Navigation

Revelaciones incómodas

Un oficial de policía toma fotos de uno de los motores del Tupolev Keystone

El sistema de alarma de Skyguide estaba fuera de servicio cuando se produjo el choque de dos aviones sobre el Lago de Constanza. Continúan las investigaciones.

Este contenido fue publicado el 03 julio 2002 - 14:30

El dispositivo automático que previene a los controladores aéreos si dos aviones corren el riesgo de una colisión estaba desactivado el lunes por la noche.

En ese lapso, un Tupolev ruso y un avión de carga chocaron en pleno vuelo sobre el sur de Alemania, causando la muerte de 71 personas, 52 de las cuales eran niños y adolescentes.
"El sistema no funcionaba en ese momento", declaró Roger Gaberelle, portavoz de Skyguide, el centro de control aéreo suizo que estaba a cargo de esa parte del espacio en la región del Lago de Constanza.

Los controladores estaban al tanto

Gaberelle añadió que el sistema había sido desactivado para realizar controles habituales. "Eso se hace siempre en la noche, cuando el tráfico es menos importante", precisó.

La detención del sistema duró sólo algunas horas y los controladores estaban al tanto, señaló a su vez Patrick Herr, también portavoz de la sociedad suiza de control aéreo.

Confirmó así la información propagada por el programa '10 vor 10', de la televisión de habla alemana.

El drama ocurrió cuando los dos aviones coincidieron en una maniobra destinada a reducir la altitud para evitar el choque. Según la versión dada el martes por los controladores aéreos, el piloto ruso reaccionó demasiado tarde, sólo después de la tercera advertencia.

Roger Gaberelle declaró que el controlador actuó 50 segundos antes de que ambos aparatos se cruzaran en el mismo punto, y puntualizó que el sistema automático - de haber estado encendido- tampoco hubiera, probablemente, dado antes la alerta.

"Cincuenta segundos no es ideal, pero suficiente", recalcó Gaberelle para precisar que ese lapso de tiempo guarda conformidad con los reglamentos aéreos internacionales.

Por otra parte, los padres de las víctimas rusas llegaron este miércoles a Alemania. Dadas las circunstancias excepcionales, las 130 personas ingresaron sin visa.

El gobierno de Bachkortostan entregaría una primera suma de 1.000 dólares (unos 1.500 francos suizos) a cada familia.

Los rusos atacan a Skyguide

La agencia rusa de noticias, RIA Novosti, volvió a dirigir sus acusaciones contra los controladores aéreos suizos. Según señala, una caja negra del Tupolev muestra que los controladores ordenaron el descenso sólo 50 segundos antes del accidente y que el piloto obedeció en 25 segundos.
"La tripulación cumplió todas las órdenes de los controladores suizos", declaró el gerente de la compañía Bshkirian Airlines. La Dirección de aviación civil rusa, atribuye el siniestro a un "error humano".

Entre tanto, policías y socorristas proseguían este miércoles con sus labores de investigación y recuperación de las víctimas mortales. Un portavoz policial comunicó el hallazgo de un cuarto dispositivo de grabación de vuelo. "Consideramos que se trata de la "cuarta caja negra", precisó el jefe de la policía de Friedrichshafen, Ekkerhard Falk.

Quince expertos rusos se han sumado a las investigaciones dirigidas por la policía alemana. Los de Suiza y Estados Unidos harán lo propio, aunque sólo como observadores sin poder de decisión.

Resumen de los hechos

Eran las 23:35 de la noche del lunes en la ribera del lago de Constanza. Los testigos recuerdan haber visto dos o tres masas ígneas en el cielo y haber escuchado una explosión. "De pronto, el cielo se volvió muy claro, como si algo ardiera", señaló Klaus Barinka, capitán de un barco de transporte de automóviles.

El accidente se produjo encima de la localidad alemana de Ueberlingen. Un Tupolev TU 154 de la compañía rusa Bashkirian Airlines, con 69 personas a bordo, colisionaba con un avión de carga Boeing 757 de la sociedad privada de correo DHL.

52 escolares iban a España

El avión había partido de Moscú y tras hacer escala en Munich se dirigía a Barcelona. Llevaba a bordo 52 niños, nueve de ellos menores de 12 años.

Eran los mejores alumnos de una escuela creada por la UNESCO en Oufa, capital de la república de Bachkortosan, al pie de los Urales, y se disponían a disfrutar en la Costa Brava el premio a su rendimiento.

La mitad de esos niños eran hijos de altos funcionarios de la pequeña república rusa. Su viaje de Moscú estaba previsto para el sábado, pero algunos problemas de organización y de visas obligó el retraso del vuelo hasta el lunes, que, desgraciadamente, resultó fatídico. El Tupolev transportaba además a otros doce miembros de la tripulación y a cinco adultos.

El avión de carga de DHL, que había partido de Bahrein con destino a Bruselas, era tripulado por dos pilotos: uno británico y otro canadiense.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?