Navigation

Idea suiza de donar bicicletas a niños argentinos

Con su proyecto ‘biCHis’, para facilitar el acceso de los niños del noroeste argentino al colegio mediante el uso de bicicletas, Irene Nuño Gómez fue una de las galardonadas del concurso ‘De la juventud y las ideas’, convocado por el presidente Didier Burkhalter para los empleados más jóvenes del Ministerio suizo de Exteriores.

Este contenido fue publicado el 28 diciembre 2014 - 11:00
Norma Domínguez, Buenos Aires, swissinfo.ch
Irene Nuño Gómez propuso dotar de bicicletas a niños del norte argentino que deben recorrer kilómetros a pie para llegar a la escuela. swissinfo.ch

Irene Nuño Gómez, joven pasante en la Embajada de Suiza en Buenos Aires, advirtió que era una excelente oportunidad para proponer una idea que tenía girando en su cabeza y que podía ayudar a los niños de zonas muy pobres y rurales de Argentina a llegar al colegio sin tantas dificultades.

Cuando una bici puede hacer la diferencia

Pocos días antes de regresar a su Suiza natal, Irene contó a swissinfo.ch cómo nació la idea de biCHis:

“Fui de viaje a Salta y Jujuy con un amigo, y recorriendo las rutas en coche vi a muchos niños que caminaban kilómetros a la vera de la carretera con sus mochilas, marchando hacia la escuela, mientras los autos les pasaban junto y a toda velocidad”.

“Ahí tuve la idea de cuánto podría ayudarles una bicicleta a ir más cómodos. Se cansarían menos, llegarían más rápido y sería divertido para ir a estudiar, ya que son distancias largas y para sus padres es muy difícil comprarles una bici porque el costo, a veces, equivale a un sueldo mensual”.

Investigando en la zona, la joven suiza pudo conocer más de la realidad de estas poblaciones rurales y del sacrificio que estos pequeños hacen para llegar al colegio. Tanto, que a veces deciden quedarse en sus escuelas de lunes a viernes, sin regresar a sus casas, para evitar el duro traslado y los riesgos que implica. O peor aún: abandonan la escuela.

Acerca del Concurso

La idea de este concurso, abierto a los empleados más jóvenes del Ministerio de Exteriores, fue para poner en marcha proyectos que llevan los valores de la Constitución Federal para su política exterior: paz, derechos humanos, democracia, desarrollo sostenible y reducción de la pobreza.

En total, 41 proyectos se presentaron entre agosto y noviembre por jóvenes que trabajan para el Ministerio en los cuatro puntos cardinales del globo. Esta competencia fue parte del tema elegido para el 2014 por la Confederación. “La Suiza y el mundo: juventud, trabajo, apertura”

Creyó que podría evitar la deserción escolar que se da debido a las largas distancias y al peligro que conlleva recorrerlas a pie.

End of insertion

“Cuando el embajador Hanspeter Mock me contó sobre el concurso que había lanzado el Presidente de la Confederación, pensé que sería una idea viable, posible y que encajaba perfecto para lo que proponía”, relata entusiasmada Irene, y detalla:

“Ahí mismo nos sentamos durante días con la agregada cultural Isabelle Mauhourat a ver los proyectos de cooperación que la Embajada estaba realizando en esas zonas, con qué ONGs, y cómo se podría viabilizar esta idea, porque ‘biCHis’ contempla un taller de reparación para que los propios chicos arreglen las bicicletas, que serían del colegio”

“El espíritu de Suiza en sus colores”

Mientras ahora se relacionan con otras organizaciones solidarias que reciben bicicletas donadas y piensan cómo se podrían recibir también de personas que las donen desde Suiza, Irene tiene claro que el papel del taller -que podrían ayudar a armarlo con la Cooperación- sería fundamental.

“La idea es que cada chico aprenda a reparar la bicicleta que le asignen, a cambiar las ruedas, poner la cadena si se sale, y esas cosas, y que las pinten de rojo y blanco, así llevan el espíritu de Suiza en sus colores”.

“Cuando me premiaron, supe que lo mejor que tenía mi proyecto era su posibilidad de llevar adelante y que tendría un efecto muy positivo en esos niños”.

Irene tiene 27 años e hizo un máster en Economía Política con especialidad en Ética y Derechos Humanos. Esta pasantía que ha cursado en la representación de suiza en Buenos Aires le ha hecho dar cuenta de que desea trabajar en cooperación internacional, y que le encantaría que sea para la Agencia Suiza para el desarrollo y la cooperación, COSUDE.

Mientras ya están hechos los primeros contactos con escuelas del Norte argentino, la joven se imagina completando su campaña por las bicicletas a través de las redes sociales, y concluyéndola a la distancia con la ayuda de la Embajada.

El orgullo de participar

Mauhourat festejó la convocatoria que abrió el Presidente de la Confederación, y destacó que es la primera vez que se hace:

“Para nosotros fue un orgullo poder participar. Apenas llegó el Proyecto el embajador Mock nos dio todo su apoyo e Irene ya tenía la idea en su cabeza, la que surgió de la realidad que vio viajando por la Argentina”.

“Nosotros consideramos que era un proyecto totalmente viable, sabemos de las distancias que tienen que recorrer los chicos para llegar a la escuela, y por eso también incluimos el elemento del taller de reparación de las bicicletas”.

“Estamos buscando donaciones en Suiza ya que algunas ciudades ponen a disposición bicicletas para el turismo, y como son partidas que se renuevan regularmente, podrían ser donadas. Pero también trabajando con otras ONGs locales para conseguirlas”, relató y anunció:

“Una de nuestras áreas prioritarias en la Cooperación es en el Noroeste argentino, fundamentalmente con la niñez y la educación, y ya tenemos marchando varios proyectos en ese sentido. Ahora acabamos de abrir nuevamente la convocatoria de Proyectos de Cooperación hasta el 31 de enero”.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo