Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Testimonio de una suiza en la Ciudad de México

Todo cerrado en los lugares de cotidiano bullicio: el Mercado de La Merced", en la capital mexicana.

(Keystone)

Carole D. es una suiza asentada en la capital mexicana, donde la epidemia ha confinado a su población a permanecer en sus hogares desde el fin de semana pasado.

La Embajada de Suiza en México recibe numerosas llamadas de la comunidad helvética en ese país latinoamericano.

Se han suspendido los encuentros públicos, las clases, se han cerrado los museos, las zonas arqueológicas, los bares. El regente capitalino Marcelo Ebard advirtió que las medidas pueden durar diez días.

De cualquier forma, el fin de semana próximo es feriado del 1º al 5 de mayo, pero en el caso de Carole D., agente inmobiliaria de origen friburgués, no hay lugar a desplazamiento alguno. El prometido de su hija tiene fiebre y está en el hospital desde el martes pasado.

"Imagine mi angustia, ya que esta enfermedad es muy contagiosa y mi hija pasó todo el fin de semana con él, esperamos 24 horas... ¡y la aparición de los primeros síntomas para ir al hospital!"

"En la ciudad uno se cubre con tapabocas, uno intenta protegerse y respetar las consignas de seguridad, que son muy claras: lavarse las manos, tener tapabocas y, al menor síntoma, ir al hospital. Y en especial, se nos ha explicado que no hay que automedicarse el Tamilfu, ni tomarlo sin estar enfermo".

La suiza, de 55 años, explica que debido al gran calor que reina por ahora en la capital (33-34 grados centígrados) y al aire acondicionado, todo el mundo tose y es difícil saber quién está realmente enfermo".

"Parece que hay muchos jóvenes entre los fallecidos, pero espero que si se acude rápido al hospital y se recibe atención rápidamente, se tiene la oportunidad de sanar".

Mexicanos, concientes de la situación

Su hija no acude a la universidad desde el lunes pasado. Carole utiliza el cubrebocas. "Estoy en casa, escuchando los innumerables flashes de información en la radio y la televisión y navegando en Internet. La histeria mediática contribuye a ensalzar los temores entre la gente".

"No hay que salir al banco, a ninguna parte, las calles están increíblemente vacías desde el domingo, sin embotellamientos. Normalmente, los mexicanos son despreocupados, pero esta vez han tomado conciencia de la gravedad de la situación. Hay oficinas abiertas, pero lo encuentro ridículo".

Carle D. agrega que México no es Suiza, y que muchos mexicanos son aún muy indisciplinados y no siguen o siguen inadecuadamente las medidas de seguridad.

"El lunes, conté que unos 4 de 10 taxistas llevaban el cubrebocas. Y las paradas de autobús, como del metrobús, están llenas de pobre gente que se ve obligada a ir a trabajar".

Problema en el aeropuerto

Por ahora, la enfermedad ha provocado oficialmente la muerte de 7 personas en México. Pese a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), países como Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña o Japón han decidido suspender los viajes a México.

Las autoridades sanitarias suizas recomiendan igualmente desde el martes evitar los viajes a México, sobre todo, a la capital.

Para Carole D. la medida es tardía, pues está convencida de que el problema viene del inmenso aeropuerto de la Ciudad de México. Considera que las autoridades lo debían haber cerrado o impedir que la gente saliera.

Cuenta que, según el rumor, fue un estadounidense que visitó el país en abril el que inició el contagio. "El enfermó y regresó a Estados Unidos, y continuó allá todo. Estoy segura de que en el aeropuerto uno se contagia."

Rumores

La OMS declaró el martes que era probable que "casos sospechosos de gripe porcina en los Estados Unidos hayan podido transmitir el virus a otras personas en ese país, lo que significaría que la enfermedad se propaga más allá del entorno de viajeros que abandonan México".

La organización se base en el hecho de que "la fuente de algunas infecciones en Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña no se ha establecido", según el portavoz de la OMS, Gregory Hartl.

Como ocurre en este tipo de situaciones, corren rumores, y rumores de todos los niveles.

"Se dice que durante la visita del presidente Obama, quien estuvo por todas partes en México, al momento de acudir al Museo de Antropología, saludó al director de esa institución, quien murió tres días después, la semana pasada. No se sabe de qué, pero la gente habla."

La Embajada de Suiza, atenta

La representación helvética en México afirma haber recibido en los últimos días "un número considerable de llamadas telefónicas" de parte de suizos preocupados por la situación.

"Les informamos de las medidas a tomar, de acuerdo a las recomendaciones de la OMS y de las autoridades sanitarias locales. La página Internet está actualizada y se emite un boletín virtual a los miembros de la colonia helvética. Los consejos a los viajeros emitidos por el Ministerio de Exteriores son regularmente actualizados", explica el servicio de prensa.

En la misión suiza se han establecido medidas de protección a los colaboradores, por ejemplo, limitar los desplazamientos en la ciudad y hacer los realmente necesarios.

swissinfo, Isabelle Eichenberger
(Traducción: Patricia Islas Züttel)

26 casos sospechosos en Suiza

Las autoridades de sanidad helvéticas indican que se suman cada día más casos sospechosos del nuevo virus de influenza.

Este miércoles (29.04) se analizaron 26 pruebas para la detección del virus, pero hasta ahora no hay ningún caso confirmado.

Una célula de coordinación ha sido establecida entre el gobierno federal y los cantones para hacer un frente conjunto al desafío de reconocer eventuales casos de infección con el virus de influenza A del subtipo H1N1.

Por el contario, Alemania se sumó a la lista de países con casos confirmados, mientras que un menor de edad en EEUU murió a causa de la enfermedad.

Fin del recuadro
(swissinfo.ch)
(swissinfo.ch)


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×