Navigation

La reforma sucumbe a muchos descontentos

En el momento de votar sobre las jubilaciones, cada uno y cada una habrá hecho sus cuentas. Keystone

Tras el rechazo del paquete ‘Previsión para la Vejez 2020’, la prensa suiza subraya las causas de una derrota previsible, merced a que las muchas facetas de la reforma tenían elementos suficientes para generar descontento. Sin embargo, una modificación al sistema de pensiones es indispensable, ¿de qué manera?

Este contenido fue publicado el 25 septiembre 2017 - 11:21

‘La Liberté’ (Friburgo): “El paquete era todo menos un regalo. Construido sobre el principio de la simetría de los sacrificios, no resistió las puñaladas de los descontentos de todos lados: Las mujeres, que se niegan a trabajar hasta los 65 años mientras la igualdad salarial no sea efectiva; los jóvenes que sentían que tenían que pagar más que sus mayores sin que se les garantizara una pensión; los actuales pensionistas, que no entendían por qué no recibirían la bonificación de 70 francos, y también los empresarios de la Suiza de expresión alemana, para quienes el saneamiento del AVS no podía coincidir con nuevas prestaciones”.

‘Neu Zurcher Zeitung’ (Zúrich): La reforma “acumulaba las razones del rechazo: demasiado complicada, sobrecargada” y con “un gran número de defectos”.

‘Le Nouvelliste’ (Valais): Se trataba de un “bazar, en el que, buscando a fondo, todo el mundo encontraría el buen negocio (…) Todo el mundo pensaba en sí mismo, en lo que obtendría de más para sí o de menos que su vecino. Y al compararse, cada uno advirtió la desigualdad de la reforma”.

‘Blick’ (Zúrich): Alain Berset, ministro de Salud y promotor de la reforma, “sedujo al Parlamento con astucia y táctica, sin tener en cuenta a los partidos de derecha y a las asociaciones económicas”.

‘Luzerner Zeitung' (Lucerna) exhorta a desbloquear el asunto y asegura que el Partido Demócrata Cristiano (PDC/derecha) “se puso detrás de la izquierda innecesariamente e impuso un proyecto que obviamente no era un compromiso sólido”.

‘Tages-Anzeiger’ (Zúrich) y ‘Bund’ (Berna): “Para aquellos de la derecha y de los círculos económicos que esperan que el pueblo acepte, bajo la presión de una crisis financiera de la AVS, incrementar la edad de jubilación a 67 años, hacen un cálculo cínico y peligroso, puesto que un aumento general de la edad de jubilación no obtendrá una mayoría en el futuro cercano”.

‘La Tribune de Genève’ (Ginebra): La reforma es una “simple cuestión de vida o muerte para el sistema de pensiones (…) ¿Cómo los hermanos enemigos de ayer tejerán un nuevo compromiso en un tiempo razonable? No es por nada que ninguna reforma ha sido aceptada en veinte años, y que se necesitaron ocho para elaborar el proyecto rechazado”.

‘24 Heures’ (Lausana): “Suiza envejece ineluctablemente. El desequilibrio entre activo y retirados se ampliará, lo mismo que el boquete del AVS y la presión sobre el 2º pilar. Por lo tanto, la reforma no es una opción sino una obligación. Y cada año que pasa promete días de mayor desencanto”.

 ‘Corriere del Ticino’ (Tesino): “El Gobierno y el Parlamento tendrán que arremangarse, pero eso plantea un gran problema, porque el NO de ayer no significa un SÍ al plan B propuesto por la derecha. El compromiso rechazado era demasiado frágil para el peso que debía soportar. Sin embargo, no vemos la salida, ni siquiera en un horizonte lejano”.

‘Le Temps’ (Ginebra) desea “coraje” a Alain Berset, porque “ahora es su responsabilidad reanudar el trabajo, y no la de sus oponentes de la derecha, que hacen malabares con los planes B, C, D o E como un león marino con las pelotas, pero sin los aplausos”.

Contenido externo


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.