Navigation

La ofensiva siria contra Idlib ha desplazado a más de 800.000 personas desde diciembre, dice la ONU

Desplazados sirios huyen de los combates en la región de Idlib, en el noroeste de Siria, el 11 de febrero de 2020 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 13 febrero 2020 - 16:35
(AFP)

La ofensiva del régimen de Damasco, apoyado por el ejército ruso, contra el último bastión dominado por los yihadistas y los rebeldes en el noroeste sirio ha provocado la huida de más de 800.000 personas desde diciembre, anunció el jueves Naciones Unidas.

"De las más de 800.000 personas que han sido desplazadas en el noroeste de Siria desde el 1 de diciembre de 2019 al 12 de febrero de 2020, cerca del 60% son menores", declaró la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

"Las personas que viven en el noroeste están atravesando una de las peores crisis desde el inicio de la guerra en Siria" en 2011, afirmó.

La provincia de Idlib (noroeste), así como sectores adyacentes a las provincias de Alepo, Hama y Latakia, constituyen el último reducto dominado en parte por los yihadistas de Hayat Tahrir al Sham (HTS, exrama siria de Al Qaida) y los grupos insurgentes en el país en guerra.

Solo entre el 9 y el 12 de febrero, cerca de 142.000 personas fueron desplazadas por los combates, según la OCHA.

Y 82.000 duermen al aire libre, en medio de una ola de frío en la región que deja nevadas y temperaturas por debajo de los 0 ºC, lo que hace temer una nueva catástrofe humanitarias.

La región de Idlib cuenta habitualmente con tres millones de habitantes, de los cuales la mayoría son desplazados de otras zonas de Siria reconquistadas por el régimen.

Desde diciembre es de nuevo el blanco de una mortífera ofensiva del régimen sirio, que cuenta con el apoyo de la aviación rusa.

El martes la ONU había cifrado en 690.000 el número de desplazados y la OCHA consideró esta ola de desplazamientos la mayor desde el comienzo del conflicto.

Varias oenegés han pedido un alto el fuego inmediato entre los beligerantes para poder proporcionar ayuda humanitaria urgente a los desplazados. Numerosos hospitales, clínicas y otros establecimientos médicos tuvieron que suspender sus actividades por la violencia.

Iniciada en marzo de 2011, la guerra siria se ha transformado en un complejo conflicto y ha causado más de 380.000 muertos.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.