Davos, un billón de árboles contra el cambio climático

¿Cómo diseñarías un árbol?, pregunta el Foro de Davos a los asistentes, al tiempo que los invita a ser parte de la solución de los problemas medioambientales. World Economic Forum / Sikarin Fon Thanachaiary

El Foro de Davos lanza un ambicioso desafío al mundo: plantar un billón de árboles de aquí a 2030. El escéptico gobierno de Estados Unidos ha aceptado el reto. También América Latina, aunque en su caso el reto es grande, porque es una de las regiones más laceradas por la deforestación. Un estudio de la Universidad de Berna analiza los estragos de las selvas latinoamericanas y sugiere posibles soluciones.

Este contenido fue publicado el 23 enero 2020 - 15:00
Andrea Ornelas, swissinfo.ch

En Davos 2020 todo se ha pintado de verde. El nuevo capitalismo de las partes (stakeholder capitalism), como lo llama el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), busca combatir la desigualdad social, pero también atender con urgencia los retos climáticos.

El miércoles, la agenda medioambiental del Foro quedó marcada por el lanzamiento formal de la ambiciosa iniciativa ‘Un billón de árboles’ (1t.org), que ha sido catapultada internacionalmente por el WEF, pero ideada por Marc Benioff, presidente de la empresa de software Salesforce.

El empresario estadounidense Marc Benioff (centro) fue punto de partida de la iniciativa “Un billón de árboles”. ​​​​​​​ World Economic Forum / Valeriano Di Domenico \r

“¿Quién está en contra de los árboles? ¡Nadie lo está!”, declaró Benioff el miércoles durante un encuentro con la prensa. “Todos podemos contribuir sin importar si somos estudiantes, emprendedores, miembros de un gobierno o de una organización civil”, añadió.

Hindou Oumarou Ibrahim, activista medioambiental de Chad, pide integrar a las comunidades indígenas de África y Latinoamérica en la reforestación. World Economic Forum / Valeriano Di Domenico \r

Entusiastas del cambio

El presidente estadounidense, Donald Trump, perenne escéptico en materia de temas medioambientales, confirmó en Davos que no permitirá que los socialistas radicales destruyan la economía de EEUU ni arrebaten la libertad a sus ciudadanos. Sin embargo, aceptó que su país se sume a la cruzada para sembrar un billón de árboles.

Las economías emergentes también reaccionaron positivamente, aunque tendrán además el desafío de encontrar los recursos necesarios para cumplirlo. En una charla con la prensa transmitida por Internet, Hindou Oumarou Ibrahim, geógrafa y activista medioambiental de Chad, advirtió que para que la iniciativa de plantar árboles sea exitosa deben ser incluidas las poblaciones indígenas.

“Los árboles son parte de nuestra vida, de nuestro bagaje, son nuestra escuela. En Chad estamos felices de tomar parte de esta iniciativa, pero debe considerar a la gente que vive en las selvas e implicarla activamente en la reforestación. Los pueblos indígenas son los que más pueden ayudar a África y Latinoamérica a recuperar las especies nativas que han perdido y a restaurar ecosistemas dañados”, dijo.

Para Oumarou Ibrahim, “la tecnología es importante porque agiliza las soluciones, pero sin el conocimiento ancestral de los pueblos nativos, poco se avanzará”.

Colombia, toma el timón

Los gobiernos de Brasil, México y Argentina han expresado desde 2019 su interés por redoblar el ritmo de sus proyectos de reforestación. Sin embargo, ha sido Colombia, cuyo presidente Iván Duque asiste a la actual edición del WEF, la que ha asumido el protagonismo de este tema ante la comunidad global de negocios.

Contenido externo

​​​​​​​

“La iniciativa de plantar un billón de árboles marcará un antes y un después para el mundo. Colombia tiene, por ejemplo, el 50% de los páramos del mundo [ecosistemas que mantienen los ciclos del agua permitiendo que la neblina se trasforme en recursos hídricos que alimentan lagos, ríos y embalses] y el 35% de las selvas amazónicas, así que nos interesa trabajar activamente”, afirmó.

La meta “es plantar 180 millones de árboles para agosto 2022. De este total, 60 millones deberán ser plantados este año, razón por la que llamamos a los gobiernos locales, a la sociedad civil y a las organizaciones medioambientales a participar”, precisó el mandatario colombiano.

Colombia ha creado recientemente un Consejo Nacional contra la Deforestación y ha puesto en marcha la campaña “Artemisa” para luchar contra la deforestación en la selva tropical.

Contenido externo


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo