Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Solución política al conficto aéreo entre Suiza y Alemania

Bodewig (izq.) y Leuenberger (der.) se mostraron satisfechos del compromiso logrado.

(swissinfo.ch)

Los ministros de Transportes de Alemania, Kurt Bodewig, y de Suiza, Moritz Leuenberger, alcanzaron un compromiso en el que el Gobierno helvético acepta significativas concesiones en el conflicto sobre tráfico aéreo del aeropuerto Zúrich-Kloten.

Los gobiernos de Suiza y Alemania acordaron este lunes en Berlín superar en lo posible políticamente el conflicto por el aeropuerto de Zúrich y los derechos de sobrevuelo sobre la zona sur del territorio de Alemania.

Al término de una prolongada reunión con el ministro alemán de Transportes y Comunicaciones, Kurt Bodewig, Leuenberger dijo que "existe siempre la posibilidad de transferir toda la controversia a los tribunales, existe siempre la posibilidad de que las autoridades alemanas aprueben un ordenamiento propio que nosotros podemos reclamar judicialmente".

"Nuestra obligación", dijo el actual jefe del Consejo Federal helvético, "es solucionar políticamente ese conflicto" entre las ventajas económicas y las desventajas ecológicas que conlleva el sobrevuelo del territorio fronterizo entre ambos países.

"Las negociaciones no han sido fáciles, pero han sido constructivas", dijo Bodewig en conferencia de prensa conjunta con el presidente suizo, encargado de la cartera de transportes.

La población alemana que habita en las zonas vecinas a la frontera con Suiza viene reclamando desde hace años una reducción de los vuelos sobre su territorio por el ruido que provocan los aviones que aterrizan o despegan del aeropuerto de Zúrich-Kloten.

Leuenberger y el ministro alemán acordaron asimismo una serie de puntos fundamentales que deberían ser contemplados en otra ronda de negociaciones a nivel de funcionarios técnicos para dar forma jurídica a un proyecto de tratado bilateral que debería ser rubricado posteriormente.

El tratado debería ser también ratificado parlamentariamente para su entrada en vigor. Los puntos fundamentales para la prosecución de las negociaciones prevén, según Bodewig, una reducción de alrededor del 35 por ciento de los vuelos sobre territorio alemán, para situarlos por debajo de los 100.000 movimientos aéreos anuales.

Esta cifra será fija y no tendrá ninguna dinamización. Al mismo tiempo, se introducirá una prohibición de efectuar vuelos nocturnos sobre territorio alemán entre las 22 horas y las 6 de la mañana.

Además, se implantará una prohibición de realizar vuelos en fines de semana y días feriados, entre las 20 horas y las 9 de la mañana.

La primera regulación se implementará desde el momento en que se rubrique el tratado (otoño boreal de 2001) y la segunda lo más rápidamente posible, a más tardar con el segundo cambio de planes de vuelo (otoño boreal) en el año 2002.

Esta regulación contempla las aspiraciones de la población que habita en el área sur del territorio de Alemania en la frontera con Suiza y los intereses económicos y turísticos de la región.

Las conversaciones para la implementación comenzarán el próximo 1 de junio, pero paralelamente se conformarán grupos de trabajo que prepararán los detalles de la regulación.

"Todas las medidas serán implementadas y planificadas tan rápido como técnicamente sea posible", dijo el ministro Bodewig. "Creo que aquí se ha hallado la vía de contemplar los intereses de ambas partes y proteger a la población del sur de Alemania".

Ambos países crearán asimismo una comisión conjunta para analizar la implementación del tratado bilateral. El documento será revisado ocho años después de su firma en cuestiones como evolución del ruido, de los vuelos y una serie de otros aspectos técnicos.

Los técnicos de Suiza y Alemania tienen por delante un largo trabajo para crear una estructura duradera que preserve las buenas relaciones de vecindad entre los dos países en el futuro.

La premisa fundamental para el gobierno helvético, dijo Leuenberger, era no poner en peligro la importancia del aeropuerto de Zúrich como terminal intercontinental y por tal razón "hemos acordado un plazo de transición de 41 meses para esa regulación".

"Esto significa", agregó el presidente, "que tenemos el tiempo necesario, de acuerdo con el derecho suizo e internacional, de buscar en Suiza alternativas que deriven de este tratado y no estamos obligados a adoptar medidas inmediatas que limitarían la importancia del aeropuerto de Zúrich".

Juan Carlos Tellechea, Berlín


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×