Navigation

Uno de los países más seguros de Europa

Según la Fedpol, Suiza es un país seguro. Keystone

El terrorismo y el extremismo amenazan también la seguridad helvética. Sin embargo, Suiza sigue siendo uno de los países más seguros de Europa.

Este contenido fue publicado el 02 junio 2004 - 15:40

La Oficina Federal de Policía (Fedpol) hizo público este miércoles un informe sobre la seguridad interior. Pero hay que matizar las conclusiones de ese documento.

"La seguridad interior de Suiza se ha degradado, sin duda, pero nuestro país sigue siendo -como antes-, un país muy seguro", se regocija Jürg Bühler.

El vicedirector del Servicio de análisis y de prevención de la Oficina Federal de Policía transmite un mensaje tranquilizador. Pero el informe 2003 de Fedpol revela de todos modos que la seguridad interior de Suiza se ha degradado a raíz de la aparición del terrorismo y del extremismo.

La violencia de los extremos

La violencia aumentó particularmente en el seno de la extrema izquierda y de la extrema derecha.

Según el informe, el extremismo de izquierda constituye un riesgo importante para el país ya que supo sacar provecho de los grandes acontecimientos (guerra en Irak, WEF, Cumbre del G8) para radicalizar las opiniones altermundialistas y desarrollar acciones violentas.

Y los extremistas de derecha (cerca de un millar) siguen intentando hacer su entrada en la escena política. Son cada vez más jóvenes y más violentos. Es posible imputarles una centena de incidentes que van desde enfrentamientos con extremistas de izquierda o con los extranjeros, hasta atentados contra los centros de demandantes de asilo.

Un riesgo de repliegue islámico

Siempre según el informe anual de Fedpol, las insistentes presiones internacionales acerca de la lucha preventiva contra el extremismo y el terrorismo podrían convertir a Suiza "en una base de repliegue conciliador" para los terroristas.

Ubicada en el centro de Europa, Suiza no prohíbe, efectivamente, a ningún grupo terrorista en su territorio, excepto Al-Quaïda. La importancia y la estabilidad de su plaza financiera la hace también más vulnerable al blanqueo de dinero.

En la actualidad, 82 cuentas, representando un importe de 34 millones de francos, están todavía congeladas en respuesta a las sanciones contra personas u organizaciones sospechosas de financiar el terrorismo.

Entre justificaciones y amalgamas

“Cuidado, sin embargo, con las simplificaciones y amalgamas que pueden ser canalizadas por tales informes", previene Viktor Maurer, investigador del Centro de Estudios para la Seguridad de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.

"Y cuidado también con el discurso tranquilizador que podría servir de justificación para la utilización excesiva de la fuerza. O a una discriminación de ciertas categorías de la población", agrega Manon Schick, portavoz de la sección suiza de Amnistía Internacional.

En el 2002, el informe final del Programa Nacional de Investigaciones científicas (PNR 40), que analizó los fenómenos de la "Violencia cotidiana y el crimen organizado", mostró que la opinión pública se sentía amenazada por todo lo que causa sensación.

"Es decir, si examinamos atentamente las estadísticas, nos damos cuenta de que la criminalidad no aumenta", concluye Christina Hanetseder, psicólogo de la violencia y miembro del grupo de expertos del PNR 40.

swissinfo y agencias

Datos clave

La Oficina Federal de Policía publicó su informe anual sobre seguridad interior.

End of insertion

Contexto

- El Foro Económico Mundial (WEF) la Cumbre del G8 provocaron desmanes, considerados como los más graves de los últimos 10 años.

- Los militantes de extrema derecha y sus simpatizantes son estimados en 1700 en Suiza. Son más jóvenes y más violentos, según el informe de la Fedpol.

- En Suiza, 82 cuentas que representan 34 millones de francos permanecen aún congeladas a la espera de que se conozcan las sanciones a las personas u organizaciones sospechosas de financiar el terrorismo.

- El 80% de los casos de lavado de dinero descubierto en Suiza está relacionado con el tráfico de drogas. También hay organizaciones criminales provenientes de los ex países comunistas implicadas además en el tráfico de armas y de bienes culturales.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo