Navigation

Una suiza revoluciona los taxis neoyorquinos

Fruto de un compromiso, el nuevo logo reúne el 'NYC' de la ciudad al 'TAXI' diseñado por Claudia Christen.

Claudia Christen, joven grafista bernesa, concibió el nuevo logotipo que adorna los famosos taxis amarillos de la metrópoli estadounidense.

Este contenido fue publicado el 12 febrero 2008 - 09:52

La transformación de los 13.000 vehículos en cuestión - obligatoria bajo pena de multa – concluyó hace dos semanas.

Claudia Christen tiene 34 años. Creció en Toffen, cerca de Berna, e hizo sus estudios en la Escuela de Artes Visuales de Bienne. Desde hace doce años trabaja en Nueva York como grafista y fotógrafa y recién se anotó un buen logro: diseñó el nuevo aspecto de los taxis de la ciudad.

Todo comenzó hace poco más de un año, cuando lo célebre agencia de artes gráficas Smart Design, donde trabaja, (oficinas en Nueva York, San Francisco y Barcelona...) recibió del ayuntamiento de Nueva York el mandato de remodelar el interior de los taxis neoyorquinos.

Los famosos taxis amarillos ('yellow cabs') -13.000 -, los únicos que uno puede abordar en la calle. (Los otros, a menudo más lujosos, sólo reciben clientes mediante reservación telefónica).

'Taxi diver'

Primera constatación de Claudia Christen: el interior de los taxis deja qué desear pero resulta prioritario mejorar el exterior. El logotipo (visual) creado en los años 70, no funciona realmente o tiene una pobre imagen.

De ahí la propuesta presentada a la ciudad de Nueva York por Claudia Christen y su patrón: estamos dispuestos a ofrecerles gratuitamente un nuevo logotipo.

La ciudad de Nueva York acepta, Smart Design se pone a trabajar con Claudia Christen como responsable del grupo de estudios. Se procede al análisis de modelos extranjeros, a la consulta de fotografías de archivo e incluso a la revisión de dos películas míticas sobre los taxis de Nueva York y en otras partes: 'Taxi driver', de Martin Scorsese, y 'Night on Earth', de Jim Jarmush.

Pero la tarea no es fácil, ya que la ciudad de Nueva York tiene también sus ideas sobre el tema y se produce un vaivén entre Smart Design y el alcalde, Michael Bloomberg.

Solución de compromiso

Por último, luego de 25 proyectos se logra un compromiso. Sobre las puertas anteriores de los taxis, la ciudad de Nueva York impone su logotipo NYC (que pretende colocar en todos sus "productos"). Claudia Christen, por su parte, obtiene la aceptación para inscribir una gran T mayúscula sobre fondo negro y la palabra 'taxi' escrita con todas sus letras.

En las portezuelas traseras, el dibujo de un hombrecillo que llama un taxi. También se establece información sobre el precio del trayecto y, finalmente, en la parte posterior de los vehículos, la reproducción de un tablero de ajedrez, alusión poética a los taxis de los años 50 que enarbolaban esa señal.

Cabe destacar que la transformación de los 13.000 taxis de Nueva York con los nuevos logotipos comenzó en octubre de 2007 y concluyó hace dos semanas.

Al final, la solución adoptada es híbrida - como los motores que los taxis neoyorquinos deberán tener de aquí al 2012 - y agrada sólo de manera moderada a Claudia Christen.

Para la gloria

Es decir, la grafista bernesa está feliz de haber participado en esa aventura que financieramente no le aportó nada, pero que, obviamente, le representa una cierta notoriedad. Se divierte y está contenta con la idea de que en muchas películas millones de espectadores verán los taxis que ella contribuyó a construir gráficamente.

Caudia Christen es también fotógrafa. En la agencia Smart Design dirige el estudio de foto, pero quisiera hacerse independiente. Por otra parte, publicó ya una obra ('My América') con un fotógrafo famoso, Christopher Morris, consagrada al presidente Bush y a lo que Morris llama "mi viaje personal a los Estados Unidos republicanos".

swissinfo, Michel Walter
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

Precedente en el metro

Aquellos diseñados por Claudia Christen para los taxis amarillos no son los primeros caracteres 'made in Switzerland' que forman parte del cotidiano de los habitantes de la metrópoli conocida como 'Gran Manzana'.

Toda la señalización del metro de Nueva York (como muchos paneles en numerosas ciudades del mundo) están escritos en Helvética, el producto de exportación más extendido del grafismo suizo.

Inventado en 1957 por el grafista y tipógrafo Max Miedinger (1910-1980), este carácter claro y simple conoció un éxito planetario en los años 60 y 70.

En nuestros días, el Arial - que se le asemeja hasta el punto que solamente un especialista puede notar la diferencia - se convirtió en el carácter básico de miles de millones de computadoras en el mundo que trabajan con los programas informáticos de Microsoft.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo