Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Rudolf Häsler- Odisea de una vida Tras los pasos de un suizo fuera de lo común

Enrique Ros

“Me fascinó ese artista talentoso, Rudolf Häsler, quien fuera la segunda personalidad extranjera más importante en la Cuba revolucionaria, después del Che Guevara”: Enrique Ros (Foto, Sergio Ferrari)  

(swissinfo.ch)

‘Rudolf Häsler- Odisea de una vida’, que devela las aristas desconocidas de un suizo excepcional, es exhibida en el cantón de Berna este mes. Se trata de la película más reciente de Enrique Ros (suizo-catalán) estrenada en el Festival de Solothurn 2018 y proyectada en decenas de funciones, en diversas regiones del país.

“En estos meses, hizo un camino exitoso”, subraya Ros a swissinfo.ch. Queda atrás la candidatura al premio del público en Solothurn y, hacia adelante, su posible ubicación entre las mejores películas suizas del año.

El documental da a conocer aspectos desconocidos de la vida del pintor, escritor, músico y viajero Rudolf Häsler, nacido en 1927 en Interlaken. Este peculiar suizo acompañó las transformaciones políticas que se iniciaron en Cuba en enero de 1959. Se instaló en la provincia de Barcelona diez años más tarde convirtiéndose en uno de los precursores del nuevo realismo en la España de Franco. Y murió, en 1999, en la catalana Sant Cugat del Vallès, localidad que durante casi 30 años constituyó el marco de su más intensa producción artística.

El encuentro con Häsler

“Me crucé con las pinturas de Häsler, por pura casualidad, en una exposición colectiva que se realizó en Barcelona en 1998. Su nombre era auténticamente bernés y no podía salir de mi asombro al verlo entre tantas firmas netamente hispanas”, explica Ros, quien nació y vive en la capital suiza.

A partir de allí, se inició un proceso de 20 años de contactos frecuentes con la familia del pintor residente en Cataluña, la investigación de su obra, lectura de sus escritos, entrevistas con sus amigos y conocidos en Suiza y reconstrucción documental, a través de imágenes inéditas en color, de la vida cubana de los años cincuenta.  “De allí resultó esta obra, que, hasta ahora, es la que más tiempo, esfuerzos y recursos me ha exigido. Casi dos décadas de ocupación y preocupación y diez años de rodaje”, explica. Un largo período apenas interrumpido temporalmente en los lapsos de filmación de sus otras cuatro películas.

Desde el primer momento, “me fascinó esa personalidad extraordinaria”, enfatiza Ros, quien entonces empezó a hurgar en la vida de “ese artista talentoso, quien fuera la segunda personalidad extranjera más importante en la Cuba revolucionaria, después del Che Guevara”. Luego del triunfo revolucionario Häsler, quien había llegado por amor a una cubana al país caribeño, asumió la dirección de Artesanías, hasta que, después de ser destituido y procesado, abandonó la isla para instalarse definitivamente en las proximidades de Barcelona.

“Era un personaje tan heterodoxo como fuera de lo común que integró en su vida tres países/historias diferentes -Suiza, Cuba y España- y que fue durante muchos años casi totalmente desconocido en Suiza”, reflexiona Ros, formado en la Escuela de Cinematografía y Audiovisual de Madrid y quien desde hace 38 años ejerce como docente en diferentes instituciones educativas helvéticas.

A Ros le ha movía casi obsesivamente la pregunta del porqué Häsler no sobresalió en su país de origen, “me interrogué muchas veces sobre los mecanismos y el funcionamiento de la memoria histórica suiza”. Se preguntaba si el pintor “no habría pagado el precio de la época de la guerra fría en la que le tocó vivir. El hecho de haber sido, por su compromiso con la revolución cubana, un radical incomprendido en Suiza. Y al mismo tiempo, ignorado allí luego de romper con el proceso cubano”.

Interrogantes que encuentran en una entrevista de 1998, de la periodista Belén Couceiro, entonces reportera de la Radio Suiza Internacional, una serie de respuestas esenciales de parte de Rudolf Häsler.

Rudolf Häsler "Yo fui pintor desde que nací"

La vida del pintor hiperrealista suizo, Rudolf Häsler (1927-1999), fue una leyenda desde que dejó su país natal a los 25 años.

Constituyen un aporte testimonial esencial en el filme de Ros ya que son el único material de viva voz del personaje central del filme. En la entrevista, luego de enaltecer la belleza de la existencia humana y de conceptualizar las distintas maneras como se puede vivirla, recuerda la importancia suprema de la pintura en su propia existencia.

El hilo rojo de la diversidad

Detrás del desarraigo vivido por Häsler y de su reconocida maestría en el ambiente artístico catalán -muy bien reflejado en el filme de Ros-, aparecen preguntas de fondo sobre el concepto mismo de identidad, tema central de todas sus películas.

¿Qué significa ser suizo o catalán?, se cuestiona el realizador del filme en el diálogo con swissinfo.ch. ¿Cuál es el contenido real de términos abstractos como patria, nación, fronteras, tan condicionados por el discurso político actual?, se interroga.

Y la respuesta le brota automáticamente. “Son términos que se corresponden con discursos ligados a ciertos intereses políticos que hay que cuestionar. En mi vida práctica, cotidiana, mucha gente con la que me relaciono habla diferentes lenguas, tiene raíces en diversos países o cuenta con dos o más pasaportes”.

Y en la figura del pintor de Interlaken, se reflejan en tanto espejos existenciales, las imágenes multiplicadas de la diversidad, de la multiculturalidad, del extranjero… “El sentir siempre actual, expresado en la vida de Häsler y en la de cada uno de nosotros, de considerarnos ciudadanos del mundo”, concluye Ros.

Identidad en la diversidad. Multiculturalidad. Hilo rojo de sus cinco películas – desde ‘La Mallorquina’, la primera, hasta la de Häsler, la más reciente-; guion filosófico de su producción fílmica. Preocupación casi obsesiva de este hijo de inmigrantes catalanes, nacido y radicado en Suiza, para quien el “otro” y lo diferente, son parte indisolubles del ADN colectivo.

Enrique Ros

Nació en 1955 en Berna, como hijo de inmigrantes catalanes. Realizó estudios superiores en su ciudad natal, Zaragoza y París (La Sorbona), obteniendo el doctorado en “Lenguas y Literaturas Iberorrománicas”. Docente durante 38 años en diversos centros educativos medios y superiores, se desempeña en la actualidad como profesor de la Universidad Pedagógica de Berna. Realizó estudios cinematográficos en Madrid, España. ‘Rudolf Häsler- Odisea de una vida’ es su quinta y más reciente película documental. Anteriormente dirigió ‘La Mallorquina’, ‘Meisterträume’, ‘El Encuentro’ y ‘Mitten ins Land’, viaje poético al centro del país helvético de la mano del escritor suizo-español Pedro Lenz.

Fin del recuadro

 

 

 

 

 

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes