Abre primera casa para inmigrantes en Chile

Este contenido fue publicado el 24 diciembre 2019 - 08:00


Miembros del servicio de la Casa de Acogida de la Cruz Roja Chilena, con el embajador suizo en ese país, Arno Wicki (al centro). Romina Vogel

La primera Casa de Acogida para Inmigrantes de la Cruz Roja en Chile abrió sus puertas, con un respaldo de 100 000 franco suizos por parte de Suiza. Recibe a inmigrantes en situación de vulnerabilidad.

El Presidente Nacional de Cruz Roja Chilena, Patricio Acosta, y el Embajador de Suiza en Chile, Arno Wicki, inauguraron en la comuna de La Florida, la primera Casa de Acogida para Migrantes de la institución en el país.

Este centro especializado de la Cruz Roja Chilena en Santiago cuenta con el respaldo de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y ofrece alojamiento, alimentación, servicios higiénicos y apoyo psicosocial a los inmigrantes sin techo, especialmente para resolver sus trámites migratorios.

“Estamos complacidos de apoyar a la Cruz Roja Chilena en la realización de esta casa de acogida para migrantes. Hoy más que nunca es necesario ir en ayuda de los más vulnerables", indicó el embajador de Suiza en Chile, Arno Wicki.

Patricio Acosta, presidente de la Cruz Roja Chilena considera que esta casa es “un verdadero trampolín humanitario que permite incorporación a su nueva realidad a los inmigrantes”.

La estancia es limitada a menos de dos meses, y busca ser un puente hasta que los inmigrantes puedan conseguir una vivienda digna, trabajo y medios de vida que les aseguren una mayor estabilidad durante su proceso de inserción en la sociedad chilena.

Actualmente once personas de Venezuela y una de Kenia pernoctan en el lugar.

La Casa de Acogida opera con cupo para 60 extranjeros sin hogar. Se espera que este proyecto humanitario perdure con apoyo financiero de otras entidades públicas, privadas y donantes anónimos en Chile.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo