Navigation

Preocupación en Suiza por los inmigrantes de El Ejido

"Tomates con sabor amargo" los que provienen de El Ejido, España, advierten los consumidores suizos. Keystone

Migros y Coop, los dos grandes supermercados de Suiza, deben presionar a las autoridades del municipio español de El Ejido para mejorar el trato a los trabajadores agrícolas marroquíes, demandan consumidores y defensores de los derechos humanos en Suiza.

Este contenido fue publicado el 27 octubre 2000 - 20:20

Bajo el lema de "Tomates de El Ejido con sabor amargo", las ONG Foro Cívico Europeo, y Comité Europeo para la Defensa de los Refugiados e Inmigrantes lanzaron este viernes en Berna una campaña de peticiones, reclamando mejor trato humano a los emigrantes marroquíes que trabajan marginados y sin protección legal en las plantaciones del sur de España.

La acción forma parte de las reacciones posteriores a los incidentes violentos que el pasado mes de febrero tuvieron lugar en El Ejido y conmovieron a la opinión pública internacional por las actitudes xenófobas de algunos habitantes de ese municipio andaluz contra los trabajadores marroquíes.

El asesinato de una joven española de 26 años, a manos de un marroquí, desencadenó entonces una tenaz y peligrosa persecución en contra de los inmigrantes magrebíes. Recobrada la calma, el problema debe ser abordado con medidas adecuadas.

En Suiza, más de mil personas han escrito a las dos cadenas de supermercados para denunciar las condiciones en las que viven los trabajadores agrícolas inmigrandos en el sur de España, hecho que refuerza las exigencias de las organizaciones de defensa de los derechos humanos.

Corregir la situación

Una delegación de la ONG Foro Cívico Europeo entregó este viernes a Johan Züblin una carta dirigida al presidente del consejo de administración de Migros, Claude Hauser, exhortando a que la empresa intervenga en defensa de mejores condiciones humanas para los marroquíes en las plantaciones e invernaderos de la provincia de Almería.

Una segunda carta con el mismo tenor fue enviada al jefe de Coop, Hansueli Loosli. Los miembros de las ONG presentes en la conferencia de prensa coincidieron en que los obreros ocupados en la producción de legumbres y frutas en esa región andaluza son tratados como "esclavos" por el patrón.

Los trabajadores extranjeros, procedentes sobre todo de Marruecos, viven, dijeron, fuera del pueblo; algunos en condiciones lamentables.

El Foro Cívico Europeo exige en sus peticiones que Migros y Coop, las distribuidoras más grandes de Suiza, intervengan para corregir el trato indebido a los inmigrantes africanos.

El resultado de los productos vendidos - entre ellos tomates, berenjenas y pepinos - además de los métodos de producción, deben ser señalados con claridad. No se debe ofrecer productos frescos que fueron producidos en condiciones humanas indignas, reclama el Foro.

Control en el sitio

El director de calidad de producción de Migros, Johan Züblin, aseguró a la prensa que su institución está empeñada en aplicar controles más estrictos en la región. Una delegación viajará en noviembre a examinar las condiciones in situ.

Según Züblin, un boicot no es conveniente, porque afectaría esencialmente a los pequeños agricultores y a los trabajadores norteafricanos que permanecen temporalmente en España. La distribuidora al detalle más grande de Suiza, se propone, según Züblin, emprender una acción conjunta con los importadores mayoristas de otros países. Migros compra de El Ejido 0,5 por ciento de su oferta de legumbres, y 2 por ciento de toda la provincia de Almería.

Hace poco, la ONG española Asociación de Mujeres Progresistas, cuya representación coadyuva en la campaña lanzada este viernes en Berna, fue distinguida por la ONG suiza, "Don Renzo Beretta", con el premio "Alpes Abiertos - fronteras abiertas" por su lucha a favor de los inmigrantes magrebíes en la provincia de Almería.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.