Navigation

Terrorismo: sí al acuerdo de cooperación con Washington

Una colaboración que significará más controles en los aeropuertos. Keystone

Contra parecer de la izquierda, la Cámara Baja del Parlamento aprobó el Convenio con Estados Unidos sobre lucha antiterrorista, negociada el verano pasado en Washington.

Este contenido fue publicado el 22 marzo 2007 - 20:31

La ausencia de una definición internacional del término "terrorismo" molesta a la izquierda. Pero la derecha argumenta que la protección contenida en el acuerdo garantiza cierta seguridad jurídica.

El Convenio, firmado el 12 de julio del 2006 en Washington por el ministro estadounidense de Justicia, Alberto Gonzáles, y su homólogo suizo, Christoph Blocher, permitirá mantener la colaboración entre ambos países en materia de lucha antiterrorista.

Pese al rechazo de la izquierda, el Consejo Nacional (Cámara Baja) aprobó por 110 votos a favor y 55 en contra la ratificación del documento. Sin embargo, el expediente aún debe pasar por el Consejo de los Estados (Cámara Alta).

El diputado radical Didier Burkhalter (derecha) en representación de la comisión encargada del tema, dijo durante el debate en el pleno de la Asamblea que este Acuerdo garantiza "una cierta seguridad jurídica y no corresponde a ninguna genuflexión (reverente) ante Estados Unidos".

La izquierda defendió su posición: Depositaria de los Convenios de Ginebra, Suiza no puede pisotear su tradición humanitaria, argumentó Anne-Catherine Menétrey en nombre del Partido de los Verdes. "Existen situaciones en las que colaborar ya es volverse cómplice", advirtió al evocar Guantánamo y las prisiones secretas de la CIA en Europa.

Un acuerdo secreto que molesta

Tras los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos, Berna y Washington firmaron un 'Operative Working Arrangement' (OWA), que entró en vigor en septiembre del 2002. Pero ese acuerdo concernía sólo los hechos relativos al 11 de septiembre. El nuevo Convenio puede ser aplicado en cualquier investigación sobre asuntos de terrorismo.

En su momento, el OWA suscitó diversas polémicas, porque el gobierno había decidido no someterlo al Parlamento y mantener su contenido secreto.

Hay que decir que los efectos se revelaron más bien limitados. Así como lo declaró el Ministerio Público de la Confederación (MPC) en septiembre pasado, la cooperación no condujo a ninguna detención en Suiza. Y no jugó ningún papel mayor en las encuestas efectuadas en Estados Unidos sobre el 11 de septiembre.

Prioridad al derecho nacional

Con este nuevo acuerdo, el gobierno optó por la prudencia sometiendo el texto a la aprobación del Parlamento y enfrentando así el riesgo de un referéndum.

El acuerdo se basa en el principio de la incriminación doble. La formación de equipos de investigadores mixtos sólo puede intervenir en el marco de investigaciones penales abiertas en ambos países. En el plano operacional, el acuerdo da la prioridad al derecho nacional del país en el cual se celebran las pesquisas.

Asimismo, la utilización de las informaciones recogidas en el curso de las investigaciones de los equipos mixtos es sometida a diversas restricciones. Los datos obtenidos bajo coerción (por ejemplo, una perquisición) únicamente pueden ser utilizados en un procedimiento penal en el otro país según los procedimientos previstos por el acuerdo de ayuda judicial mutua, concluido entre Suiza y Estados Unidos en 1973.

Guantánamo y los vuelos de la CIA

La oposición a este acuerdo reposa sobre todo en las revelaciones sobre las tentativas del MPC de obtener informaciones sobre presuntos terroristas islamistas en Suiza de detenidos de la Bahía de Guantánamo. Tras ser objeto de una interpelación parlamentaria en el 2006, el caso fue evocado nuevamente por el diario suizo de expresión alemana 'Blick', en enero pasado.

Suiza condenó oficialmente al campo estadounidense de presos, argumentando que atenta contra los Convenios de Ginebra. Pero, al intentar obtener informaciones de los detenidos de Guantánamo, el MPC habría legitimado, indirectamente, los métodos de interrogatorio practicados por el ejército estadounidense.

Por otra parte, las dudas sobre las relaciones entre los gobiernos suizo y estadounidense en materia de lucha antiterrorista también han sido alimentadas por el asunto de los vuelos secretos de la CIA. Al principio del asunto, el Consejo Federal había admitido tres vuelos. Hoy, sabemos que hubo varias decenas.

El propio imán Abu Omar, secuestrado en Italia por agentes de la CIA, habría sido deportado a través del espacio aéreo helvético. El gobierno recientemente autorizó al MPC abrir un procedimiento penal sobre estos hechos.

swissinfo, Andrea Tognina

Contexto

El Convenio entre Suiza y Estados Unidos, firmado el 12 de julio de 2006, reglamenta la creación de equipos mixtos de investigadores.

El intercambio de funcionarios entre ambos países es posible en el marco de investigaciones y de procedimientos penales sobre actos terroristas y su financiamiento. Los policías que operan en el extranjero deben aplicar las leyes del país anfitrión y no pueden estar armados.

El Convenio es un complemento al tratado de ayuda judicial mutua en materia penal concluido entre Suiza y Estados Unidos el 25 de mayo de 1973.

End of insertion

LEY SOBRE LA SEGURIDAD INTERIOR

La legislación suiza es relativamente liberal. Teléfono y correo no pueden ser controlados más que en caso de procedimiento penal y por orden de la justicia.

En materia de lucha antiterrorista, el gobierno quiere añadir la posibilidad de una vigilancia preventiva.

El proyecto de revisión de la ley sobre la seguridad interior prevé el control del correo, el teléfono y los sistemas informáticos en caso de sospecha de actividad terrorista, de espionaje o de comercio ilícito de armas, material radiactivo y tecnología.

El Tribunal Administrativo Federal debe autorizar la competencia del Ministro de Justicia y Policía. Sin embargo, en caso urgencia, el Tribunal puede ser consultado en una segunda etapa.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.