Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Reducir la pobreza es concebible si hay acceso a la justicia



La mujer y la juventud, en el centro de los programas.

La mujer y la juventud, en el centro de los programas.

¿Cómo evitar que el hombre maltrate a la mujer? ¿Qué hace falta para acelerar la participación ciudadana, sobre todo de las mujeres y los jóvenes, en los sitios más remotos de un país extenso e insuficientemente comunicado como es Bolivia?

Información, sensibilización y más información sobre los derechos y las obligaciones que la nueva Constitución garantiza, señala a swissinfo.ch, Ursula Laeubli, directora residente adjunta de la COSUDE.

Luego de tres años a cargo del área de Gobernabilidad en COSUDE retorna a Suiza con muchas experiencias recogidas en el país andino y el convencimiento de que una vida digna sin pobreza ni aislamiento es posible sólo si cada ciudadano, particularmente en el área rural, participa plenamente en la vida política del país.

“El simple hecho de extender un certificado de nacimiento a quienes ni sabían de este documento ha permitido que muchos  participen en votaciones o cobren su Renta Dignidad (bono otorgado a los ancianos)”, ilustra Ursula Laeubli destacando que el acceso a la justicia se convierte en instrumento para avanzar a una vida mejor.

En este contexto de un Estado plurinacional (36 etnias reconocidas) que se reestructura sobre la base de una nueva Constitución,  de expectativas y exigencias de la población marginalizada, COSUDE adecúa sus programas de cooperación.

Datos alentadores

El gobierno de Evo Morales se siente halagado con datos que le acreditan adelantos, entre ellos el lugar 95 de 169 países analizados por el Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD o el de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) cuyo tenor señala que el índice de pobreza en Bolivia en el año 2000 era de 51% y en el 2009 bajó a 35%. Tal avance obedece esencialmente a la transferencia de recursos condicionados en forma de bonos (subsidios) destinados a sectores desfavorecidos (ancianos, niños, madres) de la sociedad.

Sin embargo, el proceso de cambio emprendido por el primer presidente indígena tropieza a menudo con la impaciencia de quienes nada tuvieron y pretenden lograr todo cuanto antes. Con este telón de fondo, el área de fomento de la buena Gobernabilidad y democracia de COSUDE trata de aportar a la concienciación con dos programas complementarios basado en el enfoque de derechos humanos una de promoción de  Cultura ciudadana y el otro de Fortalecimiento de Capacidades Institucionales (Fordecapi).

El primero de ellos trabaja desde la sociedad civil enfocando los derechos y los deberes individuales. “En Bolivia había mucho empoderamiento, los ciudadanos tienen que darse cuenta de que además de sus derechos tienen que cumplir con sus deberes”, sentencia Laeubli.

El segundo, Fordecapi, fortalece las capacidades del Estado “para responder de manera pacífica a las demandas de la sociedad civil sobre la base una política pública”, ámbito en el que COSUDE ofrece apoyo técnico a los ministerios en los sectores que tiene experiencia: mujeres y jóvenes, los más necesitados de atención.

El funcionario público debe a su vez conocer el alcance de las nuevas políticas públicas y los acuerdos internacionales ratificados por el Estado, para evitar la vulneración de los derechos humanos y el abuso. A propósito, la directora residente adjunta de COSUDE cita la aplicación, por primera vez en Bolivia, del examen periódico universal de la ONU con recomendaciones para sensibilizar al funcionario público.

Otro aspecto destacable es el derecho a la consulta establecida en la Constitución y en  un acuerdo de la Organización Internacional del Trabajo cuyo artículo 169 sentencia que los pueblos indígenas, los más vulnerables, sean consultados en asuntos que les conciernen, por ejemplo si se trata de una ley para un proyecto de recursos naturales donde viven. A partir de esta norma “hemos podido contribuir desde COSUDE con la primera consulta sobre la ley de deslindes a nivel nacional con una metodología desarrollada conjuntamente con la Oficina de la ONU de derechos humanos”. Las organizaciones de los pueblos autóctonos participaron opinando sobre la forma de delimitar materias y territorios, así como los asuntos de justicia indígena y justicia formal.

Vacuna contra la violencia

Ursula Laeubli recuerda con entusiasmo el  grupo de jóvenes que en el norte de Potosí tomó este rótulo y un ‘sticker’ (pegatina)  para ir de casa en casa informando sobre los daños que causa la violencia intrafamiliar, en el marco de los programas de información y concienciación del Programa de Apoyo a la Democracia Municipal (PADEM) que es parte del programa de cultura ciudadana.

“Una mujer golpeada no sale a la calle a ejercer sus derechos políticos y sociales, y eso pasa en todo el mundo” , señala la directora residente de COSUDE refiriéndose a esta tragedia social cuyas consecuencias se reflejan en los hijos. Sensibilizar sobre el tema y conseguir que aumente el número de mujeres que acudan a un centro de servicio municipal y denuncie el delito. “Tenemos que fortalecer esos centros y asegurar una atención profesional”.

Más aún, la sociedad y los hombres deben comprender y prestar apoyo a la mujer sometida a tan difícil situación por dependencia económica del esposo, ofreciéndole la posibilidad de una alternativa económica que no la fuerce a volver a su casa.

En este contexto remarca los buenos resultados que los programas del PADEM obtienen en este ámbito con el fortalecimiento de  los SLIM (Servicio Legal Integral Familiar Municipal ), oficinas de atención gratuita y de defensa psicológica, social y legal en favor de las mujeres e hijos.  Éstos últimos asisten a talleres culturales que con ayuda de pasajes de teatro y otros les ayuda a expresar las experiencias (tal vez traumáticas) vividas. Un ejemplo es precisamente la acción ‘Vacuna contra la violencia’ en el norte de Potosí.

Cabe recalcar que el papel del ciudadano en la gestión municipal se ha institucionalizado desde la puesta en vigencia de la participación popular. De manera que la rendición de cuentas y la información constituyen parte del ejercicio democrático. Sin ser la panacea, el nivel municipal es lo más cercano de la ciudadanía.

Ya con las valijas hechas, Ursula Laeubli esboza dos mensajes previos a su partida: “Es importante velar que hay pesos y contrapesos, y que la ciudadanía debe participar activamente en la construcción de este nuevo Estado plurinacional donde con una visión nueva se sientan todos representados. A las mujeres maltratadas que busquen apoyo en los SLIM, que eduquen a sus niños, les enseñen sus derechos y comuniquen sus necesidades propias para no ser instrumentalizar”.

Bolivia

Bolivia tiene una población de 10.227.269 habitantes y una superficie de 1.098.581 Km2.

69% de la población es de origen indígena: quechuas, aimaras, guarines y otros, es la mayor población indígena de toda América.

La población femenina es de 4.541.846 mujeres, frente a 4.427.200 varones, lo que vendría a representar un 51.2% del total de la población.

Los niños y adolescentes de Bolivia son cerca de 4,5 millones, un 47 por ciento de los casi 10 millones de habitantes del país, según el estudio de la UNICEF concluido a fines del 2009.

De acuerdo con los estudios de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), en 2000 el índice de pobreza en Bolivia era de 51%, índice que bajó en 2009 a 35%.

La implantación del padrón biométrico ha elevado en casi un 30% la presencia de los electores.

A diferencia de Suiza, donde el voto es voluntario, en Bolivia es obligatorio y no se puede sufragar por correspondencia.

No es raro que los electores de lugares remotos deban recorrer varios kilómetros a pie para llegar a las urnas.

El examen periódico universal (EPU) que en febrero del 2010 examinó al Estado boliviano tomando en cuenta un informe de la sociedad civil volverá a revaluar a Bolivia en el 2014.

Fin del recuadro

COSUDE

La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación está presente en Bolivia desde 1969. Realiza o respalda varios proyectos de desarrollo, sobre todo en el área rural, como parte sustancial de su compromiso con la lucha contra la pobreza.

En los últimos 25 años, los proyectos de la COSUDE en Bolivia han contribuido a impulsar la democratización del país: descentralización, refuerzo de la autonomía municipal, participación ciudadana y buena gobernabilidad.

Bolivia es país de concentración de la ayuda helvética al desarrollo en América Latina.

El presupuesto conjunto que asignan la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Secretaría de Economía (SECO) para la gestión 2011 es algo más de 23 millones de francos.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×