Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Suizos en Venezuela: entre la incógnita y el desasosiego

La mayoría de los suizos en Venezuela vive en Caracas.

'Hacia el socialismo revolucionario bolivariano' es el eslogan que pone imagen a una profunda reforma constitucional propuesta por el presidente Hugo Chávez. De 33 artículos iniciales han pasado a ser 69.

El insospechado alcance de ese paquete, que muy probablemente será aprobado el 2 de diciembre, inquieta a la comunidad helvética; tanto que las elecciones federales en Suiza pasaron prácticamente desapercibidas.

Todos o casi todos han incorporado a su español diario el infalible 'chevere' y otras frases propias del acerbo venezolano; saborean una 'cachapa' de maíz y queso o una 'arepa', hablan con entusiasmo del cálido trato personal en Venezuela; conocen el ritmo del joropo y no se cansan de elogiar 'el clima sabroso' de Caracas, donde la temperatura media de 22 grados durante todo el año invita a disfrutar de la naturaleza.

En suma, son suizos que -a pesar de los matices fonéticos que delatan su origen-, se saben parte de la sociedad venezolana y, por ende, sienten la tranquilidad o los sobresaltos políticos. No extraña entonces que al situarlos entre la actualidad en su patria lejana y la de su país de acogida surjan reflexiones como ésta del empresario doble nacional Christian Blaser:

"En Suiza se está discutiendo qué partido va a tener 3% o 4% de votos más o menos; aquí en Venezuela es un cambio de los parámetros completo y absoluto; de una sociedad de libre empresa a una sociedad extremadamente socialista".

swissinfo pudo escuchar conceptos y opiniones como ésta en un cordial desayuno organizado por la gerente de Espacio Suizo, Jenny Angerer, con representantes de la comunidad helvética en Caracas, que alberga a dos tercios de los 1.954 suizos registrados en el Consulado.

Caracas y el país hablan de política

Inicialmente eran 33 las enmiendas constitucionales propuestas por el 'comandante Chávez', como suele ser citado el presidente venezolano. La Asamblea Nacional las ha ampliado a 69, una quinta parte de la Constitución. Todos hablan de ellas, pero queda la sensación de que pocos las comprenden realmente, a pesar de los debates y explicaciones a toda marcha.

La sociedad venezolana sabe que el país recibe enormes ingresos gracias al altísimo precio del petróleo, incluso produciendo menos de lo que podría hacer, pero no entiende cómo es posible el hacer colas para comprar leche, azúcar, aceite y otros artículos de primera necesidad. De momento sobrellevan la situación con humor.

El futuro de la propiedad privada, la seguridad personal, el marco jurídico para la inversión y la propiedad intelectual son algunos aspectos que preocupan a más de un sector, también a las empresas y personas suizas radicadas en Venezuela, donde se escucha o lee a menudo expresiones como éstas: 'poder popular', 'comandante Chávez', 'socialismo revolucionario o muerte'.

Percepción convergente

"Todavía todos tenemos un negocio próspero, pero no sabemos si aún lo vamos a tener dentro de un año". Herbert J. Aebecherli cita esta oración para subrayar la confianza que todavía parece persistir y les impide medir el grado de preocupación correspondiente.

"Cuando él (Chávez) dice que el gobierno de Cuba y el de Venezuela son uno solo, eso puede no ser cierto, pero eso expresa lo que está en su mente. Él quiere una copia a carbón de lo que es Cuba, que es una variante latinoamericana de lo que teníamos en Europa del Este", señala este suizo de Obwalden que ha pasado 40 de sus 70 años en Venezuela.

"La pregunta es si aquí va a haber cohabitación o no con un régimen socialista que -hay que entender con toda claridad-, esto no es un proceso socialdemócrata; esto es un proceso socialista puro", advierte.

Un análisis similar traza para swissinfo el delegado de la Organización de Suizos en el Extranjero (OSE), Hermann Meyer:

"Yo creo que a la larga va a ser difícil sobre todo para la clase media hasta la clase media baja. Para la clase más pobre no creo que le vaya a afectar, pero cuando venga la crisis económica, porque vemos que hay un desmoronamiento paulatino -aunque en este momento no se ve tanto por la bonanza petrolera-, entonces sí los efectos los van a sufrir quizás los más pobres, y seguramente no los más ricos".

Ante este cuadro, los casi 2.000 suizos en Venezuela mantienen la esperanza sin perder de vista a Berna.

Y... ¿las recientes elecciones en Suiza?

Algunos estuvieron en Suiza poco antes del 21 de octubre; siguieron de cerca la campaña electoral y no les sorprendieron los resultados. Alguien incluso aprovechó para votar en su comuna. Otros, los menos, se informaron por Internet, dado que la documentación enviada por correo suele llegar demasiado tarde.

"Yo recibí la información el jueves 18 de octubre, y si enviaba mi voto hubiera llegado para las elecciones de 2011", ilustra con humor Hermann Meyer, al tiempo de insistir en la necesidad del voto electrónico para subsanar este problema.

El nuevo estilo de hacer proselitismo político llamó la atención de Mathias Grimm, presidente de la Fundación Espacio Suizo. Se dice preocupado por el tono "un poco rudo" de la campaña y por cierta intolerancia hacia los extranjeros. "Yo y nosotros todos somos también extranjeros en este país que elegimos", sentencia.

En esa misma perspectiva añade, a su vez, Jenny Angerer: "Sé que ganó el partido de Blocher. La gente cuando escucha 'Suiza' piensa en libertad y apertura. Creo que ha bajado un poquito nuestra imagen, pero ya pasó. Yo soy una suiza a la que le encantan las diversas culturas y creo que es importante mantener esa imagen de Suiza. Aquí en el Espacio Suizo tratamos de hacerlo siempre. Damos la bienvenida a los suizos y a los venezolanos".

Si en algo coinciden todos -o casi todos- es en el resumen que saca Herbert J. Aebecherli: "Me alegro muchísimo de que Ueli Maurer haya declarado que el SVP (UDC, derecha nacionalista) quiere seguir en la concordancia y que él opine que Suiza sólo se puede gobernar dentro de una concordancia. Esto me ha gustado mucho, y quizás es lo que más me ha gustado de todo el proceso".

swissinfo, Juan Espinoza, Caracas

Datos clave

Un total de 1.954 suizos están inscritos en el Consulado.

Tres cuartas partes de tienen domicilio en la capital Caracas.

413 son suizos

1.338 ostentan las nacionalidades venezolana y suiza, o viceversa.

203 tienen otra nacionalidad distinta a la venezolana.

Contexto

En el primer gobierno de Hugo Chávez, en 1999, se reformó la Constitución y cambió el nombre de Venezuela por el de República Bolivariana de Venezuela.

En una superficie de 916.445 km2, el país goza de un territorio privilegiado con montañas, valles, costas, sabana y desierto.

Es el quinto exportador mundial de petróleo. Un litro de gasolina en Venezuela es mucho más barato que uno de agua embotellada.

El valle que acuna a la ciudad de Caracas tiene una temperatura media anual de 22 grados centígrados y está situada a 15 minutos en coche de las playas o de las montañas.

Tres cuartas partes de los suizos residentes temporales o permanentes tienen domicilio en la capital venezolana, apreciada también por su carácter internacional.

Colonia suiza en Venezuela

La emigración suiza a Venezuela no ha sido masiva como lo fue a la Argentina y Brasil. La mayoría llegó con la evolución económica del país caribeño y la instalación de las grandes empresas helvéticas.

El número más alto de suizos se registró en 1977, con 2.005 radicados, durante el 'boom' petrolero de la década 1973-1983. Gran parte de ellos llegaron como expertos y luego se independizaron empresarialmente o se jubilaron, y decidieron quedarse en Venezuela.

Actualmente, hay 1.954 ciudadanos helvéticos y doble nacionales inscritos en el Consulado.

Según datos de la cónsul suiza Verena Mathis, la legación diplomática atiende entre 15 y 20 solicitudes de asistencia social. Se trata de personas con penas carcelarias en régimen abierto y de algunos mayores que no quieren regresar a Suiza. Los montos fluctúan de acuerdo a la gravedad de la situación de cada uno de ellos.


Enlaces

×