Navigation

Skiplink navigation

Un boliviano dirige Ayuda Obrera Suiza en La Paz

Bolivia Keystone

El economista Martin Pérez coordina desde este 2010 las labores de solidaridad y ayuda al desarrollo que respalda Ayuda Obrera Suiza (AOS) en Bolivia. Toma el relevo de la suiza Renata Hoffman, quien tras 25 años se acoge a la jubilación.

Este contenido fue publicado el 09 junio 2010 - 14:56

“No cambia la apuesta de AOS por la promoción de los valores democráticos entre los jóvenes y la vigencia de los derechos laborales”, señala Pérez que deberá adaptar estos propósitos a la nueva realidad social y política del país andino.

El nombramiento de Martin Pérez no deja se ser novedoso, porque no es muy común que una institución extranjera confíe a un nacional el manejo de sus actividades. Sin embargo, la filosofía de AOS es muy familiar al experto de 39 años que desempeñaba la función de director del Programa de Apoyo a la Democracia (PADEM).

Un marco distinto

Desde enero de 2006 Bolivia tiene el primer presidente indígena de su historia: Evo Morales Ayma cuyo ascenso ha puesto en primer plano la presencia de 36 etnias (quechuas, aimaras, guaraníes, etc.); ha redactado una nueva Constitución que crea el Estado Plurinacional dotado de autonomías; ha nacionalizado los hidrocarburos y ha formulado varias intenciones de cambio para bien de los ciudadanos. No obstante los buenos propósitos, dos tercios de los casi 10 millones de bolivianos siguen viviendo en estado de pobreza.

“Uno de cada ocho bolivianos tiene la posibilidad de un empleo más o menos digno”, precisa Martín Pérez refiriéndose a la necesidad de crear puestos de trabajo que permitan contar con un salario, acceso a los servicios básicos de salud y educación y cierta seguridad a largo plazo. El resto trabaja en condiciones de precariedad, casi siempre por cuenta propia en las ciudades y en el área rural.

“Estamos tratando de articular un concepto global de generación de condiciones de empleo y vigencia de los derechos laborales que se ajuste al nuevo contexto nacional, por ejemplo, considerando que las autonomías (departamentales y municipales) tendrán un rol fundamental”, sostiene Pérez.

Más aún, AOS aboga por el diálogo tripartito: Estado, trabajadores y empresarios involucrados en la necesidad de elaborar y aprobar un Código Laboral que se oriente a la creación de fuentes de trabajo estable.

La asistencia social es buena, pero…

Ante el abandono social de las personas mayores y de los niños, sobre todo en el campo, el presidente Morales ha creado los denominados ‘Bono Dignidad’ para las personas mayores, ‘Bono Juancito Pinto’ para sufragar algunos gastos de los escolares y últimamente el ‘Bono para la Mujer’. Más allá de la buena intención empeñada en subsanar la carencia financiera de sectores desfavorecidos, se abre un enorme interrogante sobre la sostenibilidad de su financiamiento a largo plazo.

“Para nosotros, las políticas de bonos son políticas necesarias, pero insuficientes. Creo que la gente considera que está bien contar con estos bonos, pero también siente la necesidad de tener un trabajo estable, y ese es el reto, no solamente del Gobierno, sino de todas las instituciones”, sostiene Martin Pérez aludiendo al eco social de tales medidas. Ante la presencia de nuevos actores en el tablero político y económico del país se hace cada vez más notable la necesidad de un diálogo amplio.

El coordinador de AOS en Bolivia se dice partidario de emplear los recursos del país en inversiones que “apoyen al sector productivo”, asignando papeles protagónicos similares tanto a la empresa privada como a los trabajadores.

La juventud, un pilar de la democracia

“Con ciudadanos que no respetan la institucionalidad democrática es muy difícil construir democracias sólidas”. Regida por este convencimiento AOS en Bolivia pone énfasis en dos aspectos: contribuir al ejercicio ciudadano y a que éstos sean conscientes de sus derechos y de sus deberes, capaces de rechazar la intolerancia y sumarse a la integración.

Es en esta perspectiva que AOS persiste en su compromiso con la juventud, porque “nos parece que de hecho son quienes están más abiertos a las reglas de convivencia y la institucionalidad. No sólo están viviendo los cambios en el país, sino que son ellos quienes heredarán los conceptos y resolverán el problema de fondo que es la exclusión”, señala convencido el coordinador de AOS.

“En lo institucional, nosotros respetamos las decisiones del gobierno, porque es quien debe resolver los enormes desafíos que plantea el nuevo escenario escrito en la nueva Constitución”, señala Pérez haciendo alusión a las reformas en los Poderes Judicial, Electoral y Autonomías. Los dos tercios del Movimiento al Socialismo (MAS) en la Asamblea Plurinacional permiten al gobierno de Morales aprobar las leyes que crea conveniente. “Es un voto de confianza del pueblo boliviano para llevar adelante los cambios de manera democrática” sin convertir esa mayoría en un rodillo parlamentario.

Programas concretos de AOS en Bolivia

Ayuda Obrera Suiza realiza actualmente un programa encargado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) en el área de gobernabilidad. Se llama ‘Promoción de Cultura Ciudadana’ y tiene la finalidad de promover la construcción de una ciudadanía basada en los derechos humanos y la vigencia de los derechos humanos en el país.

Para este objetivo ha destinado ocho millones de francos que son erogados entre junio de 2009 y finales de 2012, periodo durante el cual la AOS llevará a cabo varios actos de información y formación en los ámbitos señalados con la participación de varios programas asociados, entre ellos el PADEM, la Fundación para el Periodismo y la Comunidad de Derechos Humanos.

Además de esta labor, AOS se desenvuelve en dos líneas que tienen que ver con la promoción de los derechos laborales y los jóvenes y la democracia. A estos proyectos asigna unos 600.000 francos anuales.

“No son contribuciones muy importantes en términos financieros, pero creemos que lo son en términos de aportes a la reflexión, apertura de espacios de diálogo y de encuentro intercultural, bastante valorados y necesarios en el país”, concluye Martin Pérez, nuevo coordinador de Ayuda Obrera Suiza en Bolivia.

Félix Espinoza R., La Paz, swissinfo.ch

Ayuda Obrera Suiza

Fue creada en 1936 para apoyar a las familias obreras necesitadas dentro y fuera de Suiza.

En 1944 fundó el fondo ‘Donación suiza’ para contribuir la reconstrucción de Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

Después del triunfo de la Revolución Sandinista, en 1979, envió voluntarios a Nicaragua para colaborar en campañas de alfabetización.

Ante las sangrientas dictaduras militares en Turquía y Chile, AOS acogió a numerosos refugiados.

En un siguiente paso incursionó en la ejecución de proyectos de cooperación al desarrollo. Actualmente lo hace en seis países de África, Asia y América Latina. En Bolivia está presente desde 1985.

AOS cuenta con el respaldo de la Unión Sindical de Suiza, el Partido Social Demócrata y otras organizaciones similares. Aboga por una sociedad justa económica, social y política.

En Bolivia se dedica esencialmente a la promoción de los valores democráticos entre los jóvenes y a la promoción del trabajo digno, bajo los lineamientos que propone la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

End of insertion

BOLIVIA

Estado plurinacional

Población: 9,7 millones de habitantes

PIB per cápita anual: 1.460 dólares

Idiomas: español, quechua, aymara, guaraní

Exportaciones: gas natural, zinc, plata, soja, azúcar

Está considerado como uno de los países más pobres y desiguales de América, donde la población rural e indígena es particularmente vulnerable debido en parte a su exclusión del poder político y económico.

(Datos del Banco Mundial).

End of insertion

MARTÍN PÉREZ

Economista nacido en Cochabamba hace 39 años.

Posee maestría en gestión pública y desarrollo local. Trabajó mucho tiempo para la cooperación alemana.

Fue viceministro de Descentralización y director durante dos años del Programa de Apoyo a la Democracia (PADEM).

Desde 2010 es coordinador de Ayuda Obrera Suiza en Bolivia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo