Navigation

Presos de guerra: el viraje estadounidense es bienvenido

Camp Delta, Guantánamo: centenares de personas están detenidas por los estadounidenses. Keystone

La decisión estadounidense de respetar el artículo 3 de las Convenciones de Ginebra sobre protección a los prisioneros de guerra es un adelanto, señala un experto suizo en la materia.

Este contenido fue publicado el 13 julio 2006 - 13:35

Andrew Clapham, catedrático en el Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales de Ginebra, analiza para swissinfo el cambio brusco del Pentágono. Entrevista.

El Pentágono (Ministerio estadounidense de Defensa) anunció el martes (11.07)que Estados Unidos se compromete a respetar el artículo 3 de las Convenciones de Ginebra de 1949 sobre el trato a prisioneros de "la guerra contra el terrorismo".

Ese artículo prohíbe los tratos crueles, humillantes o degradantes a los prisioneros capturados en un conflicto, así como las condenas pronunciadas y las ejecuciones hechas sin juicio imparcial ante un tribunal legalmente constituido.

Por su parte el ministerio suizo de Relaciones Exteriores (DFAE en su sigla francesa) recibió "con interés" esta decisión de Estados Unidos. "Esta evolución de la postura estadounidense fortalece la preeminencia del derecho internacional humanitario", recalcaron este miércoles (12.07) los servicios de la ministra Micheline Calmy-Rey en un comunicado.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) considera a su vez que el artículo 3 de las Convenciones es "el mínimo" de lo que debe ser aplicado en todos los conflictos armados. Añade empero que se trata "de un paso importante hecho por Estados Unidos hacia el respeto del derecho internacional".

El giro estadounidense surge tras un veredicto emitido el 29 de junio por la Corte Suprema de Estados Unidos, señalando que considera "ilegales" a los tribunales militares que el presidente George W. Bush creó tras los atentados del 11 de septiembre para juzgar a los prisioneros de Guantánamo.

Estados Unidos consideró hasta ahora que algunos prisioneros vinculados a la "guerra contra el terrorismo" no merecían de Washington todas las protecciones enunciadas en las Convenciones de Ginebra.

swissinfo: ¿Qué importancia reviste la decisión de Estados Unidos?

Andrew Claphman: Es importante porque los servicios y agentes estadounidenses ya no podrán ignorar que también Estados Unidos está obligado a respetar las Convenciones de Ginebra. Hasta ahora, ese mensaje no llegaba muy bien y sabemos que en el pasado se cometieros malos tratos.

En el futuro esperamos que la gente reflexione dos veces antes de maltratar a alguien. Después de algunas investigaciones descubrirán también que violar el ártículo 3 entraña el riesgo de una condena por crímenes de guerra.

swissinfo: ¿Significa este cambio de actitud de Estados Unidos una victoria del CICR, o es que simplemente Bush se ha inclinado ante la Corte Suprema?

A.C. : Un poco de ambas cosas, creo. El CICR, Mary Robinson (antigua alta comisaria de la ONU para los derechos humanos) y diversas organizaciones no gubernamentales han defendido siempre la idea de que las Convenciones de Ginebra se aplican también a los prisioneros de Guantánamo.

El veredicto de la Corte Suprema ha ciertamente acelerado la decisión de la administración Bush, pero no era una decisión difícil de tomar porque todo el mundo sostenía que las Convenciones de Ginebra debían ser aplicadas.

swissinfo: Pero la autoridad del Pentágono se aplica sólo a personas detenidas por los militares y no a las arrestadas por la CIA.

A.C. : La norma dice que "la parte en conflicto" está sometida al Artículo 3 y no únicamente al Departmento de Defensa. Ahora bien, "la parte en conflicto" en este caso es Estados Unidos. Por tanto, no tiene mucho sentido pensar que los prisioneros detenidos por la CIA no estén protegidos (por el artículo).

swissinfo: El Pentágono niega que se trate de una inversión de la política y declara que los detenidos fueron tratados siempre "humanamente". ¿Estamos a punto de ver cambios concretos en trato a los prisioneros? ¿Y cómo se puede controlar?

A.C. : El control se lleva a cabo gracias a las visitas que el CICR hace a los prisioneros. Además, los detenidos salen de vez en cuando; cuentan su historia y la manera en que son tratados. Pero es muy difícil decir lo que ocurrirá en el futuro inmediato.

Hay mucha psicología en todo este asunto. No obstante da un mensaje verdaderamente firme. Ya no habrá argumento que prentenda decir que (Estados Unidos) no está obligado a tratar humanamente a esas personas, porque no estarían protegidas por las Convenciones de Ginebra. Ahora sabemos que sí lo están.

Entrevista de Adam Beaumont, Ginebra.

Datos clave

Andrew Clapham es catedrático de Derecho público internacional en el Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales de Ginebra.

Es asimismo el futuro director de una Academia internacional de derecho humanitario y derechos humanos, que será abierta en octubre de 2007, en Ginebra.

End of insertion

Contexto

Las Convenciones de Ginebra y sus protocolos adicionales, cuyo Estado depositario es Suiza, constituyen la base del derecho humanitario internacional.

Las Convenciones definen el trato a los civiles y combatientes en tiempos de guerra y ocupación.

Henry Dunant, fundador del Comité Internacional de la Cruz Roja, es el iniciador de la primera Convención de 1864.

Las cuatro Convenciones han sido revisadas y ampliadas en 1949. La primera concierne a las fuerzas terrestres; la segunda a las fuerzas navales, y las dos últimas a los prisioneros de guerra y a los civiles, respectivamente.

End of insertion

Conventions de Genève

El artículo 3 de las Convenciones de Ginebra prohíbe los tratos crueles, humillantes o degradantes a los prisioneros capturados en un conflicto.

Asimismo las condenas pronunciadas y las ejecuciones efectuadas sin juicio imparcial en una corte legalmente constituida.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.