Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"La montaña no es tan sexy como la playa"

Rolf Joos y su pareja de vida y de negocio, Marianne Tobler. (Hotel Bellevue)

Rolf Joos, dueño de un hotel en Flims, en los Alpes grisones, describe la historia reciente del turismo allí y habla de los esfuerzos para recuperar visitantes fuera de la época invernal.

Él no tiene grandes expectativas ante la sesión parlamentaria que convertirá a Flims en el centro político de Suiza en otoño.

El pueblo de Flims vive sobre todo del turismo, como es el caso en muchos otros parajes idílicos del mayor cantón suizo, el de los Grisones.

Su atractivo turístico comenzó hace más de un siglo, gracias a su situación geográfica que lo convierte en una terraza soleada rodeada de bosque y enmarcada por los Alpes y el lago Cauma, cuyas aguas alcanzan los 33° C.

Todo inició con la construcción de un elegante balneario situado en una colina del pueblo, el Park Hotel Waldhaus, que hoy en día aún resulta ser uno de los mejores hoteles de Suiza y que será la sede de la próxima sesión del parlamento helvético, en otoño de este 2006.

Lo que ocurra en Flims del 18 de septiembre al 6 de octubre ocupará las primeras planas de los diarios suizos, pero entre tanto, allá las cosas siguen su curso normal.

A la mayoría de los pobladores de Flims la reunión parlamentaria no les ocupa por ahora. "Todos los legisladores estarán en su refugio, en el Waldhaus. Eso no se realizará en el pueblo", dice al respecto Rolf Joos, propietario de un hotel de tres estrellas en el centro de Flims.

No obstante, para el sector turístico de la región se tratará de una buena oportunidad para hacerse escuchar y para que la gente ponga la mirada en esa zona, comenta André Gisler, encargado de la promoción turística de Flims y sus pueblos vecinos, Laax y Falera.

La empresa del turismo

Estos tres pueblos han apostado por trabajar unidos en su promoción turística para sobrevivir a las transformaciones del mercado. Han dejado el viejo modelo de las asociaciones de turismo para crear una fusión y una verdadera empresa – la sociedad anónima Alpenarena-, responsable de la estrategia turística en conjunto de los tres pueblos.

"Somos tres pueblos divididos políticamente, pero desde el punto de vista turístico somos un sólo destino. Logramos una organización turística que se convirtió en una sociedad en la que las comunas son accionistas", explica al respecto Rolf Joos, quien fue partícipe de esa revolución del sector turístico en Flims.

La comuna de Flims poseé el 14% de las acciones de esa sociedad. "Eso es muy importante ya que las comunas son más solventes para los bancos que una asociación turística en la que sólo circula el dinero, pero nadie se hace responsable", opina.

La ofensiva publicitaria conjunta de Flims-Laax-Falera para este 2006 se ha dividido en la oferta de verano y de invierno (ver en Más sobre el tema: Flims: 'Una estación de esquí para disfrutar').

El concepto de verano busca que sea mayor el interés del turismo en la zona cuando la nieve deja de cubrir sus montañas. Una forma de revivir el desarrollo turístico de Flims en la primera mitad del siglo pasado.

Concurridos veranos en los años 70

"Éste era un pueblo de campesinos", recuerda Joos, quien en 1955 llegó a los 8 años de edad con sus padres, que venían de un pueblo más alejado.

"Flims Waldhaus (situado en la parte baja de la comuna) era el terreno de los hoteleros. Nos veían un poco por abajo, nosotros éramos los campesinos y ellos eran los señores de la hotelería. Pero esa hotelería únicamente existía en verano. No había turismo de invierno."

Joos en su infancia recogía pelotas de tenis en el Waldhaus. "El tenis era para la clase alta. Era la imagen de ese Parkhotel, de ese turismo. Pero también había pensiones en el pueblo en donde ciudadanos comunes hacían sus vacaciones."

"En 1968 hubo un lento viraje. Flims comenzó a hacerse un sitio turístico en invierno, aunque había aún más huéspedes a mediados de año."

En los archivos del Hotel Bellevue de Rolf Joos aún se da cuenta de los concurridos veranos a principios de la década de los 70. "Teníamos 80 huéspedes en verano durante tres semanas. El hotel estaba lleno. Hoy sólo podemos soñar con ello."

Viajar lejos se hizo más barato

En la década de los 80, la oferta de boletos de avión accesibles a la clase media redujo considerablemente el turismo de verano en Flims y en muchos otros sitios del interior del país.

"La moda fue ir al mar. Volar se hizo más barato. Se prefirieron los viajes a la playa. Se perdieron muchas reservaciones y todos lucharon contra el mismo problema en las montañas. A esto se sumaron las tres s: 'see, sun and sex'. Aquí no podíamos garantizar el sol, ni la montaña es tan sexy como la playa."

Pero la nueva estrategia turística de Flims-Laax-Falera apunta a recuperar el terreno perdido. Un nuevo campo de golf a unos cuantos minutos de allí y la construcción de un túnel para reducir el tráfico de la carretera que pasa por Flims -que deberá ser operativo a partir de 2007-, son dos cartas que se sumarán al atractivo natural de la región.

Entre tanto, Rolf Joos y su pareja, Marianne Tobler, mantienen y renuevan su premisa de calidad, esmero y mucha calidez para recibir a sus huéspedes, llegados del interior de Suiza, de Gran Bretaña, Rusia, España o la región escandinava.

"Este enero tuvimos muchos rusos, en una época muy interesante para nosotros. Esa gente reservó de manera individual en Internet", constata Joos, quien, además, cuenta con uno de los mejores restaurantes de la zona.

Con una sonrisa, se muestra confiado en el futuro de su negocio y el de Flims-Laax-Falera.

En MÁS SOBRE EL TEMA: 'La competencia de los apartamentos de vacaciones'

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Datos clave

Flims: 2.568 habitantes
Superficie: 5.051 hectáreas
Hoteles: 25 (camas: 1.767)
Departamentos de vacaciones: 2.627
Departamentos de vacaciones en renta: 848 (32%)
Noches de hotel ocupadas en invierno: 133.893
Noches de hotel ocupadas en verano: 75.458 (- 50% en comparación con la demanda invernal)

Fuente: Turismo Flims-Laax-Falera (base de datos de junio de 2005)

Fin del recuadro

Contexto

Flims-Laax-Falera son tres pueblos vecinos situados en el curso del Rin, en la cordillera alpina grisona.

Las tres comunas tienen una estrategia turística en común desde 1997. En el año 2000 se creó la sociedad Alpenarena.

El número de pernoctaciones en verano se reduce a la mitad en comparación con la época invernal.

Una nueva estrategia busca atraer más turismo de verano en un paraje donde el senderismo en la montaña, la práctica del parapente, las delicias gastronómicas locales, el lago Cauma y el denominado 'Gran cañón suizo' son algunos de los atractivos principales.

En otoño, los parlamentarios suizos se alojarán en Flims mientras se hace la remodelación arquitectónica de su sede en Berna, el lado oeste del Palacio Federal construido en 1857.

Esta actitud es una forma de demostrar la solidaridad confederada y el reconocimiento a las minorías lingüísticas del país ante el predominio geográfico y financiero de la comunidad germanófona de Suiza. Los legisladores se trasladaron en 1993 a Ginebra y en 2001 a Lugano.

Flims puede ser considerado como una de las puertas a la región grisona de habla romanche o retorromana, cuarto idioma nacional y lengua materna de 35.000 personas. En total, este diálecto, dividido a su vez en varios tipos, es hablado por unas 60.000 personas.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×