Tener hijos en Suiza será un lujo

En Suiza las mujeres tienen cada vez menos hijos y además los tienen más tarde. Muchas personas posponen la planificación familiar porque dan prioridad a su formación o carrera profesional o porque no tienen la pareja adecuada. Primera entrega de una nueva serie sobre ser padres en Suiza.

¿El primer hijo a los treinta y tantos? Eso ya no es ninguna rareza en Suiza. Por término medio, en este país una mujer tiene su primer hijo a los 30,9 años. Hace solo 20 años las suizas daban a luz por primera vez a los 28,3 años de media.

Serie: Ser padres en Suiza

¿Qué significa asumir la responsabilidad de tener hijos?  ¿Qué dificultades tiene ser padre o madre en Suiza? ¿Y qué pasa si el deseo de tener hijos no se cumple? En nuestra serie abordaremos diferentes facetas de ser padres.

End of insertion

Según datos del Instituto Max Planck y de la Universidad de Viena, en las últimas décadas ha aumentado en todos los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) la edad en que se tiene el primer hijo. Por término medio, las mujeres de los países de la OCDE tienen su primer hijo a los 28,9 años de edad, siendo España el único país en que las madres primerizas son mayores que en Suiza.

En este país las parejas no solo tienen hijos tarde, sino que además también tienen pocos. Aquí cada mujer tiene una media de 1,52 hijos, cifra que ha sido relativamente constante desde 1990. Las mujeres extranjeras que viven en Suiza tienen por término medio más hijos que las suizas.

Si hiciéramos una comparativa internacional observaríamos que las mujeres suizas tienen efectivamente pocos hijos, pero en Europa se encontrarían en la parte media baja de la clasificación. Según datos del Centro Wittgenstein para la Demografía, con sede en Viena, las mujeres de España, Italia, Chipre y Rumanía tienen aún menos hijos.

Georgia, Turquía y Francia son los países europeos en los que las mujeres tienen más hijos. El hecho de que Francia figure tan arriba tiene la siguiente explicación: desde principios del siglo XX el país galo ha contado con guarderías que acogían a los niños desde los tres años de edad.

Más tiempo de formación, menos hijos

¿Cuáles son las razones por las que en Europa, y especialmente en Suiza, se tiene hijos cada vez más tarde? Por un lado, las mujeres tienen hoy un itinerario formativo más largo que hace algunas décadas, afirma Bettina Isengard, socióloga de la Universidad de Zúrich. Esto es algo que puede aplicarse a todos los países occidentales. La formación académica dura varios años más y, por tanto, la edad a la que se funda una familia ha venido retrocediendo  constantemente desde hace algún tiempo.

También la elección de pareja ha cambiado en la última o dos últimas generaciones, señala Bettina Isengard. Las mujeres son ahora más exigentes y eso hace que a veces no se encuentre la pareja adecuada para formar una familia.

La elección de pareja se ha vuelto más exigente: esta razón también influye para que, en general, los suizos sean padres más tarde.

En opinión de Isengard, otra razón de la baja tasa de fertilidad sería la situación que existe en Suiza relacionada con la atención y cuidado de los hijos. En este país las mujeres tienen un permiso de maternidad relativamente corto. El permiso de paternidad de dos semanas, recientemente aprobado, ayuda poco a padres y madres y no existe permiso parental remunerado para ambos cónyuges. Por estos motivos, para muchas mujeres tener un hijo supone una interrupción de su carrera profesional que tiene que ser bien meditada.

En Suiza el cuidado de los hijos es muy caro

Debido a que el costo del cuidado de los niños en Suiza es muy alto en comparación con otros países, mucha gente se siente insegura desde un punto de vista económico, afirma Isengard. “No todos los padres pueden permitirse una guardería. Para muchos, a pesar de las ayudas públicas, los gastos resultan muy elevados comparados con los ingresos”, asegura Isengard.

Y no solo son caras las guarderías. Tener un hijo es casi un lujo en este país. Según un estudio de la Oficina de la Juventud de Zúrich, dependiendo de la edad, un hijo cuesta entre 1 200 y 1 800 francos al mes. El salario medio bruto es de 6 500 francos; por lo tanto, un hijo supone entre el 18% y el 27% de los ingresos brutos de un padre.

Por ejemplo, un niño de diez años cuesta a sus padres 1 500 francos mensuales, es decir, 18 000 al año. La mayor parte del dinero se va en la vivienda (560 francos al mes), la alimentación (340 francos) y el ocio (300 francos). Bettina Isengard confirma estos datos. Las personas cuyo salario está en la media tienen a veces problemas, por ejemplo, para mudarse a una vivienda más grande, sobre todo en las grandes ciudades.

Muchos no tienen hijos involuntariamente

Hay por tanto distintas razones para posponer el tener hijos. Mucha gente aplaza el tener familia para más adelante, puede que porque la formación y la carrera profesional tengan prioridad o porque no encuentren una pareja adecuada. El resultado es padres de más edad y también que muchas personas se quedan sin tener hijos sin proponérselo. La fertilidad disminuye en ambos sexos con la edad y concretamente en las mujeres se reduce rápidamente a partir de los 35 años.

Hay también parejas que no pueden engendrar hijos, independientemente de su edad. Si una pareja no consigue tener un hijo después de dos años de tener relaciones sexuales sin protección se considera estéril. En Suiza esto le ocurre a cerca del 7% de las parejas. Por eso, muchas de ellas optan por una reproducción médica asistida.

En Suiza el número de mujeres que optó por asistencia médica aumentó significativamente en la década del 2000 y en 2010 alcanzó su punto máximo. Hoy día, uno de cada cuarenta bebés nace con ayuda de inseminación artificial.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo