Navigation

"Nuestros abuelos... los pioneros"

El Museo alberga retratos de los primeros colonizadores que llegaron en 1857 a San José. swissinfo.ch

Situado frente a la plaza principal, el Museo Histórico Regional de la Colonia San José alberga miles de piezas y documentos de la epopeya inmigratoria de finales del siglo XIX.

Este contenido fue publicado el 26 julio 2005 - 14:27

Atesorado como reliquia, es un fragmento de la historia de aquellos suizos que llegaron a Entre Ríos a sembrar su semilla.

Los 1.500 m2 que ocupa el predio parecen no alcanzar para albergar la inmensa colección de objetos y documentos que permiten registrar todas las actividades de la colonia agrícola de San José desde sus inicios, cuando el 2 de julio de 1857 llegó el primer grupo de inmigrantes valesanos (en su mayoría), saboyanos y piamonteses.

Conservar el pasado, un compromiso

Lo que impulsó la creación de un espacio para preservar la memoria de sus colonizadores, es que todos los sanjosesinos se sienten comprometidos y responsables de la conservación de su pasado.

Con ese espíritu, el Museo Histórico Regional de la Colonia San José fue fundado y organizado por una Comisión pro-festejos al cumplirse el centenario de la colonia en 1957, buscando que cada habitante donara lo más caro a la epopeya inmigratoria para conservarla como reliquia, consigna que se afianzó en las diversas comisiones que celosamente cuidaron el patrimonio.

Un placentero recorrido por la historia...

Hoy el museo es reconocido por la comunidad como parte integrante de su cultura, y se ha convertido en un referente permanente de los descendientes de la región.

Su directora, Mercedes Vanerio, también descendiente de suizos valesanos, es una de las felices responsables del éxito y el interés que despierta, y se enorgullece cuando visitantes, tanto del pueblo como extranjeros, acuden al Museo a buscar datos de sus familiares en los archivos.

Escucharla contar el origen de cada objeto es como trasladarse en el tiempo y disfrutar, en cada vestido, cada herramienta, vajilla o fotografía, de un fragmento de la historia de la Colonia, como si se estuviera presente en ese instante.

"Las piezas del museo, en gran medida donadas por la comunidad, son consideradas por muchos visitantes como uno de los conjuntos más ricos del género en virtud de su valor testimonial", explica Vanerio a swissinfo, y detalla:

"La generosidad de los descendientes de los inmigrantes permitió reunir documentos y objetos de sus antepasados, que incluyen a los primeros contratos de viaje, los objetos cotidianos de los constructores de la colonia y de sus familias, testimonios de la vida comunitaria y cartas o escritos, que permiten conocer cómo fue su adaptación, sus alegrías, sus problemas..."

En cada objeto, una huella

El maletín de médico de Juan José Bastián, el telar de la familia Favre, elementos de labranza de los Forclaz y documentos de los Pralong, son apenas algunos de los objetos que dejan huellas de la llegada de los valesanos a la provincia argentina de Entre Ríos.

Además, en el interior del museo se pone a disposición de los visitantes grabaciones de testimonios orales de los colonos, mientras se observan escenas referidas a la inmigración.

El depósito museológico es un tema aparte. Con puerta vidriada, permite ver su interior sin alterar su climatización ni las condiciones de conservación de los muchos objetos que allí se almacenan, como vajillas, cubiertos, adornos, fotos, documentos, cartas y trajes que llegaron principalmente desde Sion, la capital del cantón del Valais.

En esta exposición permanente del museo, que lleva el nombre Nuestros abuelos... los pioneros, las obras más valiosas y antiguas permanecen inmóviles en las paredes y vitrinas, estáticas y silenciosas.

Todo está allí, lo que trajeron los inmigrantes desde Europa y lo que fabricaron ellos con sus manos, tanto herramientas de laboreo como los instrumentos musicales que alegraban sus fiestas.

Quizás sea por todas estas cosas que no resulta extraño recibir en el museo las visitas frecuentes de los lugareños, buscando reconocerse en algún guiño que, desde la historia, le ofrecen sus ancestros.

swissinfo, Norma Domínguez, San José, Entre Ríos

Contexto

La casa del Museo es del año 1885 y mantiene casi intacta su estructura original.

Cuando la Colonia San José cumplió 100 años, se formó una comisión de festejos y de la misma partió la idea de "pedir a cada colono que donara lo más caro de la epopeya migratoria para formar un museo y conservar en él las reliquias", señala la directora del Museo.

Algunas de las máquinas con que los inmigrantes trabajaron en los comienzos de la colonia se conservan intactas, como el arado, el rastrillo, la hoz, la azada y la pala.

El Museo ha sido ganador del Concurso Innovación en Museos, auspiciado por la Fundación Y.P.F, por la cual ha realizado grandes cambios en cuanto al montaje, reserva técnica de objetos y cuidado del acervo en general.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo