El número de menores que llegan solos a Suiza está creciendo", destaca Anne-Marie Deutschlander, encargada del contacto suizo de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). "Lenta pero seguramente, las cifras se han incrementado", dice.

La mayor parte de los menores no acompañados proceden de África o de la antigua Yugoslavia y son adolescentes de sexo masculino, pero las organizaciones humanitarias han registrado casos de pequeños de hasta dos años abandonados en la frontera o en el aeropuerto de Zúrich.

"Lo que sucede generalmente es que esos chicos son enviados a Suiza por sus padres", explica Deutschlander a swissinfo. "Piensan que sus hijos podrán solicitar asilo y encontrar luego un trabajo que les permita enviar dinero para mantener a la familia.

"Por supuesto, no se dan cuenta de que, normalmente, a los solicitantes de asilo no se les permite trabajar, y que de cualquier manera su demanda será rechazada", apunta.

Vivir en el limbo

Los jóvenes menores de 18 años son considerados como niños y las autoridades suizas no pueden deportarlos.

"Frecuentemente es ahí donde empieza el problema", aduce Paola Riva Gapany, del Instituto Internacional para los Derechos de los Niños, con sede en Nyon. "Esos niños esperan y esperan, sin hacer nada, hasta los 18 años".

Gapany y sus colegas consideran que Suiza necesita hacer más para ocuparse de esos niños. Por el momento, sólo los cantones de Ginebra y Zúrich cuentan con medidas específicas de acompañamiento de los menores.

"Necesitamos una mejor infraestructura para esos niños -señala Gapany a swissinfo-, con frecuencia son alojados en casas para solicitantes de asilo con muchos adultos y eso no es correcto.

"Algunas veces podemos encontrar a familias anfitrionas de la misma nacionalidad, pero es muy raro", puntualiza.

Solos y vulnerables

Las agencias humanitarias están preocupadas especialmente por el gran riesgo que corren los menores de caer en las garras del crimen o la prostitución si las autoridades no se ocupan mejor de ellos.

"Vimos a grupos de menores involucrados en la venta de drogas", dijo Deutschlander. "No tienen dinero y en algunas ocasiones alguien de su propio país se les acerca y les dice: ¡Hey! ¿Quieres ganar algo de dinero haciendo esto'"

Muchos niños aceptan, continúa la especialista, "especialmente porque la persona que se les aproxima les habla en su propio idioma".

Thomas Elber, psicólogo de Zúrich que trabaja con menores no acompañados para la rama suiza de del Servicio Social Internacional, organización de ayuda a migrantes, coincide con Deutschlander en que esos jóvenes corren el riesgo de explotación y añade que la política suiza de no permitir trabajar a los solicitantes de asilo, complica el problema.

"Esos chicos vienen aquí con la idea de que Europa es el paraíso -dice Elber a swissinfo- y advierten que no tienen oportunidad de hacer absolutamente nada. No tienen trabajo, dinero ni educación. Les parece entonces que la única opción para los niños es la venta de drogas y la prostitución para las niñas. Es una situación que debemos cambiar absolutamente", insiste.

Educación

Por el momento, los niños en cuestión reciben sólo una educación básica y eso es algo que el Instituto considera que debe cambiar.

"Actualmente es costoso el solo hecho de permitir que esos niños vivan aquí", explica Gapany. "Debemos invertir parte de ese dinero en educación y entrenamiento para que los niños tengan la capacidad de elegir. Si quieren ser médicos o albañiles, deben contar con la capacitación necesaria".

Algunos pueden considerarlo idealista, pero para Gapany la instrumentación de medidas semejantes repercutiría no solamente en beneficio de los chicos, sino también de sus países cuando vuelvan a casa.

Tanto Gapany como Elber desearían que hubiera una mejor colaboración entre los países de Europa y África. En forma reciente ambos organizaron un seminario en Senegal en el que informaron a maestros y padres de familia acerca de los peligros de impulsar a sus hijos a venir a Europa.

"Necesitamos más campañas de previsión en los países de origen -explicó Gapany-, necesitamos explicarles que Europa no es ciertamente un lugar ideal para sus hijos".

Pobreza

Pero, como puntualiza Elber, a los jóvenes africanos que viven en un medio de una gran pobreza y, en ocasiones, en zonas en conflicto, les resultará difícil creer que la situación en Europa no pueda ser mejor.

"Lo que Europa debe hacer es ofrecer a esos jóvenes alguna oportunidad de venir aquí de una forma ajena al proceso de asilo", recomienda, para añadir que "necesitamos programas de intercambio educativo".

Todas las organizaciones pretenden cambiar la convicción popular de que los migrantes económicos -que es lo que son esos adolescentes-, deben ser castigados de alguna manera por buscar una mejor vida.

"Y al final, lo que no tenemos que olvidar es que se trata de niños que se encuentran lejos de casa y que tal vez, emocionalmente son incapaces de arreglárselas solos".

De acuerdo con la especialista, esa es una situación generalizada. Y, como subraya, "un niño es un niño y requiere nuestra protección"

Imogen Foulkes


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×