Navigation

Uno de cada diez niños en Suiza es pobre

Los niños pobres en Suiza están socialmente aislados. Keystone

Las organizaciones de defensa y protección de la infancia denuncian esta situación en uno de los países más ricos del mundo.

Este contenido fue publicado el 18 abril 2003 - 19:26

Las organizaciones de defensa y protección de la infancia denuncian esta situación en uno de los países más ricos del mundo.

'Uno de cada diez niños es pobre': es el lema de la campaña de información 2003 de la Ayuda Obrera Suiza (AOS). "Aunque resulte chocante, esa estimación ilustra perfectamente la situación actual en Suiza", afirma Frances Terzevant, responsable de Comunicación de la AOS.

Ese análisis se basa en los resultados de un estudio sobre los denominados 'working poor' (personas que a pesar de tener un trabajo, viven en el umbral de la pobreza), publicado por la Oficina Federal de Estadística en el 2001.

"La investigación cifra en 232.000 el número de niños en Suiza que vive en familias con escasos ingresos", explica Frances Trezevant. "Si a esa cifra se agregamos el número de familias sin empleo, que reciben o no ayuda social, podemos calcular que existen entre 250.000 y 300.000 niños pobres en Suiza".

La guerra de cifras

La AOS no es la única organización que cita cifras para medir la amplitud del fenómeno.

Las instituciones que trabajan en el ámbito de la familia y la infancia sólo disponen cifras aproximativas, ya que no existen estadísticas fiables sobre el fenómeno.

La Asociación Suiza para la Protección de la Infancia (ASPI), por ejemplo, estima entre 200.000 y 250.000 el número de menores que vive en necesidad. Mientras que la Comisión Federal de Coordinación para los Asuntos Familiares (COFF) calcula que su número de eleva a 120.000.

"Estas cifras se basan en una investigación sobre la pobreza realizada por la Universidad de Berna en 1997", explica Anouk Friedmann, secretaria de la COFF. "Pero no tiene en cuenta el número de niños que vive en una familia que recibe ayuda social", precisa.

"Si se tienen en cuenta las cifras que proporcionan las grandes ciudades, constatamos que uno de cada diez niños aproximadamente depende de la asistencia social", confirma Walter Schmid, presidente de la Conferencia Suiza de Instituciones de la Acción Social (CSIAS).

Lo que cuestan los niños

Las diferentes investigaciones revelan que una elevada proporción de los niños que se crían en uno de los países más ricos del mundo sufren serios problemas financieros.

"En 1997, la Universidad de Berna demostró que las familias con niños representaban casi el 60% de la población que vive en la pobreza", subraya Anouk Friedmann.

Según ese estudio, "las familias numerosas y las familias monoparentales presentaban, además, un mayor riego de caer en necesidad". En ello coincide la investigación sobre el fenómeno de los 'working poor', publicada por la Oficina Federal de Estadística (OFE) en el 2001.

Sus autores demostraron que el 18% de los padres con tres hijos formaban parte del grupo de trabajadores pobres. Y las familiares monoparentales, con un índice del 29%, encabezan la lista de la población que, a pesar de tener una actividad remunerada, no logra cubrir los gastos domésticos.

Estos datos parecen corroborar la hipótesis de que criar un hijo en Suiza puede significar para algunas familias vivir en el umbral de la pobreza.

Según un estudio de la Oficina de Estudios de Política Laboral y Política Social (BASS), publicado en 1998, la educación de un hijo hasta la edad de veinte años significa un coste de 340.000 francos, lo que equivale a 1.400 francos por mes.

Falta voluntad política

Con relación a los países vecinos, la política familiar en Suiza es más bien deficitaria.

"Son los cantones los que conceden los subsidios familiares. Si no fuera por ellos, la Confederación no podría darse el lujo de seguir con un sistema como actual, lleno de lagunas", sentencia Walter Schmid.

El presidente de Conferencia Suiza de Instituciones de la Acción Social (CSIAS) menciona además las disparidades que existen de un cantón a otro en lo que se refiere a los subsidios familiares.

"Los subsidios familiares ya son en sí muy bajos en Suiza. Además, existen diferencias superiores al 40% entre los cantones más generosos y los que lo son menos", puntualiza Walter Schmid.

Modelo tesinés

Así muchas organizaciones exigen una armonización del sistema a escala nacional y proponen que se tome como modelo el del cantón del Tesino.

"Además de las prestaciones familiares, ese sistema contempla subsidios complementarios a las familias en función de sus ingresos", explica Walter Schmid.

Según un estudio del BASS, la introducción de ese modelo a escala nacional reduciría a la mitad el número de niños discriminados porque sus progenitores carecen de ingresos suficientes.

swissinfo, Vanda Janka (Traducción: Belén Couceiro)

Datos clave

Estudio 'working poor', OFE, 2001:

10,6% de la población residente es pobre
38% vive bajo la amenaza de la pobreza
7,5% de la población activa son 'working poor'
Pobres: personas cuyos ingresos son 50% inferiores a la media nacional

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo