AFP internacional

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, durante un mitin de campaña en la localidad de Wolverhampton, en el noroeste de Inglaterra, el 30 de mayo de 2017

(afp_tickers)

La primera ministra de Reino Unido y líder conservadora, Theresa May, volvió a presentarse este martes como la mejor opción para negociar el Brexit con Bruselas, tras perder terreno en los sondeos ante los laboristas de Jeremy Corbyn.

La campaña seguía también en Escocia, donde el independentista Partido Nacional Escocés (SNP) presentó su programa reiterando su demanda de un nuevo referéndum de independencia, porque los escoceses "deben tener opciones sobre su futuro, la de seguir al Reino Unido por el camino del Brexit, o la de convertirse en un país independiente", dijo Nicola Sturgeon, su líder y jefa del Gobierno escocés.

El último sondeo publicado sobre las elecciones del 8 de junio, elaborado por Survation para la cadena de televisión ITV y difundido este martes, constata un recorte sustancial de la ventaja de los conservadores, que fue superior al 20% y ahora es de sólo el 6% (43% a 37%).

En la última semana y media, May tuvo que enmendar un punto de su programa que había causado alarma -y que ha pasado a conocerse como el 'impuesto de la demencia'- y responder a interrogantes sobre los recortes presupuestarios en las fuerzas de seguridad tras el atentado de Mánchester, que dejó 22 muertos y decenas de heridos.

"Estoy preparada. Estoy lista para empezar. Jeremy Corbyn, no", dijo May, aludiendo a las negociaciones de divorcio de la Unión Europea (UE), en un discurso pronunciado en Wolverhampton, al noroeste de Inglaterra.

"Sólo uno de nosotros tiene la determinación de cumplir con la voluntad del pueblo y materializar el Brexit. Y sólo uno de nosotros tiene un plan para hacer del Brexit un éxito", afirmó. En cambio, añadió May, Corbyn se encontraría "solo y desnudo en la sala de negociaciones de la Unión Europea".

Las negociaciones empezarán el 19 de junio y May insistió en que renunciará al mercado único, a riesgo de perjudicar el comercio, para poder controlar la inmigración.

Además, se reservó la posibilidad de romper las negociaciones al afirmar, como hizo en otras ocasiones, que irse de la UE "sin acuerdo es mejor que (con) un mal acuerdo".

May se negó a participar en debates en esta campaña, pero aceptó compartir el lunes un programa de televisión con Corbyn, en el que ambos fueron entrevistados por separado, primero por el público y luego por el periodista Jeremy Paxman.

AFP

 AFP internacional