Navigation

Skiplink navigation

¿Poder ejercer su profesión en Suiza?


Este contenido fue publicado el 06 septiembre 2020 - 10:49
Susan Taisman (izquierda) dirigió durante 22 años una empresa de consultoría para apoyar a los extranjeros en sus esfuerzos por encontrar un nuevo trabajo tras quedar en paro. Ahora es gerente de programas en el Centro MosaiQ, que se especializa en brindar asesoramiento y apoyo a los inmigrantes bien calificados. Heks/sabine Buri 2018

Aunque el mercado laboral suizo depende en muchos sectores de los trabajadores extranjeros, en el caso de los refugiados cualificados no es fácil encontrar el empleo deseado y acorde con los estudios realizados en el país de origen.

Salam llegó en 2015 como refugiado. Este artista y profesor de arte sirio de 43 años ha estado desempleado desde entonces. Inicialmente trató de buscar un trabajo como profesor, pero sus intentos no tuvieron éxito debido a que no tenía un diploma de pedagogía reconocido en Suiza.

Con el tiempo, Salam se convenció de la necesidad de flexibilidad y de la búsqueda de trabajo en otros campos, como hoteles y restaurantes, pero no tuvo suerte. Por otra parte, Salam no se ocupa en empleos de limpieza o albañilería porque estas tareas no se ajustan a sus capacidades físicas y de salud.

La situación de Salam no es un caso único. Algunos de nuestros seguidores se han quejado de sus experiencias negativas en el mercado laboral suizo. Baste este ejemplo de Mahmoud: "Muchas empresas exigen a los refugiados condiciones como el dominio de dos o más idiomas, certificados y experiencia que no se encuentran en Oriente Medio, sin mencionar la exigencia del CFC (Certificado Federal de Competencia Profesional)".

En efecto, los inmigrantes en general y especialmente los llegados de terceros países (es decir, no miembros de la Unión Europea o de la Asociación Europea de Libre Comercio) se enfrentan a diversos obstáculos en el mercado laboral. Para Suzanne Taisman no hay imposibles, aunque la tarea es difícil a veces, dice la directora de MosaiQ en Zúrich.

Pregunté a la consultora de empleo sobre las oportunidades del artista sirio, Salam, como uno de los muchos ejemplos, y Taisman aseguró que tiene muchas posibilidades. O bien obtiene un título en el campo de la educación, busca centros de educación no gubernamentales en los que pueda enseñar o comienza a formarse como ayudante de profesor o maestro en una escuela.

Susan Taisman, dirigió durante 22 años una empresa de consultoría para apoyar a los extranjeros en paro a encontrar un nuevo trabajo. Actualmente es directora de programas del Centro HEKS MosaiQ de Zúrich y se especializa en la prestación de asesoramiento y apoyo a los inmigrantes en el reconocimiento de sus diplomas extranjeros. Asimismo, les proporciona ayuda en la evaluación de sus aptitudes prácticas y les aconseja sobre cualquier formación adicional que puedan necesitar para ejercer su profesión en Suiza. 

Taisman observa que las oportunidades de apoyar a un inmigrante con permiso de estancia difieren a nivel cantonal y municipal en Suiza: "Por ejemplo, un municipio se negó a financiar el estudio de una refugiada. Ella se mudó a otro cantón, y allí las autoridades responsables acogieron su deseo de estudiar y la apoyaron con una beca".

Gracias a la labor de MosaiQ un farmacéutico de Siria obtuvo un empleo en una farmacia en este país y una joven palestina pudo asistir a la universidad en San Gallen.

La labor del centro no se limita a la búsqueda del trabajo adecuado, sino que se extiende a la mejora de las oportunidades, mediante el reconocimiento de los certificados o la búsqueda de una beca o un lugar para la formación profesional o la capacitación práctica "porque puede ser una forma más rápida y fácil y puede acercar a una persona a la práctica de una profesión que le interesa", según Taisman.

Por otra parte, Taisman señala la importancia de "ser flexible y estar abierto a las alternativas".

¿Qué es posible y qué es imposible?

En Suiza hay dos tipos de trabajos: los que tienen reglamentos y los que no los tienen. Los empleos regulados se encuentran en campos como la medicina, la psiquiatría, la fisioterapia y la abogacía. Estas actividades requieren títulos reconocidos en Suiza. Este es un problema al que se enfrentan las personas que vienen de terceros países.

Taisman resume cómo superar los obstáculos a los que se enfrentan los investigadores extranjeros y cómo superarlos: "Ayudamos a buscar la mejor manera de que una persona encuentre un trabajo que se ajuste a sus cualificaciones académicas. Esto puede ser a través del reconocimiento de sus cualificaciones, y esto no siempre es posible.  Una persona de un tercer país necesita un nivel de idioma B1 para tener acceso a la formación profesional y nivel C1 para obtener un empleo.

Hay trabajos que son difíciles de ejercer, como la abogacía, sobre todo si se trata de una persona de edad muy avanzada. "Sería realista que alguien menor de 35 años volviera a estudiar derecho. En general, los jóvenes tienen mejores oportunidades en el mercado laboral, lo que también se aplica a la fuerza laboral local", según Taisman.

"Cada caso debe ser considerado por separado".

Pero a pesar de la existencia de estas regulaciones para trabajos específicos, todavía hay otras puertas a través de las cuales es posible entrar en ciertos campos de trabajo. "Depende del campo de especialización y del cantón. Cada caso debe ser considerado por separado”, indica la especialista.

“Es difícil para los médicos, por ejemplo, encontrar un trabajo en Zúrich porque muchos quieren trabajar en Zúrich, mientras que puede ser más fácil encontrar un trabajo en el cantón del Valais, que sufre de escasez de médicos".

Añade que puede ser relativamente fácil para una persona registrarse como médico en la Oficina Federal de Salud Pública, pero los médicos procedentes de terceros países no obtienen permiso para abrir una clínica privada sin obtener un certificado suizo.

¿Debería aceptar un trabajo por debajo de mis cualificaciones?

En muchos casos, algunas personas se ven obligadas a realizar trabajos que no les convienen o quedan relegadas al desempleo. Algunos de nuestros seguidores criticaron a las agencias responsables del empleo en Suiza, que rápidamente les ofrecen trabajos sencillos debido a los obstáculos que impiden laborar en el campo de la especialización:

"Tengo un doctorado en administración y me pidieron que trabajara como limpiador de baños en un lugar... respeto cualquier profesión, pero es una lástima desperdiciar un recurso humano capacitado... “, nos escribió Huda Abdullah.

Lo mismo opina Afkar Althmbchi: "Está claro que hay una estrategia en el caso de los refugiados en el mercado de trabajo que los dirige al sector de los servicios, incluso si están altamente cualificados."

Taisman aconseja trabajar aunque al principio el empleo no se ajuste a las calificaciones: "En las esferas de la asistencia, la higiene y la construcción siempre hay necesidad de mano de obra y esta es una forma de entrar y permanecer en el mercado laboral, reunir experiencias, ganar dinero, mantener el ritmo de la vida laboral y mostrar el deseo de trabajar, la flexibilidad y la apreciación del valor del trabajo, pero a cambio hay que tener cuidado de no permanecer demasiado tiempo en este lugar y de que la persona busque paralelamente oportunidades para ejercer profesiones que satisfagan sus inclinaciones y sean compatibles con sus calificaciones".

En Suiza, hay diversas posibilidades de encontrar respaldo en la mejora del perfil profesional del inmigrante legal en Suiza, entre las que se encuentra MosaiQ, en la parte germanófona de Suiza, y Découvrir, en la parte francófona, organización que también espera abrir una línea de ayuda para todos los interesados en otras zonas del país.

End of insertion
Compartir este artículo