Navigation

No están a la espera de la muerte

Los autores del estudio entrevistaron a residentes de instituciones para personas mayores en diversas ciudades suizas. Keystone

Una investigación llevada a cabo en instituciones suizas para personas mayores encontró que 84% de sus residentes mantienen el deseo de seguir con vida, un resultado que desdice los prejuicios en torno a la vejez y la muerte.

Este contenido fue publicado el 30 agosto 2018 - 11:53
swissinfo.ch/ATS

El estudio, efectuado en el marco del Programa Nacional de Investigación (PNREnlace externo) de Suiza, abordó un tema básicamente inexplorado: la actitud de las personas de edad avanzada hacia la muerte. La idea era comprender si, por qué y cómo, los residentes de tales instituciones querían terminar sus días.

Los resultados de la investigación se difunden en un contexto de debates en Suiza sobre el uso práctico y moral del suicidio asistido, así como de las cada vez mayores expectativas de vida: con 83,3 años, Suiza tiene la segunda mayor del mundo después de Japón (84,2), según la Organización Mundial de la Salud (OMSEnlace externo).

Desafiando los prejuicios comunes y las preconcepciones, los resultados del estudio fueron una “sorpresa”, de acuerdo con uno de los coautores.

“En contraste con otros estudios sobre personas mayores en hospitales o en sus hogares, los residentes de las instituciones se consideran en buen estado de salud, bien apoyados por el personal, y no se sienten como una carga para sus seres queridos”, señaló la dra. Eve Rubli Truchard a la televisión pública RTS.

De las 380 personas encuestadas (mayores de 75 años), el 84% dijo que deseaba seguir viviendo, mientras que el 16% restante reveló un deseo de morir, pero por causas naturales. Solo un encuestado admitió querer acelerar el proceso.

En cuanto a las actitudes psicológicas hacia lo inevitable, solamente el 4% dijo no estar preparado para la muerte ni aceptarla. El 50% aseguró no estar listo, pero que podía aceptarla.

Una de las claves del estudio, según los autores, fue que el tema de la muerte no era un tabú en los hogares visitados. Por lo tanto, los investigadores recomendaron continuar el diálogo sobre el tema, ya sea con los seres queridos o con profesionales de la salud.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.