Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Por qué las mujeres viven más que los hombres?

Los darwinistas afirman que la mujer tienen una predisposición genética a vivir más.

(Keystone)

En Suiza, un hombre aspira hoy a vivir 79,8 años; una mujer, 84,4 años. No obstante, el panorama mejora para los varones, hace sólo dos décadas la brecha era de 7 años.

La Oficina Federal de Estadística (OFS) de Suiza explica las razones: los hombres son más propensos al consumo de alcohol y tabaco; a las riñas, accidentes y empleos de alto riesgo.

Cuando estadística y demografía convergen, ofrecen un interesante retrato de la población y sus costumbres.

En Suiza, como en el resto de Europa según consta en los primeros registros estadísticos formales que datan del siglo XVIII, el sexo femenino goza de una esperanza de vida mayor que los varones.

Los darwinistas afirman que la mujer -y las hembras del reino animal- tienen una predisposición genética a vivir más por razones de orden práctico: son las encargadas de garantizar la supervivencia de las especies.

Pero hay más de una teoría sólida. La carga masculina de testosterona podría ser la principal responsable de que los varones sean más proclives a tomar riesgos físicos que con frecuencia les cobran con la vida.
A los 20 años de edad, según la propia Oficina Federal de Estadística (OFS), un hombre enfrenta tres veces más riesgos de morir que una mujer.

Retrato demográfico

La OFS presentó este verano (31.07) un retrato demográfico de Suiza en 2009.

“Después de una decena de años, el número de decesos se ha estabilizado alrededor de los 62.000 por año. Concretamente, el año pasado se registraron 62.500 muertes, un 2% más que el año previo”, refiere en el estudio Estadística de los movimientos naturales de la Población.

Y detalla que la esperanza de vida progresa únicamente para los hombres, al pasar de 79,7 años en 2008 a 79,8 años en 2009. Para las mujeres se mantiene en 84,4 años desde el 2008.
Las últimas décadas han sido generosas con el género masculino. En 1992, la brecha entre lo que podía vivir un hombre y una mujer era de 6,9 años (siempre a favor de ellas), actualmente es de sólo 4,6 años.

Pero curiosamente, aunque los hombres avanzan en este dominio, sólo a las bondades de la medicina, no a una menor toma de riesgos.

Nonagenarios

Los investigadores Laurence Seematter-Bagnoud y Fred Paccaud, del Instituto Universitario de Medicina Social y Preventiva (IUMSP) de Lausana, en colaboración con homólogos franceses, estiman que para el año 2050, un varón suizo aspirará a vivir 87,5 años, mientras la mujer helvética tendrá una expectativa de 91,5 años.

Pero esto se explicará exclusivamente en la eliminación de algunas enfermedades cardiovasculares, lo que permitiría ganar 3,1 años a los hombres y 2,7 años a las mujeres.

En la cura de algunos tipos de cáncer, lo que permitirá ganar poco más de 2 años de vida a los dos sexos. Y en la eliminación de enfermedades como la diabetes, que permitiría alargar la esperanza de vida un mes de vida para el sexo femenino y tres meses para el masculino.

Sin embargo, aunque los ancianos del 2050 habrán ganado casi ocho años con respecto a los actuales, seguirá viva una brecha de cuatro años entre lo que viven ellas y ellos, lo que confirma que la testosterona seguirá jugando el rol que ha ejercido hasta hoy.

El efecto del alcohol

Cada año mueren 2.200 suizos a causa del alcohol, confirma a swissinfo.ch el Instituto Suizo de Prevención del Alcoholismo (ISPA).
En tres de cada cuatro ocasiones, esto se debe a enfermedades derivadas del abuso crónico de la bebida. El caso restante está vinculado a actos violentos o accidentes ocurridos mientras la víctima se hallaba en estado etílico.

Y las cifras vuelven a ser reveladoras con respecto a la relación entre las muertes y el sexo de las víctimas.

Dos tercios de los decesos ligados al alcohol corresponden a varones. Y el tributo principal lo pagan los jóvenes.
Concretamente, según la OFS, 11% de las muertes de hombres de entre 15 y 34 años están vinculadas al abuso del alcohol.

De ahí la importancia, destaca ISPA, de entender que prevenir el abuso del alcohol es un camino eficaz para preservar la salud y la vida de los jóvenes de ambos sexos, pero especialmente de los varones.

Tabaco y cambio de hábitos

Con el tabaco sucede lo mismo. En 2009, según la OFS, se perdieron 9.250 vidas a causa del tabaquismo, el 65% eran varones y el 35% mujeres.
Estos datos representan el 5% de los decesos femeninos en Suiza y el 20% de los masculinos.

“Las mujeres llegaron más tarde al tabaco, comenzaron en los años 60 con la liberación femenina y los problemas de salud aparecen, como es previsible, entre 20 y 30 años más tarde, pero las cifras tenderán a igualarse, y lanzamos una alerta en este sentido”, explica la organización helvética Stop Tabac al hablar sobre este tema.

Y ofrece un dato par la reflexión: en una décadas podrían morir de forma prematura más mujeres a causa del cáncer de pulmón (derivado del tabaquismo) que de cáncer de seno, con la diferencia de que el segundo es altamente curable.

Con lo que, natura y ciencia ponen su grano de arena para alargar la vida de ambos sexos. Pero los seres humanos han de hacer lo propio.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Cifras

Suiza es un país que cerrará en 2010 con una población de 7,7 millones de habitantes.

Y su población aumenta de forma irregular (entre 50.000 y 100.000 personas por año) gracias a los nacimientos, pero sobre todo, a los flujos migratorios.

Los expertos alertan sobre el hecho de que Suiza vivirá un “estancamiento demográfico” durante la próxima década. Entre 2010 y 2020, se prevé que la población crezca sólo en 200.000 habitantes.

Desde 1970 y hasta el año 2000, la esperanza de vida aumentó a razón de 3 meses año con año en Suiza. Durante esta década avanza a razón de 2,4 meses.

Actualmente, las mujeres suizas tienen 30,1 años –como media- cuando nace su primer hijo, frente a los 28,9 años del 2000, lo que se explica en la ampliación de la esperanza de vida y es su creciente participación en el mercado productivo.

Fin del recuadro

MEJOR EQUIPADAS

Independientemente de sus hábitos de vida o de su menor propensión natural al riesgo, el cuerpo femenino posee una serie de características que operan a su favor en términos de supervivencia.

Cuenta con una combinación cromosómica “XX”, frente al “XY” de los varones. Si alguno de estos cromosomas de género sufriera daños o mutaciones, es posible compensar el cambio, lo que no es posible para su contraparte masculina.

Y según investigaciones conducidas por la Universidad John Moores de Liverpool, el corazón femenino envejece mucho menos que el masculino.

Una mujer de 70 años puede poseer un corazón con características semejantes a la de una mujer de menos de 25 años, lo que jamás sucede en el caso de los varones.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes