Navigation

Una sólida fundación a favor de los niños

Federer, embajador de buena voluntad de la UNICEF con habitantes de Cuddalore dos años después del tsunami del 2004. Reuters

La Fundación Roger Federer apoya desde mayo del 2004 a Imbewu, una agencia de ayuda para niños sudafricanos en condiciones precarias.

Este contenido fue publicado el 22 mayo 2007 - 12:15

Adicional a este compromiso caritativo, Federer es Embajador de Buena Voluntad del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y es el único tenista que desempeña este papel.

"He sido muy afortunado en la vida y he podido dar rienda suelta a mi pasión por el tenis desde los seis años de edad. Es importante para mí poder ayudar a todos esos niños alrededor del mundo que carecen de lo básico", aseguró Federer cuando se convirtió en embajador de buena voluntad de UNICEF.

Lynette Federer, madre de Roger y miembro del consejo de la Fundación Roger Federer, explica a swissinfo cómo las ideas se transformaron en hechos cuando la carrera del tenista despegó en grande (escuchar audio).

"A finales del 2003, Roger vivía un periodo de gran éxito en su carrera y discutimos la posibilidad de crear una fundación, ya que sentíamos que él deseaba de verdad compartir con otros todo lo que estaba recibiendo", señala.

La madre del tenista explica por qué el primer proyecto de la Fundación fue asociarse con Imbewu.

"Yo soy sudafricana; y mi esposo y yo viajamos un par de veces al año para allá. Esto nos dio la oportunidad de visitar el proyecto y, sobre todo, de observar con detalle el trabajo que se estaba realizando", agrega.

"Con un proyecto pequeño tienes un mejor panorama de lo que sucede. Conoces a la gente involucrada en el trabajo y realmente puedes observar las mejoras que tienen lugar entre los niños y la comunidad".

Primera visita

benefició del esquema Imbewu en una localidad cercana a Port Elizabeth, la ciudad más grande de la provincia de Eastern Cape.

"La asociación provee de educación y de dos comidas diarias a una treintena de niños de tres escuelas distintas, les otorga uniformes, material escolar y los hace participar en actividades especiales", acota Lynette Federer.

La visita impresionó intensamente a su hijo, quien también se reunió con niños enfermos de sida y tuberculosis en un hospital ubicado en la región de New Brighton.

"Mirar la reacción de estos pequeños fue impactante", recuerda.
"Fue un día lleno de experiencias emotivas y fue muy deprimente ver las condiciones de pobreza en las que viven muchos de esos pequeños. Estoy convencida de que estamos avanzando en la dirección correcta al otorgar estos apoyos", precisa.

Modelo de conducta

Un segundo reto de la fundación ha sido promover el deporte entre los jóvenes. De hecho, durante su visita, Federer jugó algunos partidos de fútbol y baloncesto con alumnos y profesores del lugar.

"El deporte es la mejor escuela de la vida", asegura a swissinfo Adolf Ogi, ex miembro del gobierno suizo y actual consejero especial de las Naciones Unidas para el Deporte al servicio del Desarrollo y la Paz.

"El valor de las habilidades que un niño aprende a través del deporte, como cooperación, trabajo en equipo, respeto, imparcialidad, disciplina, autoestima, fortaleza, liderazgo... es invaluable".

Y agrega: "El apoyo de Roger ha significado mejorar la vida de más de 100 niños en Sudáfrica. Yo espero que otros atletas exitosos lo imiten y, como él, se sientan comprometidos a ser modelos de vida y a realizar proyectos de corte humanitario".

Ogi elogia a Federer como tenista, modelo de conducta y ejemplo humanitario.

"¡Poder describirlo con estas tres virtudes ya es una proeza! Y su modestia, generosidad, accesibilidad y honestidad lo convierten en un modelo a seguir en toda forma. Su compromiso con asuntos que van más allá de la carrera deportiva es el reflejo de su curiosidad y del deseo que posee de transformar la vida de los menos afortunados".

UNICEF

Federer no es el único tenista que realiza acciones humanitarias. La Fundación Caritativa Andre Agassi y la Fundación Andy Roddick, por ejemplo, han conseguido millones de dólares para financiar buenas causas. Pero Federer sí es el primero en convertirse en embajador de buena voluntad de la UNICEF.

En un discurso pronunciado en abril del 2006 en Nueva York, sede de la entidad, Federer afirmó sentirse honrado de sumarse a los esfuerzos para ayudar a los niños del mundo que carecen de medios para sobrevivir.

"Quizás he logrado mucho dentro de la cancha, pero ahora quisiera conseguir más fuera de ella", refirió. "Es uno de mis mayores retos y es un privilegio continuar esta magnífica tradición de UNICEF".

Hasta el momento Federer ha encabezado varias campañas de recaudación de fondos para las víctimas del tsunami que golpeó en 2004 al sureste asiático.

Asimismo, en diciembre del 2006 visitó diversos programas de recuperación del tsunami liderados por UNICEF en Cuddalore, Tamil Nadu, el estado indio más afectado por la tragedia, entre ellos un centro para niños y huérfanos.

"Aquel día les ofrecí a los pequeños que siempre estaría ahí para ellos. Los niños son nuestro futuro y por eso intenté inspirarlos".

swissinfo, Thomas Stephens
(Traducción del inglés: Andrea Ornelas)

Contexto

Fundación Roger Federer
La Fundación Roger Federer se constituyó en diciembre del 2003 con dos objetivos: financiar proyectos a beneficio de la niñez en condiciones precarias y promover el deporte entre los jóvenes.

Otorga asistencia financiera y posee un capital social de 1,2 millones de francos suizos (993.000 dólares).

Federer está involucrado también en los esfuerzos de ayuda a damnificados del tsunami. En marzo del 2005 encabezó una exhibición dentro del Masters de Indian Wells (Estados Unidos) celebrada para recaudar fondos de UNICEF con este objetivo.

Imbewu
Desde el 2001, la organización sudafricana Comunidad de Voluntarios Imbewu (que significa 'semilla' en xhosa, el dialecto local) trabaja para mejorar las condiciones sociales de niños y jóvenes en New Brighton, cerca de Port Elizabeth, en el sureste de Sudáfrica.

Los seis proyectos vigentes de Imbewu giran alrededor de la educación, la salud, el deporte y la cultura. El más ambicioso se basa en un esquema a partir del cual 100 familias helvéticas subsidian a 134 niños sudafricanos.

End of insertion

UNICEF

Los embajadores de buena voluntad de UNICEF operan a escala nacional, regional e internacional en apoyo de proyectos que mejoren la calidad de vida de los niños.

El primer embajador de buena voluntad fue el actor estadounidense Danny Kaye en 1954. La lista incluye a estrellas como Audrey Hepburn, Sir Roger Moore, Whoopi Goldberg, Jackie Chan; músicos como Shakira o Lang Lang; y futbolistas como David Beckham.

Roger Federer es sólo el segundo embajador suizo de buena voluntad que hay. El británico Sir Peter Ustinov, quien más tarde adoptó la nacionalidad helvética, lo fue durante más de 35 años hasta su muerte en el 2004.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.