Navigation

Washington apunta contra Sadam

Los bombardeos sobre Irak comenzaron este jueves. swissinfo.ch

El ataque conducido por Estados Unidos contra Irak podría concluir en dos semanas, según un alto estratega militar suizo.

Este contenido fue publicado el 20 marzo 2003 - 07:18

Pero Albert Stahel considera que las víctimas civiles serán una inevitable consecuencia de la ofensiva estadounidense contra Bagdad en la búsqueda de Sadam Hussein.

En entrevista con swissinfo, Stahel señaló que la invasión tomaría la forma de una gran ofensiva terrestre, pero no antes de que los militares de Estados Unidos hayan efectuado una precisa y estratégica campaña de bombardeos sobre instalaciones claves iraquíes.

Subrayó que el bombardeo aéreo será un golpe contra la infraestructura estratégica.

Stahel, profesor en la Academia Militar Suiza en Zúrich, indicó que, probablemente, durante las primeras horas y los primeros días de su ofensiva militar, Washington intentará destruir los palacios de Sadam.

"El bombardeo de los palacios presidenciales no es seguramente un problema, ya que saben exactamente donde están ... El problema es que seguramente, Sadam no estará en los palacios".

"El dilema para los británicos y para los estadounidenses es cómo encontrar a Sadam en uno de sus búnkeres y cómo destruirlo".

Por tierra

Expertos militares estiman que Estados Unidos llevará a cabo una campaña de bombardeos con una serie de ataques contra concentraciones específicas de tropas iraquíes.

"Habrá ataques contra la división de la Guardia (de élite) Republicana, ataques con marines estadounidenses y el ejército de Kuwait (en el sur) y de Turquía (en el norte)", dijo Stahel.

Stahel estima que alrededor de 200 mil tropas estadounidenses y británicas serán probablemente desplegadas desde el norte y desde Kuwait con la misión de tomar Bagdad.

En su opinión, la ofensiva terrestre probablemente va a comenzar sólo uno o dos días después del bombardeo de los objetivos estratégicos.

Blancos estratégicos

Una de las prioridades claves en la primera etapa de esta campaña, añadió, será alcanzar y paralizar la infraestructura del país como preludio para tomar el control de Bagdad.

"El primer paso será cortar el suministro de energía para el ejército iraquí y para el país entero".

"Apuntando a las centrales eléctricas, impiden también el abastecimiento de agua para las fuerzas de Sadam así como para la población con lo que se generará un movimiento de la población hacia el exterior de de Bagdad, lo que significará un caos".

En opinión de Stahel, será inevitable la pérdida de vida de los civiles cuando la gente comience a escapar de las ciudades.

"La interrupción de la electricidad y del aprovisionamiento del agua, así como los enfrentamientos en las calles, significan que habrá víctimas, y dependiendo cuanto tiempo dure la guerra, podría haber dos mil, cuatro mil o más ..."

Diferente de la Tormenta del Desierto

Las prioridades del presidente Bush en el ataque a Irak, asegura Stahel, son muy diferentes a las de su padre, quien lanzó la operación Tormenta del Desierto hace doce años en respuesta a la invasión iraquí, en 1991, de Kuwait.

"Hay prioridades diferentes comparadas con la pasada Guerra del Golfo. En la Tormenta de Desierto vimos fuertes bombardeos contra tropas iraquíes en Kuwait, pero esta vez veremos un bombardeo más estratégico, seguido por un avance de fuerzas terrestres hacia Bagdad".

"También esta vez la operación será localizada sólo alrededor de Kuwait ... Es una acción mayor con el objetivo de controlar el país entero", añadió Stahel.

Estrategas militares consideran que las tropas iraquíes son más débiles y probablemente tendrán una menor eficacia que hace más de una década.

"El ejército iraquí no tiene la misma fuerza, tiene la moral baja y está pobremente equipado", dijo Stahel.

Calendario para la guerra

Pocos expertos están dispuestos de predecir con alguna certeza cuando la guerra puede concluir, pero Stahel dijo que sería optimista creer que la ofensiva durará menos de dos semanas.

"Si hay otros factores, como la dificultad de localizar a Sadam, la explosión de yacimientos petrolíferos o el empleo de armas químicas, podría prolongarse de cuatro a seis semanas ... pero probablemente no más de dos o tres meses".

Stahel admite que la naturaleza de guerra, y el inevitable período de confusión que siga a su declaración, hace difícil determinar con exactitud la dirección que tomará la ofensiva.

Arguye, sin embargo que Estados Unidos no puede evitar perder sus propias tropas en la batalla.

"Si las armas químicas no son utilizadas, podemos esperar algo así como 300 o 400 víctimas ... pero si son utilizadas podría haber mucho más".

swissinfo, Ramsey Zarifeh
(Traducción: Marcela Águila)

Datos clave

Previsiones:

Tras la ofensiva aérea entrarán las fuerzas terrestres.

Los primeros ataques buscarán destruir los palacios de Hussein.

Unos 200 mil soldados intentarán tomar Bagdad.

Entre los objetivos iniciales: paralizar la infraestructura del país.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.