Navigation

COVID-19: en Suiza, más contagios que en otros países y medidas menos severas

En Suiza acaba de entrar en vigor la obligación de llevar mascarilla en espacios abiertos cuando no se puede respetar las distancias. Keystone / Anthony Anex

Durante las últimas semanas, Suiza ha experimentado uno de los aumentos más rápidos de casos de COVID-19 en el mundo y ahora es uno de los países con mayor incidencia. Para frenar la segunda oleada, el Gobierno anunció la semana pasada nuevas medidas, que sin embargo siguen siendo leves comparadas con las que se han tomado en otros países.

Este contenido fue publicado el 04 noviembre 2020 - 09:47

Todo ha ocurrido muy rápido. A principios de mes, la incidencia del coronavirus en Suiza todavía estaba por debajo de los 60 casos por 100 000 habitantes (promedio de 14 días), muy por debajo de lo observado en muchos países. Pero en tres semanas, el número de infectados ha explotado.

Contenido externo
Contenido externo

El país alpino tiene ahora una de las incidencias más altas del mundo (el 30 de octubre, más de 900 casos por cada 100 000 habitantes, según la Oficina Federal de Salud Pública).

Matthias Egger, miembro del grupo de trabajo de la Confederación dedicado al coronavirus, comentó lo siguiente en Twitter sobre la evolución de la pandemia: el 14 de octubre, Suiza superó a Estados Unidos; el 20 de octubre pasó a España y Reino Unido; superó a Francia el 22 de octubre y a los Países Bajos el 27 de octubre.

¿Serán suficientes las nuevas medidas?

Desde el desconfinamiento en primavera, el Gobierno federal ha optado por medidas sanitarias bastante flexibles en comparación con otros países, según el "stringency index" (un "índice de rigor" de las medidas para luchar contra la COVID-19), elaborado al comienzo de la pandemia por la Universidad de Oxford.

Contenido externo

En función de su situación epidemiológica, los cantones son libres de optar por una estrategia más estricta, y varios lo han hecho ya. A escala federal, el 18 de octubre se anunció una primera serie de medidas más restrictivas destinadas a frenar la circulación del virus, pero la situación solo empeoró en Enlace externolos diez días siguientesEnlace externo, según la RTS (Radio Televisión Suiza, la cadena francófona del grupo SSR, del que también forma parte SWI swissinfo.ch).

Por ello, el Consejo Federal anunció el pasado miércoles un reforzamiento de su estrategiaEnlace externo: ampliación del uso de la mascarilla, especialmente al aire libre, reuniones limitadas, discotecas cerradas, cierre de restaurantes y bares a las 23.00 horas, etc. El obierno también decidió introducir pruebas de detección rápida a partir del lunes, con el fin de aislar los casos positivos más rápidamente. Hasta ahora, Suiza ha sido uno de los países que realizaba mEnlace externoenos pruebas por habitante.

Para gran parte de la prensa, "ya Enlace externoera horaEnlace externo" de que el Consejo Federal interviniera. Sin embargo, los primeros efectos de estas medidas no deberían sentirse hasta dentro de dos semanas. Y mientras varios países europeos han tomado medidas drásticas en los últimos días (reconfinamiento, toques de queda, cierre total de establecimientos abiertos al público, etc.), el enfoque suizo todavía parece moderado en comparación con otros países.

"No estoy completamente seguro de que estas medidas logren romper el crecimiento exponencial actual, que es muy preocupante para nuestro sistema sanitario", declaró el jueves en la RTS Enlace externoel epidemiólogo Antoine Flahault, director del Instituto de Salud Global de la Universidad de Ginebra.

Aunque reconoce que la tasa de contagio actual es más baja que en marzo, y que las medidas ciertamente no deberían ser tan fuertes como en la primavera pasada, cree que "lo que se necesita son medidas de confinamiento, el cierre de bares y restaurantes, etc.”. Y cita el ejemplo de Irlanda, donde la vuelta al confinamiento ha sido eficaz, así como en Gales.

Contenido externo

De momento, el ministro responsable de Sanidad, Alain Berset, defiende en todo caso su estrategia de enfoque diferenciado según las regiones y rechaza la acusación de que el Consejo Federal haya reaccionado demasiado tarde. Y en una entrevista con NZZEnlace externo publicada el viernes dijo categóricamente: "Los científicos no dirigen Suiza".

Traducción del francés: José M. Wolff

Únase a la conversación

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.