Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Accidente militar: la búsqueda sigue

Uno de los botes de goma utilizados por los militares accidentados.

(Keystone)

Los cuerpos de rescate continúan este viernes la búsqueda de dos soldados desaparecidos durante un accidente de canoa inflable registrado la víspera en el río Kander, cerca de Wimmis en el Oberland bernés.

Por lo menos tres soldados perdieron la vida y cinco más resultaron heridos durante un entrenamiento el jueves (12.06). La justicia militar estudia los hechos para determinar la posible apertura de una investigación.

Los cuerpos de tres militares fueron rescatados del río en las operaciones de búsqueda, emprendidas desde ayer. Cinco soldados fueron transportados al hospital, dos gravemente heridos pero su vida no peligra, según precisó el Ministerio de la Defensa durante una conferencia de prensa en Spiez.

El drama sobrevino el jueves a última hora de la mañana en las afueras de Wimmis (BE) durante un ejercicio a bordo de botes neumáticos. Las víctimas del accidente pertenecen a una compañía de seguridad del transporte aéreo, especializada en la protección por helicóptero, que efectuaba cursos de entrenamiento en la región.

Los soldados debían habilitar una plataforma temporal para permitir el aterrizaje de un helicóptero, explicó Felix Endrich, portavoz del Ministerio.

Según informaciones no confirmadas, el accidente implicó dos botes neumáticos con cinco personas a bordo cada uno. El emplazamiento exacto del accidente no ha sido revelado por el ejército. Tampoco se sabe si los soldados llevaban chalecos de salvamento.

Búsquedas en curso

Cerca de 80 militares, policías y bomberos locales fueron desplegados en el lugar para participar en las tareas de socorro y búsqueda de las personas desaparecidas, indicó Otto von Allmen, portavoz de la policía cantonal bernesa.

Dos helicópteros de la REGA equipados con cámaras infrarrojas así como la Policía del Lago de Thun participan también. La búsqueda se extiende a un área de 10 kilómetros.

Consternación

El mando del ejército suizo expresó sus condolencias a los allegados de las víctimas y se comprometió a apoyarlos.

Por su parte, el responsable de la cartera de la Defensa, Samuel Schmid anuló un viaje previsto a Bruselas, donde participaría en una reunión de la Fuerza Internacional en Kosovo (KFOR). El ministro expresó su "consternación y su tristeza".

Probable investigación

Por otro lado, representantes de la justicia militar fueron enviados al lugar del percance para estudiar los hechos y el contexto. De los resultados obtenidos dependerá la decisión de abrir una investigación preliminar, como es habitual en tales casos, declaró Silvia Schenker, portavoz de la Justicia Militar.

Descartan causas meteorológicas

Según el Servicio Meteorológico Suizo, ninguna tormenta fue señalada en la región de Wimmis antes del accidente. La temperatura ambiente a última hora de la mañana se elevaba a cerca de 8 grados.

Interrogados por swissinfo, vecinos del lugar afirmaron sin embargo que el nivel del río Kander estaba más alto que de costumbre. El sector donde habría tenido lugar el accidente está considerado como muy difícil por los especialistas del balsismo (rafting).

swissinfo y agencias

Datos clave

Para el ejército suizo, el drama de Wimmis es el segundo accidente grave en un año.

El 12 de julio de 2007, cinco reclutas y un sargento perdieron la vida cerca de la cumbre del Jungfrau, víctimas de una caída mortal provocada por una colada de nieve.

El 12 de octubre de 2001, un helicóptero del ejército se estropeó al sobrevolar Crans-Montana y percutir un cable que servía para la prevención contra las avalanchas. Sus cuatro ocupantes perdieron la vida.

El 25 de mayo de 2001, otro helicóptero se estrelló en las alturas de Delémont, después de enganchar una línea telefónica. Sus cuatro ocupantes resultaron mortalmente heridos.

El 12 de noviembre de 1997, el avión Pilatus Turbo-Porter PC-6B se estrelló durante un ejercicio militar en Simmental (BE). El piloto y sus cuatro pasajeros resultaron muertos. El accidente fue imputado a condiciones meteorológicas desfavorables.

El 2 de noviembre de 1992, seis personas perecieron por la explosión de 400 toneladas de municiones caducas de un depósito subterráneo en Susten. Las causas del accidente no fueron elucidadas.

Fin del recuadro
(swissinfo.ch)


Enlaces

×