Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una grúa recupera el autobús siniestrado el 8 de enero de 2017 cerca de Charolles, en el centro de Francia

(afp_tickers)

Cuatro portugueses murieron y unas veinte personas resultaron heridas, tres de ellas de suma gravedad, en el accidente de un autobús este domingo en una carretera del departamento de Saone-et-Loire (centro-este de Francia) considerada especialmente peligrosa.

Un balance anterior daba cuenta de cinco muertos, pero una persona logró ser reanimada por los servicios de rescate.

Un total de 32 personas se hallaban a bordo del vehículo, con capacidad para unas 40 personas, que transportaba a pasajeros portugueses con destino a Suiza.

El autobús se accidentó hacia las 04H30 locales (03H30 GMT) al salirse de la cerretera nacional (RN) 79, probablemente a causa de la calzada resbaladiza por la helada invernal.

"La salida de carretera se produjo en una parte de línea recta. Se sabe que se trata de un autobús en principio en buen estado, con una tripulación que se turnaba normalmente. Le corresponde a la investigación determinar las causas exactas" del accidente dijo el prefecto de la región, Gilbert Payet.

El vehículo, que pertenece a la compañía portuguesa Rota das Gravuras, pasó por encima de la barrera de seguridad de la carretera y luego volcó, fuera ya de pista de la RN 79.

Esta carretera, en partes estrecha y muy utilizada, es llamada 'la carretera de la muerte' debido a la cantidad de accidentes que en ella se producen, a veces fatales.

"Es una carretera muy peligrosa que atraviesa Francia y que ya costó la vida a 12 portugueses el año pasado", comentó el secretario de Estado de Comunidades portuguesas, José Luis Carneiro, al expresar sus condolencias a las familias.

El 29 de marzo 2016, en esta misma carretera pero algo más al oeste, 12 ciudadanos portugueses procedentes de Suiza hallaron la muerte al chocar con un camión la camioneta en la que viajaban.

AFP