Navigation

Tiro deportivo: dos campeonas con sangre y afición suizas

Mónica Susan, Karina y Gabriel en su deporte favorito.

Mónica Susan Kradolfer Vacaro y su hija Karina García han heredado una tradición muy helvética que les brinda éxitos y trofeos en Bolivia y en otros países.

Este contenido fue publicado el 16 mayo 2007 - 19:30

"Mi abuela solía hablarme de este deporte", recuerda la primera evocando la huella afectiva de la emigrante suiza Mariucha Ferrari Kradolfer, quien tras la Segunda Guerra Mundial llevó consigo referencias de su patria.

Campeona nacional indiscutida en la modalidad de pistola deportiva y medalla de oro en los Sudamericanos de 2006, Mónica Susan refiere a swissinfo que su padre Mario Kradolfer vistió el uniforme de la Confederación Helvética antes de acompañar a su madre en el largo viaje a la América del Sur. (En más sobre el tema lea: Mariucha, una emigrante decidida).

Tal vez ésa sea una de las razones para su apego a un deporte profundamente arraigado en la tierra de Guillermo Tell, aunque ella lo haya descubierto muchos años después a instancias de su esposo Gabriel García, un ex marinero peruano con quien comparten dos hijos amantes de la misma actividad: Álvaro y Karina.

Lima, un punto de referencia

El espíritu emprendedor de sus padres Manuel Kradolfer –originario de Turgovia-, y la boliviana María Teresa Vacaro los llevó a la capital peruana, ciudad donde nació Mónica Susan cuando corría el año 1958.

Educada en colegios regentados por profesionales suizos, con métodos aplicados en la patria de su progenitor, Mónica Susan creció conociendo aspectos y valores de un país distante y al mismo tiempo familiar, incluso sin haber podido visitarlo hasta ahora.

El paso del tiempo puso en su camino a Gabriel García, un militar de la marina peruana, con quien constituyó una familia. El afán de coincidir en algún pasatiempo hizo que Mónica Susan y Gabriel entraran en el mundo del tiro deportivo. Lo que comenzó por curiosidad, con espíritu de aficionado, fue convirtiéndose en una práctica profesional.

Un inesperado accidente de Gabriel, en1989, puso fin a su carrera militar y reorientó la brújula del destino familiar a Bolivia, donde han echado anclas.

Herencia deportiva... mejorada

Acostumbrada desde muy pequeña a los polígonos, pistolas, carabinas, dianas y competencias, Karina incursiona de la mano de sus padres Mónica Susan y Gabriel en el tiro al blanco.

A sus 22 años de edad no sólo sigue los pasos de sus progenitores sino que los mejora. Es varias veces campeona de Bolivia, sobre todo en las especialidades de carabina de aire y carabina de tendido, en la que actualmente retiene el récord nacional.

En su joven trayectoria ha logrado medir con bastante éxito su precisión y altura deportiva en competencias internacionales. Baste citar entre ellas, medalla de oro en la modalidad de carabina tendido y carabina 3X20 en el Latinoamericano de Tiro de Arequipa, Perú (2006); plata en carabina de aire en los Juegos Deportivos de Buenos Aires (2006); bronce en carabina de aire y oro en carabina tendido en los Sudamericanos de Resendes, Brasil (2006); y segundo lugar en carabina 3X20 en Andalucía, España.

Compaginando las exigencias del deporte con los estudios universitarios, Karin ha concluido sus estudios en la Facultad de Economía y no descarta la posibilidad de realizar postgrado en Suiza, la patria de su abuelo Mario Kradolfer.

Más aún, tras haber visitado hace nueve años a una tía suya en Neuchâtel nada le gustaría tanto como el poder competir en Suiza.

A semejanza de Mónica Susan, Karin es una campeona con deseos de seguir superándose, y el ser poseedora –como su madre y hermano- del pasaporte rojo con la cruz blanca, además de los de Perú y Bolivia, podrían ampliar su horizonte profesional y deportivo.

swissinfo, Félix Espinoza R., La Paz

Contexto

La raíz suiza de Mónica Susan Kradolfer está en Märwil, un pueblo de 900 habitantes en el cantón Turgovia, junto al río Thur, el segundo más largo de la Suiza oriental, después del Rin.

Mariucha Ferrari Kradolfer y su hijo Mario emigraron a Bolivia tras la Segunda Guerra Mundial.

Mario Kradolfer llegó a ser en Bolivia secretario de Simón I. Patiño, uno de los tres 'barones del estaño' hasta la nacionalización de las minas en 1952.

Mario conoció en Santa Cruz a María Teresa Vacaro, matrimonio del que nacieron cuatro hijos: Philippe (radicado en Buenos Aires), Pierre (Lima) Mónica Susan (La Paz), y Jeannine (establecida hoy en Estados Unidos).

El tiro deportivo es muy popular en Suiza, donde casi cada pueblito dispone de polígono y su difusión se constante gracias a los torneos escolares.

En cambio en Bolivia es más bien un deporte practicado por muy pocas personas y casi 'elitista' debido al costo y al recelo que despierta en algunos padres de familia el uso de las armas.

Los inscritos en la Asociación de Tiro de La Paz suman unos 200 deportistas distribuidos en los tres clubes existentes: Los Sargentos, Club de Caza y Pesca y Bush.

El tiro deportivo es regularmente practicado en La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Oruro y Potosí.

End of insertion

Datos clave

El tiro deportivo tiene 17 especialidades agrupadas en tres sectores: tiro práctico, al vuelo y bala.

La serie más grande es la de tiro con proyectil, con armas cortas y largas, entre ellas pistola libre, estándar, pistola de aire, etc; y en las largas la carabina, tiro en tres posiciones, carabina de aire y siluetas.

Mónica Susan Kradolfer de García se especializa en pistola, mientras que su hija Karina García Kradolfer es campeona en carabina, carabina tendido y carabina 3X20.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.